• Organiza: Mundubat
  • Fecha límite de presentación de candidaturas: 12/12/2019
  • Tipo de contrato: Evaluación final
  • Referencia: Propuesta/Consultoría/TdR/14-CO1-476
  • Dónde: Colombia
Términos de Referencia Evaluación Final
 Evaluación Final del proyecto: 
Fortalecimiento de organizaciones de mujeres indígenas y afrodescendientes del Occidente colombiano, para la erradicación de las violencias ejercidas contra las mujeres, exacerbadas en el contexto del conflicto armado
Región:
América Latina – Caribe
ONGs Beneficiarias
Fundación Mundubat
Convocatoria Ref.
 
Convenios AECID Convocatoria 2014
País beneficiario
Colombia
Código Convenio
14-CO1-476
Noviembre 2019
INDICE
  1. – Introducción
    • – Unidad de Evaluación
    • – Justificación y razones de la Evaluación
    • – Objetivo General de la Evaluación
    • – Tipo de Evaluación
    • – Utilidad de la evaluación
  1. – Antecedentes y Objeto de la Evaluación
    • – Antecedentes del Convenio
    • – Descripción resumida del Convenio y efectos esperados
    • – Objeto de la Evaluación
  1. – Agentes Implicados
  1. – Preguntas y criterios de Evaluación
    • – Criterios de Evaluación
    • – Preguntas de Evaluación
  1. – Metodología y Plan de trabajo
    • Metodología y herramientas de la evaluación
    • Plan de trabajo
  1. – Documentos y fuentes de información
  1. – Estructura y presentación del informe de evaluación
  1. – Equipo evaluador
  1. – Premisas de la evaluación, auditoría y publicación (ver estándares de evaluación del CAD)
  1. – Plazos para la realización de la evaluación
  1. – Presentación de la oferta técnica y económica y criterios de valoración
1.     Introducción: 
La Fundación Mundubat (en lo sucesivo Mundubat), es beneficiaria del presente convenio de la Agencia de Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (en lo sucesivo, AECID), concedido en 2014. Mundubat -«un mundo» en lengua vasca- Organización No Gubernamental de Cooperación al Desarrollo (ONGD), persigue un ideal para que todas las personas puedan disfrutar de todos los derechos en un mundo compartido. Es un colectivo que desde 1988 coopera con mujeres y hombres, con asociaciones, con comunidades del Sur en sus retos de desarrollo y transformación social.
Mundubat tiene una larga trayectoria de trabajo en Género en Desarrollo en toda América Latina, y específicamente en Colombia, incorporando la variable interseccional. De hecho, desde el año 2012, Mundubat viene apoyando diferentes procesos de fortalecimiento de la institucionalidad de género al interior de las organizaciones indígenas, así como procesos de denuncia, prevención y sanción de situaciones de violencia de género en las comunidades. Este trabajo ha contado con el apoyo de diferentes financiadoras, como la Unión Europea, ONU Mujeres, o el presente convenio a evaluar, que aúna los dos sectores en los que Mundubat cuenta con un valor añadido en Colombia: fortalecimiento de capacidades de incidencia de mujeres indígenas y afrocolombianas, y la denuncia y defensa de sus derechos humanos.
Mundubat, como ejecutora del Convenio 14-CO1-476, denominado “Fortalecimiento de organizaciones de mujeres indígenas y afrodescendientes del Occidente Colombiano, para la erradicación de las violencias ejercidas contra las mujeres y exacerbadas en el contexto del conflicto armado” desarrollado en Colombia y financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), propone los siguientes términos de referencia para la realización de la evaluación final de dicho Convenio, de acuerdo a los términos establecidos por la “Guía para evaluaciones de proyectos y convenios de ONGD” y por el “Manual de Gestión de Evaluaciones de la Cooperación Española”.
Mundubat asume como política la implantación del proceso de calidad, identificando como uno de los procesos claves la evaluación, como proceso que puede aportar acciones de mejora en cada una de las intervenciones que se realizan en todos sus ámbitos de actuación. Mundubat concibe la evaluación como una acción de mejora en los diferentes procesos que lleva a cabo en Proyectos y Programas de cooperación al desarrollo, con el objeto de la valoración y definición del grado de logro, y la elaboración de un mensaje retroalimentador en cada una de las intervenciones que se desarrollan en las áreas que interviene la organización.
A través de esta evaluación externa se espera obtener recomendaciones sobre la incidencia de los distintos componentes del Convenio, de la eficiencia del gasto realizado respecto a los resultados obtenidos, de la involucración de las organizaciones socias y posibles mejoras de la coordinación entre éstas, así como de las alternativas existentes para la sostenibilidad futura.
1.1 Unidad de Evaluación:
País: Colombia
Áreas geográficas:
Dpto Chocó – municipio de Quibdó (con participación de población de 4 municipios cercanos: Lloró, Tadó, Condoto y Bagadó).
Dpto. Antioquía– 11 municipios de 2 regiones: Región Urabá (Arboletes, Apartadó, Carepa, Chigorodó, Mutatá, Necoclí, San Juan de Urabá, San Pedro de Urabá y Turbo); región Atrato (Vigía del Fuerte y Murindó).
Dpto. Cauca – 9 municipios: Jambaló, Caloto, Santander de Quilichao, Toribío, Miranda, Corinto, Buenos Aires, Timbío y Suárez
Dpto. Valle del Cauca – Distrito Especial, Industrial, Portuario, Biodiverso y Ecoturístico de Buenaventura.
Presupuesto del Convenio:
Coste    Total: 2.627.000 Euros Aportación AECID: 2.500.000 Euros.
Aportación ONGs solicitantes: 19.000 Euros. Aportaciones públicas socio: 108.000 Euros.
1.2.  Justificación y razones de la evaluación: 
La realización de esta evaluación se basa en las siguientes razones:
  • Cuestiones de aprendizaje interno de la organización: Para Mundubat es esencial integrar la evaluación en el ciclo de cada una de sus intervenciones como un mecanismo de aprendizaje, rendición de cuentas y mejora de las intervenciones. Para ello, es necesario fortalecer los vínculos entre los hallazgos de las evaluaciones, el diseño de los programas y la toma de decisiones. Consideramos que la evaluación no termina con un informe de resultados ante el organismo financiador, sino con la realización de un plan que incorpore las recomendaciones y lecciones aprendidas tanto en la planificación y gestión de las intervenciones, como en el modelo de actuación de los principales actores sociales involucrados en las acciones de capacitación llevadas a cabo con el presente Convenio;
  • Cuestiones de Retroalimentación de los procesos exitosos implementados para continuar fortaleciendo la intervención: La evaluación debe rescatar y recopilar las mejores experiencias y acciones implementadas con el Convenio, como forma de contar con insumos para plantear acciones de réplica de las estrategias de prevención, atención, sanción y sanación de las situaciones de violencias contra las mujeres, en otros contextos o Asimismo, debe ofrecer orientaciones claras para todas las organizaciones y personas involucradas en ella, acerca de qué elementos clave y procesos llevados a cabo con la intervención son rescatables para mejorar la propuesta.
1.3.  Objetivo general de la evaluación: 
Los objetivos de la siguiente evaluación son:
Objetivo general:
Obtener una valoración del Convenio para determinar en qué medida y forma los objetivos propuestos en la intervención se lograron durante la ejecución, así como identificar los procesos clave, los elementos estructurales de la intervención que condicionaron el alcance de los mismos y las recomendaciones para la mejora de las acciones.
Objetivos específicos:
  • Identificar los procesos clave y objetivos alcanzados con la intervención en materia del fortalecimiento de capacidades de las organizaciones de mujeres indígenas y afrodescendientes para la toma de conciencia social sobre la
  • Identificar los procesos clave y objetivos alcanzados durante la puesta en marcha de estrategias psico-culturales-espirituales y jurídicas de protección individual y comunitaria, con enfoque diferencial y transformador, para:
    • Valorarlas como herramientas para la atención a mujeres víctimas de violencia.
    • Contrastar su impacto político, como elemento generador de alianzas con instituciones públicas y de derecho
  • Dimensionar el impacto en términos de sensibilización de las acciones, tanto en los titulares de obligaciones como en la comunidad en su
  • Identificar los elementos innovadores, lecciones aprendidas y recomendaciones que permitan mejorar las acciones, fortalecer los procesos y formular propuestas para mejorar la intervención.
1.4  Tipo de evaluación: 
Se trata de una evaluación final externa, con un claro enfoque participativo y de proceso, ya que se busca conseguir que las partes implicadas sean elementos activos. Asimismo, la evaluación tiene un carácter formativo (que informe de los avances obtenidos en relación a los objetivos y a los procesos clave alcanzados durante la ejecución) con elementos sumativos de resultados y de procesos (que permitan entender el porqué de la efectividad lograda, así como consolidar elementos para la mejora de la intervención).
1.5.  Utilidad de la evaluación: 
Se espera utilizar los resultados de la Evaluación Final Externa para:
  • Potenciar los aprendizajes y el desarrollo de capacidades, tanto de titulares de obligaciones, titulares de responsabilidades y titulares de derechos;
  • Difundir los resultados de la evaluación final a todos los niveles, para dar a conocer sus resultados a todos los actores involucrados; así como para favorecer la mejora del diseño y de los mecanismos de gestión de recursos para futuras intervenciones tanto en el propio país como en otros de la Región;
  • Dar a conocer y dar seguimiento a la coherencia y adecuación de la intervención a los objetivos y prioridades horizontales y sectoriales de desarrollo de la Cooperación Española en Colombia de la política Española de Cooperación Internacional y
  • Extraer lecciones aprendidas para plantear intervenciones similares para combatir la violencia de género en otros países y
Para ello, los puntos en los cuales se esperan recomendaciones que mejoren las acciones y fortalezcan los procesos durante la intervención son:
  • Definición de buenas prácticas y lecciones aprendidas relacionadas con la gestión y acompañamiento de MUNDUBAT a las organizaciones socias (OIA; ACIN, Ruta Pacífica de Mujeres y AKINA) en relación a su coherencia con la estrategia de intervención y la contribución a la consecución de los objetivos, identificando qué procesos y mecanismos de gestión y coordinación entre las instituciones involucradas han sido exitosos y, de forma clara, las hojas de ruta recomendadas para guiar futuras intervenciones;
  • Definición de buenas prácticas y lecciones aprendidas relacionadas con la gestión, coordinación e implementación del proceso de formación (metodologías, enfoques y materiales), y qué cambios positivos se traducen de ellos tanto en los equipos de coordinación, en las formadoras, y en las autoridades propias, en el caso de las organizaciones indígenas.
  • Definir qué procesos y mecanismos de incidencia y veeduría han provocado cambios reales en medidas de prevención y/o sanción de la VCM por parte de las instituciones o de las autoridades propias.
Estas conclusiones, lecciones aprendidas y recomendaciones que se obtendrán de la Evaluación Final Externa, serán de utilidad a:
  • Titulares de Obligaciones: AECID, instituciones públicas de las regiones de intervención del Convenio y autoridades y espacios de gobierno propio;
  • Titulares de Responsabilidades: Mundubat, OIA, ACIN, Ruta Pacífica de Mujeres y AKINA;
  • Titulares de todo ello, con la siguiente finalidad, desglosada por actor involucrado:
  • Los promotores de la evaluación (AECID) para el fortalecimiento del sistema de evaluación de la Cooperación Española en su conjunto;
  • Los gestores de la evaluación y socios locales (Mundubat, ACIN, OIA, Ruta Pacífica de Mujeres y AKINA) para aprender, retroalimentar y mejorar las intervenciones y para mejorar los mecanismos de gestión de los recursos;
  • La población destinataria directa e indirecta del Convenio, para quien esta evaluación será un mecanismo de rendición de cuentas;
  • A otros informantes (entidades y autoridades locales, así como a otras organizaciones que trabajan por la erradicación de la violencia de género), para quienes esta evaluación puede ofrecerles hojas de ruta claras para la mejora en la gestión e implementación de proyectos y programas;
  • Otros miembros de Mundubat que trabajan proyectos en temas de género, para incorporar las lecciones aprendidas que sean pertinentes a sus intervenciones y mejorar así la calidad de sus
2.     ANTECEDENTES Y OBJETO DE LA EVALUACIÓN 
  • Antecedentes del 
Desde el año 2012, la Fundación Mundubat ha llevado a cabo un proceso de especialización en tres áreas programáticas, en las que se valoró que se contaba con mayor experiencia, y por lo tanto, valor añadido a la hora de apoyar los procesos. Estas tres áreas prioritarias de trabajo son Soberanía Alimentaria, Derechos Humanos y Género, contando cada una de ellas con una estrategia propia de desarrollo. Por lo tanto, actualmente, Género en Desarrollo es uno de los tres ejes prioritarios de trabajo de la organización, contando con personal especializado en la temática, tanto en sede como en la Delegación de Colombia. En este sentido, la labor que desarrolla la Fundación, en todos los lugares donde está presente, y de forma especial en Colombia, se ha focalizado en acompañar los procesos de empoderamiento, tanto individual como colectivo, de las mujeres y de sus organizaciones en la defensa de sus derechos, lo que brinda a la organización una amplia experiencia en el ámbito de este Convenio.
En su experiencia acumulada, Mundubat ha desarrollado diversos proyectos similares al presente Convenio, centrando los resultados en la erradicación de las situaciones de violencias contra las mujeres. Así, en Bolivia, Mundubat ha trabajado desde el año 2009, en procesos de formación y empoderamiento político de mujeres indígenas, tanto de comunidades rurales como del ámbito urbano, para la denuncia pública de las situaciones de violencia que afrontan las mujeres en sus comunidades, como para la incidencia ante las autoridades municipales y departamentales para la elaboración e implementación de medidas locales de prevención, atención y sanción en los casos de violencias contra las mujeres. Por último, en relación a la experiencia de Mundubat en su trayectoria de trabajo desde el Género en Desarrollo, es importante destacar la labor de la organización en Centroamérica, donde cuenta con un sólido reconocimiento por parte del movimiento de mujeres y del movimiento feminista, tanto en el apoyo a iniciativas de incidencia y denuncia, como en la facilitación de procesos de formación de las mujeres de base.
En lo que se refiere al trabajo con pueblos indígenas, Mundubat cuenta también con una sólida experiencia, puesto que desde el inicio de su trabajo en Centroamérica, en los años 90, ha focalizado su apoyo a los grupos en condiciones más desfavorables, donde los pueblos indígenas siempre se han situado.
Mundubat lleva casi 20 años trabajando en Colombia con organizaciones étnico – territoriales por la defensa de sus derechos individuales y colectivos. Así, el trabajo en Colombia se ha centrado en dos ejes específicos de trabajo, como han sido DDHH y GED, donde se ha acumulado una amplia experiencia y conocimiento del contexto y de las dinámicas propias y las culturas institucionales de nuestras organizaciones aliadas. De hecho, desde el año 1999, se empezó el trabajo en El Chocó y en Antioquía con organizaciones afrodescendientes e indígenas, con apoyo de ECHO, en temas de fortalecimiento organizativo y con actividades de protección y defensa de los Derechos Humanos, donde se incluían acciones específicas con las mujeres indígenas y afrodescendientes.
Desde el año 2012 y hasta la puesta en marcha del Convenio, se apoyó un proceso de fortalecimiento de la institucionalidad de género al interior de las organizaciones indígenas, tanto de la ONIC, como de la ACIN y la OIA, con la financiación de la Unión Europea. En el caso de las comunidades afrocolombianas del Pacífico, si bien la trayectoria de trabajo no es tan extensa, si viene de larga data con periodos de intenso acompañamiento y presencia permanente en el departamento del Chocó, lo que ha generado conocimiento de la realidad que viven tanto en el medio urbano como en la zona rural, así como relaciones de confianza y reconocimiento del trabajo mutuo.
Caracterización de la violencia contra las mujeres en Colombia:
El contexto colombiano tiene, ciertas particularidades específicas respecto a las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres imperantes en las sociedades patriarcales, a saber: el conflicto armado interno que se entrecruza, además, con el fenómeno del narcotráfico; un Estado1 históricamente débil, en términos fiscales, de capacidad reguladora y aún de monopolio de la fuerza; la gran riqueza en recursos naturales y biodiversidad presente en todo el país, gestionada a través de un modelo económico neoliberal extractivista que impacta en los altísimos índices de inequidad social; y una sociedad intensamente fragmentada por obra de una geografía que invita a la formación de provincias aisladas y que se basa en una estratificación multicultural entre poblaciones afrodescendientes, indígenas y mestizas o blancas, donde éstas últimas, como grupo mayoritario y hegemónico, ejercen el poder en todos los ámbitos sociales, políticos, económicos y culturales desde la época colonial y esclavista que originó su convivencia.
Estas particularidades hacen que el análisis de las violencias contra las mujeres en las regiones en las que trabaja Mundubat en el convenio se complejice enormemente, dados los fuertes impactos que todos los factores tienen en las poblaciones, en general, y en las mujeres, en particular, que habitan estos territorios. En consecuencia, la caracterización de las violencias contra las mujeres que se esboza a continuación se enmarca en el contexto del país como escenario donde las mismas se crean, se reproducen, se legitiman y, también, donde se resisten.
El cruce de afectaciones por ser mujeres, afrodescendientes o indígenas, con escasos recursos económicos y bajos niveles de escolaridad, habitantes de zonas donde se encuentran parte de los mayores recursos naturales y económicos del país y que son, al mismo tiempo, algunas de las zonas más fuertemente azotadas por el conflicto armado (y, por lo tanto, ampliamente militarizadas) e infrarrepresentadas en los ámbitos de poder, ofrece una interseccionalidad de discriminaciones que deben ser atendidas de forma interrelacionada para entender en toda su dimensión el continuum de la violencia que sufren y gestionan estas mujeres, tanto en el ámbito público como en el privado, exacerbadas por las dinámicas de un conflicto armado interno de larga duración.
En los territorios de actuación del Convenio se han identificado particularmente, y con notoria claridad, las siguientes violencias ejercidas contra las mujeres de acuerdo a la frecuencia en que se presentan y por el grado de afectación en la vida y los cuerpos de las mujeres que suponen:
  • La violencia
  • La violencia
  • El desplazamiento
  • Las violencias económicas.
  • Las violencias contra el
  • Violencias contra lideresas.
Las mujeres de los territorios y las organizaciones afrodescendientes e indígenas con las que se trabaja, han enfrentado y enfrentan de un modo u otro todas las violencias mencionadas a partir de sus fortalezas, capacidades y habilidades, en un claro ejemplo de resilencia activa, que ha ido creando también impactos y afectaciones positivas en sus vidas y en las de sus comunidades, como la recomposición del tejido social, las redes comunitarias y la confianza
  • El conflicto, callejón con salida. Informe Nacional de Desarrollo Humano para Colombia. 2003
en el caso de las afrodescendientes y la mayor participación y presencia política en el caso de las indígenas. La creación de organizaciones y programas de mujeres que han promovido la articulación con otros movimientos sociales, la formación y el cuidado entre ellas mismas, el desarrollo de campañas de sensibilización y de incidencia ante los responsables de obligaciones para que cumplan con las funciones que les corresponden, son acciones que deben ser valoradas y, sobre todo, apoyadas de cara al reconocimiento y fortalecimiento de estas organizaciones.
El Continuum de la violencia en el contexto colombiano:
La consideración histórica de que las violencias ejercidas contra las mujeres en el ámbito doméstico eran asuntos privados y de índole familiar donde el derecho y la política no tenían capacidad o legitimidad de intervención, todavía perdura en el imaginario colectivo de muchas sociedades y culturas a pesar de la multiplicidad de normas y políticas orientadas a su prevención, control y sanción. Esta naturalización de las violencias domésticas contra las mujeres las ha sumido en una invisibilidad difícil de gestionar desde las autoridades públicas que tampoco ejercen, como garantes de derechos, las debidas diligencias para evitarlas y las observan con cierta indulgencia y tolerancia2. Sin embargo, el sistema patriarcal impregna todos los ámbitos de la vida, de manera que la opresión sobre el género femenino se puede observar como un continuo del ámbito privado al público y viceversa.
En contextos de conflicto armado como el colombiano, todas las violencias socialmente existentes en tiempos de paz se exacerban y se vuelven mucho más públicas y notorias, la primacía masculina toma forma militar y el control sobre las vidas y los cuerpos de las mujeres se hace más evidente que nunca replicando las violencias “privadas” en los espacios sociales. En palabras de Irantzu Mendia, “se trata de una violencia -política, económica y social- que pasa como socialmente invisible en tiempos de “paz”, en gran parte debido a la aceptación cultural de una jerarquía de género basada en el privilegio de los hombres y la subordinación de las mujeres” 3.
Por todo ello, la idea del Continuum de las violencias responde a las preguntas “¿Por qué para las mujeres la frontera entre la guerra y la paz no es tan significativa?” ¿Por qué no termina la violencia contra las mujeres cuando se acaba la guerra? “Las mujeres víctimas de los actores del conflicto armado son, de manera simultánea, o a lo largo de sus vidas, víctimas del control y la violencia física o psicológica de sus compañeros en el espacio doméstico, o en las relaciones afectivas”4.
En definitiva, el complejo conflicto armado colombiano actúa como una transversal que no sólo agudiza la frecuencia y las situaciones de violencias que afrontan las mujeres, sino que también complica las condiciones de trabajo de las organizaciones de mujeres y mixtas, debido a amenazas, extorsiones y otras formas de intimidación hacia las organizaciones y las personas dispuestas a visibilizar las violaciones de los derechos humanos de las mujeres que se cometen.
SOCIAS
  • Ver al respecto el Estudio sobre Tolerancia Social e Institucional a la violencia basada en género en Colombia del Programa Integral contra las Violencias de Género del Fondo de las Naciones Unidas y el Gobierno de España para el cumplimiento de los ODM (MDGF), 2010
  • “Estrategias de organizaciones de mujeres por una paz con justicia de género”, Seminario Mujeres en situaciones de conflicto, Hegoa, Bilbao, 19-21 de febrero de 2008
  • Ruta Pacífica de las Mujeres, “La Verdad de las Mujeres, Víctimas del conflicto armado en Colombia. Resumen”, pág. 30, Nov. 2013, Akina Zaji Sauda, es una Fundación constituida en 1996, trabaja con un enfoque de Derechos y de Género y considera que el racismo y la discriminación que vive hoy la población negra de Colombia, tienen plena vigencia como mecanismos de dominación y exclusión social, afectando especialmente la vida de las mujeres afrocolombianas empobrecidas del pacífico colombiano y constituyen violaciones flagrantes a sus Derechos Humanos. Su ámbito geográfico de actuación se encuentra delimitado en el distrito de Buenaventura, en el departamento del Valle del Cauca, y sus principales objetivos son:
  • Reivindicar y promover los derechos territoriales, culturales, económicos, políticos, sociales, ambientales, sexuales y reproductivos de las Mujeres Negras o Afrocolombianas.
  • Contribuir a la afirmación de la identidad étnica y cultural de las mujeres negras.
  • Contribuir a la afirmación de una espiritualidad negra, ecuménica y popular.
  • Promover y potenciar la participación política y la toma de decisiones autónomas de las Mujeres Negras o
  • Aportar a la solución pacífica de los conflictos presentes en sectores de población negra fortaleciendo el protagonismo de las mujeres negras dentro de sus comunidades.
  • Visibilizar y denunciar todas las formas de racismo y discriminación.
  • Visibilizar, denunciar y prevenir todas las formas de violencia contra las mujeres y la
  • Aportar al mejoramiento de la imagen degrada de la mujer negra en nuestra
  • Contribuir a la protección y conservación de la Ruta Pacífica de Mujeres, es una Asociación feminista y pacifista constituida en 2013, con un accionar político y social dirigido a fortalecer la visión feminista del pacifismo, la no-violencia y las resistencias civiles, para promover la inclusión de las propuestas de las mujeres y así impulsar transformaciones en lo público y lo privado que contribuyan a la construcción de la paz y la justicia social en el país. Su ámbito geográfico de actuación abarca 9 regiones de Colombia: Bolívar, Antioquia, Santander, Chocó, Risaralda, Valle del Cauca, Cauca, Putumayo y Bogotá. Específicamente, para este convenio el trabajo ha estado delimitado a la Regional del Chocó. Las áreas en las que se insertan las actividades de la Ruta son:
  • Fortalecimiento de capacidades organizativas y deliberativas en las mujeres para la resolución pacífica de conflictos y
  • Promoción de Agendas de Paz a nivel regional y
  • Movilización permanente exigiendo la salida negociada, protegiendo a las mujeres y sus comunidades y defendiendo la integridad de las mujeres en medio del conflicto
  • Realizar aportes a la verdad, justicia y reparación para las mujeres víctimas.
  • Producción de conocimiento relacionado con metodologías, agendas, investigaciones y temas relacionados con el conflicto armado, la paz y las
  • Realizar alianzas desde lo nacional y lo regional buscando mayor impacto en las propuestas a favor de las mujeres y la Organización Indígena de Antioquia (OIA), es una Entidad Pública de Carácter
Especial, constituida en 1985, que desde el 1996 inició un acompañamiento, apoyo y asesoría a las mujeres indígenas de Antioquia. La continua vulneración de la vida de las mujeres que existe al interior de las comunidades y en el marco del conflicto armado ha requerido continuar haciendo fuertes acciones en la defensa de los derechos de las mujeres, su empoderamiento individual y colectivo, aumento de la autoestima y acciones tendentes al reconocimiento del papel trascendental que cumplen en lo social, económico, y político en los niveles e instancias de la vida organizacional de los pueblos. Su ámbito geográfico de actuación abarca el departamento de Antioquia, concretamente la zona de Urabá, Bajo Cauca, Sur Oeste, Occidente, Nordeste y Atrato Medio. Sus propias estrategias de acción son:
  • Formación política: se han creado espacios llamados Escuela, una de las apuestas centrales de la OIA y del programa de Género, donde se busca desarrollar y fortalecer a las mujeres en temas de derechos humanos, participación política, visión integral acerca del movimiento indígena y su plataforma política de lucha y construcción de conceptos propios para su autoformación individual y comunitaria en aras de la disminución de la
  • Construcción y fortalecimiento de grupos de mujeres: aquí se busca generar liderazgos locales para la exigencia de sus derechos, el empoderamiento local, promoción de la autoestima y la toma de la palabra como acción política.
  • Atención psicosocial y jurídica: herramienta de intervención que permite hacer frente a las diversas situaciones de vulnerabilidad de los derechos de las mujeres como: violencia por el conflicto armado, la violencia intrafamiliar, física, psicológica y sexual y los casos de suicidio. A su vez, este proceso de atención es complementado con la ritualidad de cada pueblo para el sanamiento familiar integral y engloba, en su desarrollo, las estrategias de sensibilización, reflexión y orientación y el apoyo para la derivación y seguimiento de los casos sea en la justicia propia o la
Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), es una Asociación constituida en 1996, formada por 20 cabildos del Norte del Cauca. Existe el Plan Cultural Territorial, que está conformado por 4 mandatos, donde las mujeres hacen parte del mandato de identidad y cultura. La ACIN cuenta con mandatos comunitarios a favor de los derechos de las mujeres desde el 2002, ratificados en el 2009, y vigentes hasta la fecha. El objetivo del Programa de Mujer es concientizar a las mujeres sobre su situación en general, promover su organización y capacitación para reafirmar su identidad étnica, para que las mujeres puedan desempeñarse en cualquier medio que le exija el nuevo cambio social y político, de una manera consciente, responsable y activa, contribuyendo al desarrollo integral y armónico de las familias y de las comunidades. Las principales acciones del Programa Mujer son:
  • Mantener la línea de formación y capacitación, de manera integral en el marco de los Planes de Vida de los resguardos, y los derechos colectivos de los indígenas, con un enfoque de género.
  • Seguimiento y sensibilización jurídica desde el derecho propio, en el tema de las diferentes violencias presentadas en los territorios indígenas.
  • Contar con equipos de apoyo (desde los resguardos o desde las bases), fortalecimiento en el tema psicosociocultural y la tulpa de
  • Comunicaciones, como herramienta para mantener a las comunidades informadas y capacitadas, por medio de la
  • Visibilizar las violencias por medio de comunicados: seguir tejiendo las alianzas con el sector étnico (afros y campesinas), pero también con espacios de atención interinsitucionales (alcaldía, bienestar familiar).
  • Línea política: las Asambleas y comités zonales, donde participan las coordinadoras de cada resguardo y las coordinadoras del programa
2.2.  Descripción resumida del Convenio y efectos esperados. 
La intervención se articula en el protagonismo que se brinda a las organizaciones de sociedad civil como protagonistas y ejecutoras, siendo en este caso las áreas de género de dos organizaciones indígenas y dos organizaciones de mujeres afrodescendientes. De igual forma, las instituciones estatales y de gobiernos propios, como titulares de responsabilidades, tienen un papel protagonista en la intervención que se propone, puesto que se considera que la articulación de acciones implicará una profunda disminución de la impunidad y del subregistro, lo que supondrá un impacto positivo en la reducción de los casos de violencias contra las mujeres.
Así, se cuenta con una esfera formativa, centrada en el incremento de las capacidades de las mujeres indígenas y afrocolombianas, y de sus organizaciones. Este primer componente se enfoca en la transferencia de conocimientos y de habilidades, tanto para la defensa de los derechos de las mujeres como para la atención a mujeres que han sufrido algún tipo de agresión. Así, y a través de una Estrategia Formativa, se pretende asegurar las capacidades de agencia y atención en dos niveles, por un lado, la difusión de conocimiento relevante para aumentar la conciencia de las mujeres beneficiarias sobre las diferentes formas de violencias, y en un segundo nivel, las capacidades de atención primaria a las mujeres víctimas de violencias.
De hecho, la atención primaria, entendiendo como tal el acompañamiento psicosocial, jurídico y con enfoque cultural diferenciado, constituye el segundo resultado de trabajo, de forma que el Convenio sí cuenta con un componente para la atención directa en el momento de crisis a las mujeres que han sufrido violencia, y que se acercan a las organizaciones para empezar el proceso de sanación y de denuncia. En este sentido, es importante señalar que la atención primaria se centra en el acompañamiento, en primer momento psicológico, como contención ante las crisis, al mismo tiempo que se pondrán a disposición de las mujeres víctimas diferentes recursos sociales, y medidas curativas en función de los contextos culturales propios, como pueden ser sanaciones, armonizaciones, etc. En definitiva, se hará uso de todas aquellas opciones y herramientas que puedan ayudar a las mujeres víctimas a superar las violaciones de sus derechos, buscando la articulación y el involucramiento de los titulares de obligaciones y de responsabilidades. Al mismo tiempo, se brindará acompañamiento jurídico a aquellas mujeres que de forma consciente e informada decidan dar inicio al proceso judicial, a través de una denuncia en las instituciones, o a través de la denuncia ante las autoridades indígenas.
Y, para garantizar los cambios institucionales necesarios, se plantea un resultado de incidencia y veeduría, tanto ante las instituciones propias como ante las instituciones formales. De hecho, este resultado a su vez se divide en tres componentes, que intrínsecamente relacionados con los resultados anteriores, apuntan a mejorar la voluntad política y la existencia, por lo tanto, de medidas adecuadas para la erradicación de las violencias. Así, el primer componente se centra en obtener datos fiables y actualizados por parte de las organizaciones socias, de forma que cada organización realizará la sistematización y tratamiento de datos acerca de los casos de violencias que se atienden, llegando a contar con una breve desagregación de los datos por variables clave, como pueden ser edad, etnia, tipo de violencia, perfil del agresor, etc. Este registro de información se diseñará de forma conjunta, para poder elaborar publicaciones y difusiones de los datos de forma consolidada.
El segundo componente se centra en la incidencia por parte de las mujeres de las organizaciones ante las autoridades competentes, que pueden ser tanto instituciones municipales o departamentales como autoridades indígenas, para la operativización de las políticas públicas ya existentes, o en el caso de que no existan, para la toma real y efectiva de medidas para la erradicación de las violencias contra las mujeres. Este componente apunta a aumentar el compromiso institucional con la lucha contra las violencias, para lo que las mujeres contarán con información actualizada elaborada por sus propias organizaciones, al mismo tiempo que habrán adquirido en las Escuelas de Formación, las habilidades comunicativas y los conocimientos necesarios para realizar la incidencia ante estos actores. Además, como parte de la incidencia se plantea la generación de espacios de diálogo con los actores, de forma que se busque la articulación y coordinación para conseguir mayores impactos del Convenio.
Por último, el resultado tres cuenta con un componente de sensibilización a la población en general, donde se pretende aumentar la conciencia y el compromiso social con esta problemática, para así reducir la impunidad en los casos de violencias, y aumentar la presión ante las instituciones a la hora de sancionar las violencias y aplicar medidas efectivas para su erradicación.
2.3.  Objeto de la Evaluación. 
En base a estos antecedentes, la lógica de la intervención del Convenio, en términos generales y de forma muy resumida, se funda sobre los siguientes datos:
Objetivo General del Convenio:
Mujeres indígenas y afrodescendientes del occidente colombiano viven una vida libre de violencias.
Objetivo Específico del Convenio:
Organizaciones indígenas y afrodescendientes de mujeres del occidente colombiano fortalecidas para la erradicación de las violencias ejercidas contra las mujeres tanto en espacios públicos como privados y exacerbadas en el contexto del conflicto armado.
Resultados esperados:
La lógica de los resultados se basa en la relación Formación – Atención – Incidencia – Gestión. Así, se cuenta con un primer resultado centrado en la formación y la creación de habilidades, a través de una Estrategia Formativa. Este resultado formativo contiene los elementos clave para que el resto de resultados se desarrolle adecuadamente, puesto que será el ámbito del Convenio donde se trasladen las capacidades necesarias por parte de las organizaciones y de las mujeres para el desarrollo de las actividades del resto de resultados. Así, directamente se brindará atención y protección a las mujeres víctimas de violencias, a través de prácticas de acompañamiento psicosocial, jurídico, con un componente cultural, de forma que no sólo se fomentará el uso de técnicas psicológicas, sino también de conocimientos y saberes propios. El resultado 2, donde se brindará la atención primaria, tiene una visión holística e integral, donde no sólo las organizaciones de mujeres realizarán la atención y el acompañamiento, sino que se buscará la participación de toda la comunidad, y el involucramiento de las autoridades competentes, tanto autoridades propias como instituciones estatales, puesto que todas ellas comparten responsabilidades y obligaciones como garantes de los derechos de las mujeres indígenas y afrodescendientes. El tercer resultado se centra en el ámbito público institucional, priorizando la incidencia ante las autoridades relevantes, identificadas por las organizaciones de mujeres, y la sensibilización de la sociedad en general. Siendo que uno de los principales obstáculos identificados ha sido la falta de información rigurosa y el subregistro de los casos de violencias contra las mujeres, se considera prioritaria la elaboración de información veraz. Para estas acciones globales, tanto en la relación directa con las mujeres víctimas como en el trabajo de incidencia, es fundamental que las organizaciones y las mujeres que las componen cuenten con un acompañamiento formativo y técnico, que se garantizará de calidad y adecuado en el resultado 1. Para garantizar la lógica de trabajo adecuada, el uso eficiente y eficaz de los recursos y el alcance de los objetivos planteados se cuenta con un resultado centrado en la gestión del convenio.
Colectivo meta del Convenio (Titulares de derechos): 
El colectivo meta directo de este convenio son las mujeres indígenas del pueblo nasa del Norte del Cauca, tres pueblos de mujeres embera del departamento de Antioquia (Chamí, Dóvida y Eyábida) y las mujeres afrodescendientes del Pacífico colombiano, en su gran mayoría desplazadas por el conflicto armado a Buenaventura (Valle del Cauca) y Quibdó (Chocó).
En este apartado, es importante incluir el análisis de los colectivos meta indirectos, tanto con impactos positivos como negativos. En primer lugar, se identifica como colectivo meta indirecto a las mujeres colombianas, tanto niñas, adolescentes, jóvenes como mujeres adultas, que residen en los territorios de intervención, pero que por no cumplir alguno de los criterios no participarán directamente en las actividades del Convenio, como por ejemplo, en las de formación. Sin embargo, estas mujeres sí se verán beneficiadas por las acciones de sensibilización, que pretenden reducir los niveles de tolerancia social a la violencia de género, lo que reducirá las posibilidades de que en un futuro sean víctimas de una agresión. Y, en el caso de aquellas mujeres que afrontan situaciones de violencia, pero que por diferentes motivos no participen en el proyecto, las medidas políticas que se pretende sean puestas en marcha gracias a los procesos de incidencia municipales, implicarán una mejora en la calidad de la atención que reciban y una mayor disponibilidad de recursos para ser atendidas.
Otro colectivo meta indirecto son los hombres indígenas y afrodescendientes, que serán la población objetivo de algunas de las actividades específicamente recogidas en el Convenio, y que tienen que ver con el cuestionamiento de los modelos de masculinidad hegemónicos, basados en relaciones de poder y dominación. Así, el Convenio se propone alternativas de construcción de Nuevas Masculinidades, que se trabajarán adaptadas a los contextos culturales y étnicos donde se implementarán las actividades, pero que en definitiva, impactarán en las normas culturales y en los comportamientos de los hombres. En este mismo sentido, las sociedades en general, desde la población infantil hasta la población adulta, se puede considerar colectivo meta indirecto, puesto que el esperado efecto de reducción de impunidad y tolerancia a la violencia contra las mujeres afectará las estructuras sociales y modificará, en el largo plazo, las normas de comportamiento colectivas.
Por último, es necesario reflexionar sobre los grupos sociales que se verán perjudicados por las acciones del Convenio. En primer lugar, al producirse una reducción de la impunidad, jurídica y social, en los casos de violencia de género, los hombres agresores serán los principales perjudicados, puesto que serán sancionados y castigados por sus agresiones. En este sentido, es importante considerar que también los actores armados del conflicto, como agresores, podrán ver amenazadas sus posiciones de dominación y explotación del cuerpo de las mujeres, por lo que será necesario poner en marcha estrategias de protección entre las mujeres participantes e impulsoras del convenio, para paliar estas amenazas.
3.     AGENTES IMPLICADOS: 
  • Agentes implicados en la ejecución del Convenio:
    • Organización financiadora:
    • Organización responsable de la subvención:
    • Gestores del seguimiento de la intervención:
      • Comité de Gestión: Mundubat y las organizaciones
      • Comisión de Seguimiento: Mundubat, socias locales y la
3.2.  Agentes implicados en la evaluación del Convenio:
  • La entidad promotora de la Evaluación:
  • La unidad gestora de la evaluación: oficina de Mundubat en Colombia y sede de Mundubat en España.
  • Los socios locales del
  • Informantes clave: las socias locales, con todo su personal, así como la población beneficiaria directa de la intervención, que podrán aportar al equipo evaluador información clave acerca del
  • El Comité de seguimiento de la evaluación estará compuesto por Mundubat en Colombia, Mundubat Sede (Departamento de Género) y las personas designadas para el seguimiento de género por las socias las personas de este Comité participarán en el proceso de evaluación en la medida que les sea demandado, bajo la coordinación de Mundubat, aportando comentarios a los productos principales del encargo de evaluación (ej. agenda, preguntas de evaluación, listado de actores a entrevistar, informe final de evaluación, productos entregados por equipo evaluador, logística proceso de evaluación, etc.). Asimismo, se espera su participación activa en el momento de presentación y difusión de los resultados, para posibilitar una apropiación de los mismos y la incorporación de las recomendaciones pertinentes para la mejora de la continuidad del Convenio.
Se mantendrá constante coordinación con la Responsable del Convenio en la OTC de Colombia para mantenerla informada a lo largo de todas las fases del proceso de evaluación, así como se requerirá su participación en las diferentes fases del mismo.
3.3.  Alcance de la evaluación:
Con el fin de delimitar el ámbito del estudio, se definirá el alcance de la intervención a evaluar:
Institucional y reglamentario: la delimitación institucional abarca a la AECID, Mundubat (en España y en Colombia), OIA, ACIN, RPM y AKINA.
Temáticas o sectoriales: Fortalecimiento de capacidades, articulación e integración, igualdad de Género, Derechos humanos y diversidad cultural.
Acciones: Todas las Acciones realizadas hasta el período de ejecución en la medida de su grado de ejecución.
Temporal: El alcance temporal de esta Evaluación Final será de todo el período de ejecución del Convenio, a contar desde el comienzo del Convenio (1 de febrero de 2015) hasta la fecha de cierre del mismo.
Geográficas: Colombia (Departamentos y Municipios ya señalados).
4.  PREGUNTAS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN 
  • Criterios de Evaluación 
Dadas las características propias del Convenio y los objetivos marcados en este proceso de Evaluación Final Externa, se propone que el estudio se realice en base al enfoque de evaluación orientado por la Teoría del Cambio (análisis de objetivos/resultados, procesos y elementos estructurales) que será complementado con la metodología de la gestión basada en resultados y el modelo de evaluación por criterios, promovida por AECID (dándose prioridad a los criterios de pertinencia, eficacia, coherencia, apropiación, sostenibilidad y participación en sus diferentes niveles de análisis).
En relación con los propósitos implícitos a cualquier intervención de cooperación, el desarrollo de capacidades, el enfoque de género y medioambiental son componentes estratégicos del Convenio. La Evaluación analizará y valorará, como ejes transversales, el Fortalecimiento de las capacidades, el enfoque de Género, el enfoque Ambiental, el enfoque de Derechos humanos y el enfoque de Diversidad cultural, tanto de titulares de obligaciones como de titulares de responsabilidades.
El equipo evaluador podrá proponer una metodología que integre los elementos esenciales de los enfoques que aquí se mencionan.
La experiencia de gestión de proyectos de Mundubat ha demostrado la importancia de realizar evaluaciones finales como herramientas de aprendizaje y mejora de las intervenciones. Específicamente, en este Convenio, por la importancia que se otorga al enfoque étnico-cultural, consideramos que es fundamental realizar una evaluación de resultados para valorar el grado de cumplimiento de los objetivos específicos del convenio y de impacto para evaluar los efectos planificados o no, generados con la intervención, e identificar y explicar cómo se modificó la situación inicial en función del objetivo original de la misma.
En relación a la experiencia de Mundubat en temas evaluativos, nos parece relevante remitir a la evaluación intermedia del proyecto Mujeres indígenas de Antioquía, Cauca, Chocó y Córdoba del Consejo Nacional de Mujeres fortalecen su capacidad para concertar e incidir en la implementación de políticas públicas locales, departamentales y nacionales, financiada por la Unión Europea (Ver Anexo 10. Evaluación Intermedia Proyecto UE 2012). Esta evaluación intermedia fue seleccionada como una buena práctica de evaluación por “Historias de Evaluación que marcan la diferencia”, que es una iniciativa financiada por el PNUD y otros organismos multilaterales.
Los criterios y principales preguntas de evaluación a las que deberá responder la evaluación son:
PERTINENCIA
¿Se     corresponde     la     intervención    con     las            prioridades       y necesidades de la población beneficiaria?
¿Los problemas identificados se corresponden con la realidad de las mujeres víctimas de VCM?
¿Se corresponde la intervención con las políticas locales y nacionales?
¿Complementa la intervención a otras estrategias o programas aplicados en el mismo territorio, sector y población objetivo?
¿Se aprovecharon las posibles sinergias entre estos programas y la intervención?
¿Supone la lógica interna del proyecto la mejor forma de abordar los problemas identificados por las mujeres?
EFICIENCIA
¿Se avanzó en el cumplimiento de los resultados según el cronograma previsto?
¿Fue factible alcanzar el cumplimiento de los resultados con el tiempo, los recursos humanos y el presupuesto definidos?
¿Ha sido eficiente la transformación de recursos en resultados?
¿Los mecanismos de coordinación establecidos fueron eficaces?
¿Cómo afecto la coordinación o descoordinación para alcanzar los resultados del proyecto?
¿En qué medida la colaboración institucional y los mecanismos de gestión articulados contribuyeron para alcanzar los resultados de la intervención?
¿Fueron adecuados los procesos de seguimiento interno durante la intervención?
COHERENCIA
¿Se corresponden los problemas identificados con los objetivos propuestos?
¿Se ha definido correctamente la estructura de objetivos, resultados y actividades de la intervención?
¿Fueron adecuados los recursos humanos para lograr los objetivos programados?
¿El nivel y tipo de las relaciones establecidas entre las socias locales y resto de actores presentes en la zona fue adecuado en relación a los objetivos del proyecto?
EFICACIA
¿Se han alcanzado los resultados previstos en el convenio?
¿Qué aspectos deben ser fortalecidos en cada línea de intervención?
SOSTENIBILI DAD
¿Qué evidencia hay de que las diferentes acciones llevadas a cabo desde el proyecto son sostenibles?
¿Existen bases sociales, políticas, económicas, ambientales, institucionales de sostenibilidad de los resultados proceso?
¿Qué mecanismos se han puesto en marcha en cada línea del
convenio para asegurar la sostenibilidad de los resultados logrados?
IMPACTO
¿Se han logrado efectos no previstos en el grupo meta? ¿Se han
generado efectos en otros colectivos más vulnerables fuera de la intervención?
5.  METODOLOGÍA Y PLAN DE TRABAJO Metodología y herramientas de la evaluación
Las técnicas y herramientas para la recogida y el análisis de los datos serán diseñadas por el equipo evaluador. Se valorará positivamente el uso tanto de técnicas cualitativas como cuantitativas, especialmente el uso de técnicas participativas que permitan la adecuada participación de las mujeres sujeto del convenio y otros actores titulares de derechos.
Plan de trabajo
El equipo evaluador deberá presentar en su propuesta un plan de trabajo que contemple, como mínimo, las siguientes fases, su duración y productos esperados:
  1. Estudio de gabinete: análisis de la documentación del Convenio; programación detallada del plan de trabajo, elaboración de una matriz de evaluación y preparación del trabajo de campo (agenda y herramientas).
Los productos en esta fase serán:
Informe de análisis documental (listado documentación analizada)
Cronograma detallado de trabajo (se incluirán tiempos para la validación de los productos por parte de los gestores de la evaluación)
Informe de evaluabilidad Matriz de evaluación
Agenda detallada de trabajo de campo Instrumentos recopilación de datos
Propuesta de herramientas innovadoras y amigables para difusión de resultados (elementos audiovisuales, estudios de caso, cuadernos de hojas de ruta que permitan replicar la experiencia de forma clara …)
  1. Trabajo de campo. La evaluación deberá producir información de calidad demostrable, necesaria para cubrir las necesidades de información detectadas y valorar los componentes y factores mencionados en el punto 5 de este Al finalizar el trabajo de campo se deberán realizar un taller de devolución y validación de resultados preliminares con los distintos actores vinculados con la intervención.
Los productos en esta fase serán:
Devolución y validación preliminar de resultados en el país de intervención Memoria de trabajo de campo
Base de datos cuantitativos y cualitativos proveniente de las herramientas de recopilación de datos empleadas.
  • Preparación del informe final de evaluación. La redacción del informe de evaluación deberá atenerse a las recomendaciones del punto 7 de este documento. Se presentará un borrador que servirá de base para la discusión con los gestores de la evaluación.
Los productos en esta fase serán:
Borrador de informe final. Informe final consensuado.
  1. Comunicación de resultados. Con el objetivo de fomentar el aprendizaje, la rendición de cuentas y la utilización de la evaluación, una vez aprobado el informe final se hará una presentación a los principales actores de la evaluación de los resultados de la misma, sus recomendaciones y lecciones
Los productos de esta fase son:
Plan de comunicación y difusión de resultados (a consensuar con los gestores de la evaluación) (power point).
Participación en el/los talleres de comunicación de resultados en terreno y en sede. Herramientas para la difusión en formato innovador y amigable que incorpore, entre otros, elementos audiovisuales, estudios de caso, y cuadernos de hojas de ruta que permitan replicar la experiencia de forma clara.
Formulario completado de lecciones aprendidas/prácticas significativas.
Ficha de evaluación (formato CAD) completada, para el inventario y base de datos de evaluaciones.
Debido a los objetivos y a la utilidad definida para este proceso de Evaluación Final Externa (véase apartados 1.3 y 1.5 del presente documento), se requiere prestar especial importancia a las herramientas que se definan y elaboren para la difusión del Convenio de manera innovadora y amigable de los resultados de dicho proceso evaluativo.
Para asegurar la calidad de los productos y del proceso de evaluación en general, todos los productos de cada fase requerirán el visto bueno de los gestores de la evaluación antes de dar por finalizada una fase y proceder a la siguiente. En caso de no alcanzarse unos estándares aceptables de calidad, el equipo evaluador deberá hacer las modificaciones correspondientes hasta la aprobación de los productos.
El tiempo estimado para cada fase deberá guardar coherencia con los objetivos perseguidos, el presupuesto disponible y estar en su integridad dentro el plazo establecido para este trabajo.
6.  DOCUMENTOS Y FUENTES DE INFORMACIÓN 
El equipo de evaluación tendrá acceso durante la fase de estudio de gabinete a documentos propiedad de la Fundación Mundubat, los cuales deberán ser para uso exclusivo de la evaluación.
Documento
Principales contenidos
Localización
Documentos                                                  de formulación
de la intervención y anexos (Planificaciones anuales del Convenio, Estudios de diagnóstico, viabilidad y Líneas de Base relacionados
con la intervención).
Estructura, cronograma y resultados del Convenio Detalle del contexto, indicadores             y                                    F.V. Programación, cronogramas, y presupuestos anuales.
Oficinas Mundubat                                             en Bilbao y Colombia.
Informe de seguimiento anuales PAC 1, 2, 3, 4 y 5 (incluidas fuentes de
verificación).
Informe
Fuentes               de verificación
Oficinas Mundubat                                             en Bilbao y Colombia.
Fuentes               de verificación, Material
gráfico y audiovisual.
Contenidos de las actividades e intervenciones
Oficinas Mundubat                                             en Bilbao y Colombia.
Acuerdos            de
colaboración       con                                las contrapartes.
Relaciones              con                                   las contrapartes.
Oficinas Mundubat                                             en Bilbao y Colombia.
Normativa de la AECID de seguimiento                   y
justificación                                               de Convenios.
Normativa marco de la AECID que rige el Convenio
Oficinas Mundubat                                             en Bilbao y Colombia.
Planes, normativa u otros documentos del país de intervención.
Normativa marco que rige el
Convenio en el país en general
Oficina       Mundubat                     en Colombia.
7.  ESTRUCTURA Y PRESENTACIÓN DEL INFORME DE EVALUACIÓN: 
El informe de evaluación deberá presentarse en idioma castellano. Deberá ser de fácil comprensión, claro, concreto y conciso, sin dejar de reflejar las diferentes complejidades que muestra la intervención. Su extensión no deberá exceder las 50 páginas (sin contar anexos). Irá acompañado de un resumen ejecutivo de un máximo de 8-10 páginas. El énfasis del producto a entregar por el equipo evaluador debe ponerse no sólo en el informe (claro y conciso), sino también en los materiales de difusión del convenio solicitados en los objetivos y usos de la evaluación que quedan claramente definidos en los apartados 1.3 y del presente
Tras su presentación en formato electrónico y una vez aprobado, el equipo evaluador entregará cuatro copias en papel de la versión definitiva del Informe Final, así como cuatro CD’s con el documento en formato electrónico.
En función de las herramientas innovadoras y amigables de difusión del Convenio que el equipo evaluador haya definido y elaborado, así como el coste de las mismas, se definirá previo a la firma del contrato, el número de copias y el formato de entrega de los mismos.
El informe final deberá respetar la siguiente estructura. Portada
Resumen ejecutivo
Breve introducción en la que se presentará el propósito de la evaluación, las preguntas y los resultados principales:
Antecedentes y Objetivo de la evaluación. Metodología empleada en la evaluación. Condicionantes y límites del estudio realizado. Presentación del equipo de trabajo.
Breve descripción de la intervención evaluada, breve historia y antecedentes; objetivos y su estructura lógica de planificación; organización y gestión; actores implicados y contexto económico, social, político e institucional en el que se desarrolla la intervención.
Informe de datos, dando respuesta a las cuestiones y criterios de evaluación establecidos previamente, organizada de acuerdo con el enfoque integral de la evaluación propuesto.
Análisis de los distintos niveles (diseño, objetivos, proceso, elementos estructurales) y criterios.
Interpretación de datos. Exposición de la información en base a las técnicas cualitativas y cuantitativas, presentando las evidencias reveladas en relación con las preguntas de evaluación enunciadas y las interpretaciones formuladas sobre dicha evidencia. La interpretación deberá explicar los problemas y contradicciones que hayan aparecido en el desarrollo de la intervención.
Valoración, en relación con los criterios de evaluación establecidos.
Recomendaciones derivadas de la evaluación que se orienten a la mejora de la intervención evaluada a través de indicaciones específicas que mejoren el diseño, procedimientos de gestión, resultados e impactos de las actuaciones.
Las lecciones aprendidas que se desprendan de las conclusiones generales, indiquen buenas prácticas y que puedan ser extrapoladas y retroalimentar las acciones del Convenio.
Anexos en los que se incluirán los TdR, la metodología propuesta, las herramientas de recopilación de información aplicadas, el plan de trabajo, la composición y la descripción de la misión, entre otros elementos que puedan facilitar el proceso evaluativo.
8.  EQUIPO EVALUADOR: 
Para la evaluación final del presente Convenio, se busca un equipo evaluador que reúna el siguiente perfil:
  • Amplia experiencia en monitoreo y evaluación de proyectos de cooperación internacional para el desarrollo;
  • Conocimiento y experiencia en profundidad en el desarrollo de herramientas y guías y en metodologías participativas en la recogida y análisis de información;
  • Amplia experiencia aplicando en evaluaciones la perspectiva de género en proyectos de desarrollo;
  • Notable especialización en género y derechos humanos y en la gestión por resultados;
  • Se priorizará la selección de consultores/as y/o equipos y/o consultorías locales. Solamente en el caso de que no se presenten propuestas que no garanticen estándares mínimos de calidad y, por lo tanto, la consecución de los objetivos planteados para esta evaluación, se contractarán consultores/as y/o equipos y/o consultorías extranjeras.
  • Habilidad probada de trabajo en ambientes multiculturales, así como con un amplio rango de socios y actores de desarrollo;
  • Conocimiento profundo, por parte de al menos un miembro del equipo evaluador, del contexto cultural, social y político colombiano, y específicamente de la realidad de las comunidades indígenas y afrocolombianas;
  • Conocimiento fluido del idioma español;
  • Se valorará positivamente experiencia previa en evaluación de intervenciones financiadas por la AECID, especialmente En caso de ser un equipo evaluador de dos o más personas, una de ellas asumirá la tarea de coordinación del equipo, recayendo en ella la responsabilidad final del trabajo, así como la función de contacto con la Fundación Mundubat en el Estado español y los responsables del Convenio en Colombia.
9.  PREMISAS DE LA EVALUACIÓN, AUDITORÍA Y PUBLICACIÓN: 
Premisas. Las premisas básicas de comportamiento ético y profesional de parte del equipo evaluador deberán ser:
  • Anonimato, confidencialidad y seguridad. La evaluación debe respetar el derecho de las personas a proporcionar información asegurando su anonimato y confidencialidad. En el caso de los niños y niñas, se deberá prestar especial atención para asegurar su seguridad y la protección de su interés
  • Responsabilidad. Cualquier desacuerdo o diferencia de opinión que pudiera surgir entre los miembros del equipo o entre éstos y los responsables del Convenio o de la gestión de la evaluación, en relación con las conclusiones y/o recomendaciones, debe ser mencionada en el informe. Cualquier afirmación debe ser sostenida por el equipo o dejar constancia del desacuerdo sobre
  • Integridad. Los evaluadores tendrán la responsabilidad de poner de manifiesto cuestiones no mencionadas específicamente en los Términos de Referencia, si ello fuera necesario para obtener un análisis más completo de la intervención.
  • Independencia. El equipo evaluador deberá garantizar su independencia de la intervención evaluada, no estando vinculado con su gestión o con cualquier elemento que la
  • Convalidación de la información. Corresponde al equipo evaluador garantizar la veracidad y calidad de la información recopilada -a nivel de técnicas, metodología, trabajo de campo- para la elaboración de los informes que contemple interpretación y enjuiciamiento, y en última instancia será responsable de la información presentada en el Informe de evaluación.
  • Incidencias. En el supuesto de la aparición de dificultades relevantes durante la realización del trabajo de campo o en cualquier otra fase de la evaluación, éstas deberán ser comunicadas inmediatamente por escrito a Mundubat en el Estado español.
De no ser así, la existencia de dichos problemas en ningún caso podrá ser utilizada para justificar la no obtención de los resultados establecidos por la Fundación Mundubat en el Estado español y en los presentes Términos de Referencia.
  • Autoría y publicación. Los derechos de autoría recaen en el equipo evaluador. La difusión de la información recopilada es prerrogativa de Mundubat y las socias en este convenio. Los derechos de publicación y difusión de los resultados e informe final, es prerrogativa de la AECID y la Fundación Mundubat en el Estado español y las socias en Colombia. La AECID se reserva el derecho de reproducir, distribuir o comunicar públicamente el informe de evaluación sin necesidad de acuerdo previo con Mundubat. Cualquier otra reproducción del informe o sus resultados, deberá contar con la autorización previa de Mundubat y las contrapartes
  • Régimen sancionador. En caso de retraso en la entrega de los informes o en el supuesto en que la calidad de los informes entregados sea manifiestamente inferior a lo pactado con la Fundación Mundubat, se devolverá el informe y serán aplicables las penalizaciones previstas en el contrato firmado entre la empresa/experto/a y la Fundación Mundubat en el Estado español.
10.  PLAZOS PARA LA REALIZACIÓN DE LA EVALUACIÓN: 
El proceso de evaluación deberá ser implementado entre los meses de marzo y julio del año 2020. Las actividades de devolución de resultados, la entrega del borrador de informe final y la entrega definitiva del informe final, así como el número de copias y formato de las herramientas innovadoras y amigables de difusión elaboradas, deberán ajustarse al programa de trabajo definitivo que aparezca en el contrato firmado entre la Fundación Mundubat en España y la empresa o persona evaluadora.
Se considera que el Plan de Trabajo aproximado sería el siguiente:
  • Preparación administrativa y Estudio de Gabinete, aproximadamente 4 semanas. (marzo 2020);
  • Trabajo de campo, aproximadamente 4 semanas. Se debe incluir en este periodo el tiempo necesario para el Taller de devolución y validación de resultados preliminares (Mayo 2020).
  • Preparación del informe y herramientas innovadoras y amigables de difusión del Convenio, aproximadamente 4 semanas (junio 2020).
  • Devolución de los resultados del proceso de evaluación a las entidades contratantes (julio 2020).
11.    PRESENTACIÓN DE LA OFERTA TÉCNICA Y ECONÓMICA Y CRITERIOS DE VALORACIÓN: 
Desde la fecha de publicación del presente documento de TdR hasta la fecha estipulada para finalizar la recepción de propuestas, cada equipo interesado en la misma podrá entregar su propuesta técnica y económica acompañada de una breve presentación del equipo evaluador en la que se muestre la formación y experiencia requerida en el apartado nº IX de estos TdRs, junto con los C.V. detallados de cada una de las personas integrantes del equipo. La experiencia previa de trabajo conjunto como equipo también deberá resaltarse.
La valoración de las propuestas recibidas se realizará conforme a los siguientes baremos de puntuación (se indica la puntuación máxima por criterio):
Valoración Equipo Evaluador. La puntuación obtenida supondrá un 40% de la valoración total:
I.1 Formación específica en el uso de herramientas y metodologías participativas, cadena de valor y sostenibilidad ambiental.
0,5
por
miembro equipo
I.2 Experiencia demostrada de al menos cinco  años  en evaluación de proyectos de desarrollo.
1
por
miembro equipo
I.3 Experiencia demostrada en evaluaciones con perspectiva de
1
por equipo
género en proyectos de desarrollo.
I.4 Especialización en la gestión por resultados.
0,5
por equipo
I.5 Se valorará la familiaridad con contexto cultural, social y político
colombiano, y con la realidad de las comunidades indígenas y afrocolombianas.
0,5
por equipo
I.6 Se valorará positivamente experiencia previa, no menor a tres años, en evaluación de intervenciones financiados por la AECID,
especialmente Convenios.
0,2
por equipo
I.7 Equipo cuenta con experiencia previa trabajando conjuntamente
0,5
por equipo
I.8 Amplia experiencia en diseño y elaboración de herramientas innovadoras y amigables de difusión del Convenio.
0,8
por miembro equipo
Nota: se acudirá con preferencia a los profesionales y empresas del mercado local. En caso de no ser posible la contratación en el mercado local o de no estar garantizada en éste un mínimo de calidad, cualquiera que sea el importe de la misma, se deberá motivar por escrito y recabarse el visto bueno de la OTC o Embajada de España correspondiente.
Valoración Propuesta de Evaluación: 
Propuesta técnica: principales preguntas de evaluación, propuesta metodológica, productos a entregar y calendario detallado de trabajo, en el que se incluirán plazos para la aprobación de los productos intermedios por parte de los gestores de la evaluación. La valoración de las propuestas recibidas se realizará conforme a los siguientes baremos de puntuación (se indica la puntuación máxima por criterio). La puntuación obtenida supondrá un 45% de la valoración total:
Incorporación enfoques metodológicos descritos en estos TdR.
1
Modelo holístico comprehensivo con énfasis en análisis de procesos.
0,5
Enfoque participativo.
0,5
Buen equilibrio y articulación entre técnicas cualitativas y cuantitativas de recopilación de datos y de análisis de datos.
0,5
Inclusión de un cronograma o plan de trabajo detallado con productos a entregar, las tareas y tiempos que dedicará cada persona del equipo y los tiempos de ejecución conforme al calendario propuesto en estos TdR.
1
Propuesta de herramientas innovadoras y amigables de difusión del Convenio.
1
Coherencia        entre     los         elementos          de          la                              propuesta (objetivos, recursos, metodología y tiempos).
0,5
Calidad y rigor de la propuesta. Concisión, claridad y presentación.
0,5
Propuesta económica, con presupuesto detallado. La valoración de las propuestas recibidas se realizará conforme a los siguientes baremos de puntuación (se indica la puntuación máxima por criterio). La puntuación obtenida supondrá un 15% de la valoración total. Se valorará positivamente: su claridad, su ajuste al presupuesto disponible y su coherencia con el plan de trabajo propuesto.
El presupuesto está desglosado, es claro y contiene todos los elementos
0,5
Coherencia del presupuesto con las actividades, plazos y productos de la propuesta técnica y de los TdR.
0,5
El presupuesto se ajusta a la horquilla del presupuesto disponible para esta
evaluación. Se valorarán positivamente las mejoras, siempre que no sean temerarias.
0.5
Plazos y envío de propuestas 
El plazo para la recepción de las propuestas de equipos evaluadores (fase 1 del proceso de selección) termina 12 de Diciembre de 2019 antes de las 23.00 horas (Colombia).
Toda la documentación deberá enviarse en formato electrónico y en idioma castellano a las direcciones: sfelipe@mundubat.org; aclavijo@mundubat.org indicando en el correo la siguiente referencia Propuesta/Consultoría/TdR/14-CO1-476

El plazo para la recepción de las propuestas de equipos evaluadores (fase 1 del proceso de selección) termina 12 de Diciembre de 2019 antes de las 23.00 horas (Colombia).
Toda la documentación deberá enviarse en formato electrónico y en idioma castellano a las direcciones: sfelipe@mundubat.org; aclavijo@mundubat.org indicando en el correo la siguiente referencia Propuesta/Consultoría/TdR/14-CO1-476

Esta web es colaborativa. La Coordinadora de ONGD-España no se hace responsable de las ofertas publicadas por las ONG socias de la red.