Con motivo del 20 de junio, Día Mundial de las Personas Refugiadas, las ONG Entreculturas y Alboan han presentado su campaña ‘Escuela Refugio’, bajo el lema ‘Aprender en peligro’. Con ella, ambas organizaciones reivindican la importancia de la escuela como un espacio necesario de refugio y de acogida para la infancia desplazada por la fuerza, que supone ya el 40% de las 120 millones de personas desplazadas forzosa en el mundo.  

Entreculturas y Alboan denuncian que alrededor de 460 millones de niños, niñas y adolescentes viven en zonas de conflicto fruto de crisis prolongadas como las de Darfur, Afganistán, Sudán del Sur o Siria y la irrupción de nuevas emergencias como Ucrania y Gaza. Todas ellas, señalan las ONG, han provocado que una quinta parte de los niños y niñas del mundo, el mayor número de la historia, se encuentren hoy en situaciones de emergencia, lo que pone en peligro su vida, su derecho al aprendizaje y sus oportunidades de futuro.

“El sentimiento predominante era una mezcla de conmoción y desesperación, unida a la esperanza de que su estancia fuera breve”, afirmó Bianca Albu, coordinadora de proyectos del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) Rumanía, sobre la realidad que vivieron las personas ucranianas cuando llegaron al país de los Cárpatos (4.3 millones desde el inicio del conflicto). Una situación que se ha prolongado con la cronificación de la guerra y que ha llevado al JRS a llevar a cabo ‘aulas amigables’, a favorecer la educación en línea y a contratar profesorado ucraniano, además de apoyar a 25 centros educativos con alumnado ucraniano. Todo ello, según Bianca, bajo una máxima: «La educación tiene que significar protección». 

Por su parte, Karen Pérez, directora nacional del JRS México, profundizó en “las condiciones cada vez más complejas que se enfrentan las, al menos 150.000 personas potenciales solicitantes de asilo que transitan por México cada año”, señalando cómo “los riesgos estructurales, las lagunas en el acceso a servicios básicos y la falta de voluntad política ponen en riesgo su integridad y su seguridad”. Ante esta situación, Karen, afirmó que el JRS “responde a varios niveles con espacios de atención de emergencias, donde se les brinda asistencia psicosocial y legal, además de actividades comunitarias, de reconciliación y educativas para niños, niñas y adolescentes”.

“Lo que vemos en las fronteras europeas, cada vez más altas, más peligrosas, más cerradas, es, en realidad, una pequeña muestra de lo que estamos viviendo a nivel mundial”, afirmó Lucía Rodríguez Donate, responsable del Departamento de Incidencia Política de Entreculturas, que enfatizó que, “a pesar de que las causas del desplazamiento forzoso son cada vez más complejas, es posible y necesario abordarlas desde el marco de los derechos humanos”. Por último, Asunción Taboada, responsable de Acción Humanitaria en Entreculturas, quiso dar énfasis a la importancia que tiene la educación en la construcción de la paz y en cómo es necesaria una buena coordinación entre la primera respuesta humanitaria y los proyectos de cooperación a medio y largo plazo: “No solamente basta con juntar las piezas del puzzle, hay que encontrar verdaderamente espacios de conexión para crear espacios educativos seguros en contextos de crisis”.

Por último, Asunción Taboada, responsable de Acción Humanitaria en Entreculturas, quiso dar énfasis a la importancia que tiene la educación en la construcción de la paz y en cómo es necesaria una buena coordinación entre la primera respuesta humanitaria y los proyectos de cooperación a medio y largo plazo: “No solamente basta con juntar las piezas del puzzle, hay que encontrar verdaderamente espacios de conexión para crear espacios educativos seguros en contextos de crisis”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.