Con una trayectoria de más de una década a sus espaldas, la Herramienta de Transparencia y Buen Gobierno de La Coordinadora demuestra el compromiso de sus socias con la mejora constante. Se trata de una herramienta de autorregulación que se suma a los procesos internos y externos a los que se someten las organizaciones.

El último Informe arroja datos muy buenos: más del 93% de nuestras organizaciones mantienen vigente el Sello de Transparencia y Buen Gobierno. Esto significa que, de las 74 ONGD que formaban parte de La Coordinadora en 2023, todas ellas lo tienen, salvo cinco. De estas, dos no estaban obligadas a realizar la evaluación puesto que se incorporaron en los dos últimos años y hay un margen para realizarlo. Las otras tres, no consiguieron realizar el proceso por distintos motivos, aunque existe el compromiso firme de llevarlo a cabo a lo largo de este año.

Un dato destacable es que, de las 29 organizaciones que, en 2023, obtuvieron o renovaron el Sello, 24 lo hicieron superando los diez bloques de la Herramienta; es decir, un 83%. Por otra parte, los datos reflejan un alto grado de cumplimiento con los estándares que marca la Herramienta, tanto en lo que se refiere a transparencia como a buen gobierno. Destacan los datos relativos a facilitar el acceso a los datos económicos y de actividad, con un nivel de cumplimiento prácticamente perfecto.

Cuestiones a mejorar

La Herramienta supone un proceso de autoevaluación que obliga a una mejora constante. En este sentido, hay cuestiones que aún tienen margen de mejora.

Presencia de mujeres en órganos de gobierno. Esta cuestión ha evolucionado, pero aún existe margen de mejora. La Herramienta establece que la presencia de mujeres en los órganos de gobierno debe ser igual o superior al 40%; de las organizaciones evaluadas este año, el 35,5% no cumple con ese porcentaje.

Código de conducta. En coherencia con nuestro compromiso con la mejora constante, introdujimos un nuevo indicador que establece que las organizaciones, además de adscribirse el Código de Conducta de La Coordinadora (de obligado cumplimiento), deben contar con uno propio que refleje sus particularidades. El avance conseguido en este indicador es muy destacable, cumplido por un 89,7% de organizaciones. No obstante, aún puede hasta llegar al 100%.

Planificación estratégica. Existe un menor grado de cumplimiento del indicador relativo a la planificación; en concreto a la mención en su planificación de su misión, visión y valores y del Código de Conducta de La Coordinadora (de las 29 organizaciones que pasaron la Herramienta en 2023, solo lo han cumplido 11). Además, 9 ONG no incluyen en su planificación una estimación de los ingresos públicos y privados a conseguir anualmente.

Gestión de personas. El fomento de la formación continua de los equipos puede mejorar, así como el porcentaje de mujeres que forman parte de la estructura ejecutiva responsable. Esto último está relacionado con la importancia de continuar avanzando para que todas las organizaciones cuenten con una política de género propia. Los avances en materia de igualdad deben contemplarse como objetivos fundamentales en las organizaciones y esta Herramienta ayuda a dejar clara evidencia de ello.

Con más de 10 años de trayectoria, la Herramienta se apoya en dos conceptos clave: transparencia y buen gobierno. Cada uno de ellos, cuenta con varios bloques (cuatro de transparencia y seis de buen gobierno). Estos bloques tienen una serie de indicadores (en total, 79) que las organizaciones deben cumplir para obtener el Sello de Transparencia y Buen Gobierno de La Coordinadora. Estos indicadores van desde explicar con claridad los objetivos de la organización, hasta presentar con detalle las cuentas, tener códigos de conducta propios u ofrecer canales de comunicación con la ciudadanía, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.