17 de marzo de 2022.- La ONG Educo alerta de la escalada de ataques contra la población civil en Ucrania y, específicamente, de niñas, niños y adolescentes que ha tenido lugar en las últimas horas a pesar de las negociaciones de paz entre las partes. El teatro de Mariúpol, en el que buscaban refugio más de mil personas, ha sido atacado a pesar de la advertencia de que había niños y niñas dentro. También Odesa, una ciudad portuaria en la que hasta antes de ayer aún había una calma relativa, ha sido bombardeada. 

 Educo, como miembro de la Alianza ChildFund, está trabajando para dar respuesta a la crisis humanitaria que se está viviendo dentro de Ucrania. Algunas de estas acciones se llevan a cabo en Mariúpol y en Mikolaiv, situada a unos 100 kilómetros de Odesa, una ciudad que se ha convertido en un símbolo de resistencia y considerada “el ángel de la guardia de Odesa”.  

 “Estamos dando apoyo a más de 2.000 niños y niñas de ciudades especialmente afectadas como Kíev, Mariúpol o Mikolaiv. Las tres han sido fuertemente bombardeadas Estamos distribuyendo alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad”, señala Pilar Orenes, directora general de Educo. 

 Orenes señala que “la población civil así como las infraestructuras civiles como hospitales no pueden ser blanco de ataque, también pedimos el máximo respeto hacia las organizaciones humanitarias que trabajan en Ucrania. Los trabajadores humanitarios no pueden ser targets y debe garantizarse su protección y acceso a los lugares más necesitados de ayuda”. 

 En el suroeste del país la Alianza ChildFund ha puesto en marcha un programa de apoyo psicosocial para los niños y las niñas. La mayoría pasa los días en casa, con sus familias, conscientes del miedo y la incertidumbre que les rodea. A través de una red de 200 profesores, se les está dando apoyo emocional y educativo para que puedan sobrellevar de la mejor manera posible la situación de violencia que les rodea.  Por otra parte, se están distribuyendo materiales básicos de higiene familias que viven en los búnkeres de sus ciudades, como en Vyshhorod (cerca de Kíev), o pañales para bebés en localidades como Mikolaiv.   

 Asimismo, la Alianza Child Fund está suministrando medicamentos al hospital infantil de Lysychansk y a niños y niñas de la ciudad de Leópolis. También está apoyando a seis niños y niñas enfermos de cáncer que de momento no han podido ser evacuados del hospital infantil de Lutsk.  

 Por último, está trabajando en la evacuación de niños y niñas que viven en internados de la ciudad de Leópolis para trasladarlos a zonas rurales o incluso a países vecinos. De momento se ha podido trasladar a un grupo importante de menores de edad en Lysychansk, después de que el tren en el que viajaban fuera atacado. También se ha creado un refugio para 100 familias en la ciudad de Izmail, al suroeste del país.   

 Es imprescindible garantizar la protección de todos y cada uno de estos niños y velar por el pleno cumplimiento de sus derechos” subraya Orenes. “El ataque masivo contra civiles, la toma masiva de rehenes o el uso de bombas no guiadas, bombas tontas, representa una grave violación del derecho internacional humanitario”.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.