La realidad mundial empeora por momentos: aumento de los conflictos armados; crisis humanitarias crónicas y prolongadas; incremento de las desigualdades sociales, económicas y políticas; aumento de los desastres naturales, empeoramiento de la crisis ecológica; grave impacto de las consecuencias de la pandemia en la vida de personas en situaciones extremas… Un panorama muy complejo cuyas consecuencias afectan especialmente a las mujeres y a las niñas.

Es urgente plantear alternativas que, desde un enfoque feminista contribuyan a que todas las mujeres y niñas, todos los días y en todo el mundo puedan vivir sus vidas en plenitud y con sus derechos garantizados.

La Coordinadora de Organizaciones para el Desarrollo, desde la contribución de las distintas visiones feministas, considera que esta mirada es esencial en la cooperación porque:

  • Promueve la participación y liderazgo de las niñas y de las mujeres en todos los procesos de toma de decisiones; incluye, además, la diversidad y la interseccionalidad. Contempla también el empoderamiento y agencia (poder para hacer y tomar decisiones por sí misma) como elementos esenciales para garantizar que las medidas que se adoptan tienen una visión de futuro, de igualdad y de sostenibilidad.

  • Tiene una función catalizadora de los cambios que queremos conseguir como sociedad. Adopta el pensamiento crítico y propone la transformación de nuestras sociedades capitalistas, patriarcales, androcéntricas, coloniales, racistas. Construye propuestas de transformación a partir de los enfoques de los feminismos decoloniales y los feminismos del Sur, de los ecofeminismos, de la economía feminista y de la economía de los cuidados.

  • Plantea entender e interpretar el mundo desde la perspectiva de la reproducción y la sostenibilidad de la vida, frente a un modelo que prima el enriquecimiento indiscriminado, la explotación de los recursos naturales, la discriminación y la exclusión, propone poner la vida y su cuidado en el centro.

  • Garantiza el acceso pleno y sin obstáculos a los servicios de salud sexual y reproductiva de todas las mujeres y adolescentes. Derechos que se aseguran mediante una protección social adecuada y universal; y una educación afectivo-sexual integral desde edades tempranas, adaptada a la madurez y etapa educativa de niñas, niños y adolescentes.

  • Es internacionalista y global en sus planteamientos; se basa en la solidaridad y la sororidad como principios centrales. No olvida las acciones locales de construcción colectiva y participación.

  • Tiene en cuenta la combinación de todas las discriminaciones desde un enfoque interseccional. Cuestiona todas las desigualdades sistémicas, las relaciones de poder injustas, las leyes, políticas y programas discriminatorios en todos los ámbitos (local, nacional, regional y mundial).

  • Propone erradicar todas las formas de violencia de género y las prácticas nocivas que atentan contra la dignidad de las mujeres -sean ejercidas física o cibernéticamente-. Incide particularmente en el tráfico de personas, la violencia sexual, la trata con fines de explotación sexual, la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil, temprano y forzoso.

  • Fortalece los sistemas de protección a las mujeres y niñas desplazadas por los conflictos y crisis sociales o ecológicas. Pone los medios para poner fin a las guerras o revertir las diversas causas que las producen. Además, asegura la participación de las mujeres en todos los procesos de paz y de acción humanitaria:  prevención, resolución de conflictos, seguridad y reconstrucción Aplica una política de tolerancia cero con respecto a las violencias y los abusos sexuales

  • Promueve la coeducación y un reparto equitativo de las responsabilidades familiares. Busca otorgar el valor real a los trabajos de cuidados y trabajo doméstico realizado mayoritariamente por las mujeres.

  • Persigue el objetivo de transformar las relaciones de poder en un mundo en el que prime la igualdad. El feminismo ofrece una visión del mundo con justicia de género para el conjunto de la sociedad.

One Comment

Rosa Bailen Garcia

En este marco, las mujeres en situación de pobreza y en mayor
vulnerabilidad, se verán más afectadas, no solamente por el aumento
del trabajo de cuidados y la pérdida de ingresos si se encuentran en
la informalidad, sino también por las propias condiciones materiales
y de infraestructura de sus hogares, barrios y comunidades. A las
mujeres y familias que viven en zonas urbanas marginadas y zonas
rurales apartadas, con escasez de agua y de sistema de saneamiento
básico, pisos de tierra, y en hogares y entornos densamente poblados
y pocos saludables

Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.