La Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como Ley Mordaza, va a ser reformada en breve. Esto podría parecer una buena noticia, pero tal como se ha planteado la reforma, la protesta ciudadana -esencial en todo sistema democrático- seguirá amordazada. El acuerdo de gobierno para la reforma de la ley ha llegado con bastantes años de retraso, pero no eliminará los elementos más lesivos para los derechos humanos. Asistimos a un maquillaje de la Ley Mordaza.

El análisis realizado por No Somos Delito es muy claro. «La propuesta de reforma no reduce los amplios poderes discrecionales de las fuerzas y cuerpos de seguridad, ni establece adecuados mecanismos de control y rendición de cuentas, dejando la puerta abierta a actuaciones arbitrarias. Tampoco se prohíbe el uso de pelotas de goma. Ni plantea eliminar el artículo 36.11, cuya aplicación supone que las mujeres que ejercen voluntariamente el trabajo sexual y las víctimas de trata se vean obligadas a ejercer la prostitución en lugares aislados, expuestas a mayores peligros de abusos. Ni plantea eliminar la aparente cobertura legal dada por la ley a las conocidas como devoluciones en caliente».

Si quieres sumarte, consulta este formulario

La restricción de la participación ciudadana en todo el mundo

La aprobación de legislación como la Ley Mordaza se ha convertido en una tendencia muy preocupante en todo el mundo. Según investigaciones actuales, la sociedad civil de más de la mitad de los países del mundo se enfrenta a graves y crecientes restricciones de su libertad para participar, expresarse y ser escuchada. Con el aumento de la vigilancia, la persecución e incluso la violencia contra la sociedad civil, muchos colectivos sociales han sido objeto de ataques, en particular las que abogan en nombre de grupos excluidos y minorías, por los derechos democráticos y en defensa del medio ambiente.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.