Desde ONGAWA y Carro de Combate presentamos la campaña #ElAguaQueNoVemos con el fin de alertar sobre los impactos de la huella hídrica que llevan asociados algunos productos alimentarios que consumimos habitualmente como el café, el arroz o la carne de vacuno y que implican a países empobrecidos.

El actual sistema de producción y comercialización de productos alimentarios está poniendo en peligro la disponibilidad de agua y alimentos para poblaciones vulnerables de países en desarrollo, y  numerosos países empobrecidos están vendiendo sus recursos –como el agua– a países ricos sin que aquellos sean valorados razonablemente.

Dicho de otra manera: los países ricos estamos consumiendo productos cultivados en países empobrecidos a cambio de un precio poco justo que impide el desarrollo económico de pequeños agricultores y agricultoras, y sin tener en cuenta los impactos socioambientales que se generan y afectan a las personas más vulnerables.

El agua es un derecho humano, imprescindible para la producción de alimentos y la supervivencia de los seres humanos y el planeta en su conjunto. Son varias las causas que pueden provocar una disminución del agua disponible en el mundo, y entre ellas se encuentra una de la que no se habla muy a menudo, porque se refiere a un ‘agua invisible’, que no vemos y que no siempre es fácil de medir: el agua virtual. Se trata de todos aquellos recursos hídricos destinados a la producción, transporte y comercialización de alimentos que, en muchos casos, se dedican a la exportación muy lejos de los lugares donde se han producido.

Debemos evitar que el comercio de agua virtual se convierta en una nueva forma de colonialismo que profundiza las desigualdades, y no en una relación justa entre iguales.

Desde ONGAWA y Carro de Combate proponemos cuestionarnos si es sostenible el consumo masivo de productos “exóticos” como la piña y el consumo de alimentos fuera de temporada. Así, animamos a ser consumidoras y consumidores informados y críticos que a la hora de comprar tengamos en cuenta los impactos hídricos de nuestras adquisiciones.

Creemos que es necesario apostar por circuitos cortos de producción y consumo que tengan menor huella hídrica, y adicionalmente, para no dejar a nadie atrás, debemos combinar esas medidas con un apoyo a corto, medio y largo plazo a pequeños agricultores y agricultoras de los países en desarrollo.

Para tener más información consulta el informe «El agua que no vemos. La huella hídrica de la importación de alimentos desde el Sur global»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.