El pleno del Consejo de Cooperación volvió al palacio de Viana para escuchar por parte de José Manuel Albares Bueno, ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, las claves de la reforma del sistema de cooperación:  “Se ha esperado mucho y se va a hacer lo posible para llegar a consensos”, afirmó.

El ministro señaló que el Gobierno va a redoblar los esfuerzos para tener una cooperación de Estado con capacidad que sea un reflejo de la solidaridad de nuestra sociedad:  “El contexto es complejo, pero la cooperación debe cerrar brechas y atender la pobreza y la desigualdad, acrecentadas por la pandemia, y, sobre todo, las desigualdades de género y la emergencia ambiental”, puntualizó.

La reforma afectará a los pilares institucionales, normativos y presupuestarios. Como primeros pasos tendrá un debate en el Consejo de Cooperación, la presentación de la Ley de Cooperación para el Desarrollo Sostenible y Solidaridad Global a principios de 2022, y la aprobación del incremento de recursos de los PGE 2022, con foco en la AECID (+28% de recursos) como principal órgano coordinador del sistema (ver el análisis de La Coordinadora de los PGE 2022). También anunció el nuevo plan director para 2022 hasta 2025.

La misión es que España, a través de la administración, actores y ciudadanía, sea un actor con influencia global para alcanzar los ODS en 2030:  “Si nos lo creemos, la tarea es descomunal”. 

La presidenta del Consejo, la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional, Pilar Cancela, alabó la labor del Consejo como espacio de diálogo y el esfuerzo y trabajo para llegar a consensos entre diferentes actores. Así mismo, señaló que el gobierno se sumaría a ese esfuerzo de escucha activa y coparticipación. Presidió la aprobación de los dos documentos aportados, sobre la reforma sobre la AECID y la ayuda humanitaria, y mostró el interés sobre el trabajo que se está realizando en relación a la cooperación financiera.

María Jesús Such, como presidenta de la Comisión, expresó que el Consejo exigiría la elevación de la cooperación internacional como pilar de nuestras políticas de estado y su papel para trazar un rumbo diferente para el desarrollo, la acción exterior y las prioridades presupuestarias desde un nuevo enfoque integrado, algo que, sin duda, nos caracterizará en las próximas décadas como sociedad.

Una nueva Ley de Cooperación para el Desarrollo Sostenible y Solidaridad Global

El ministro presentó los principales elementos de la nueva ley que llegará al Congreso en el próximo periodo de sesiones (2022).

  • Principios de la ley: solidaridad, personas en el centro, justicia global, cambio climático, transición justa, política de cooperación feminista y un alineamiento con la Agenda 2030.
  • Prioridades: el  85% de los recursos se destinarán a la reducción pobreza y desigualdad, el 30% al cambio climático, el 85% a igualdad de género.
  • Recursos: la AOD será prioritaria y se establecerá un compromiso con el 0,7% a 2030 y con la movilización de recursos, tal y como señala la Agenda de Addis Abeba y el concepto de TOSSD. El 10% de los recursos serán para acción humanitaria con la creación de un fondo de respuesta flexible para crisis emergentes.
  • Instrumentos: la definición de un marco de instrumentos eficaces y coherentes; con alusión a la cooperación financiera y la reforma del Fonprode.
  • Necesidades del personal, con un nuevo estatuto de la AECID que refuerce sus capacidades en esta materia y permita la retención de talento y la especialización.
  • Reconocimiento del papel diferenciado de las ONGD como expresión de la sociedad civil.
  • Desarrollo de partenariados y alianzas múltiples que amplíen el diálogo de políticas y de planificación conjunta.
  • Refuerzo de la gobernanza con instituciones fuertes con el Ministerio como centro del sistema, con un Consejo superior de Cooperación al Desarrollo, una Comisión Interministerial; refuerzo de la nueva Conferencia Sectorial de Cooperación al Desarrollo para promover la riqueza de la cooperación descentralizada y una Oficina de evaluación de la Cooperación Española.

 

Al finalizar, el ministro Albares en un ejercicio de realismo, pidió al Consejo diálogo, apoyo de los actores y gestión de expectativas y no convertir la reforma en una carrera de obstáculos: “Cuando alguien se propone transformar algo después de cada tiempo, las expectativas se disparan y eso es normal, pero no puede volverse contra nosotros”. No vamos a llegar en seis meses. Pero vamos a llegar”, finalizó.

Una cooperación transformadora que promueva la coherencia de políticas

La presidenta de La Coordinadora, Irene Bello, agradeció al ministro su presencia para presentar la reforma de la cooperación en el Consejo y recordó las razones de la cooperación: “Es la política que mejor define lo que queremos ser como sociedad. Tras estos muros hay millones de personas a las que les va la vida en ello y una ciudadanía que necesita reconocerse en lo que hacemos”. 

Irene recordó al ministro los datos del eurobarómetro que muestran que  la cooperación cuenta con la adhesión y simpatía de la ciudadanía y la participación de un rico ecosistema institucional sin parangón en ninguna otra:  “Es uno de los mayores activos sociales”, remarcó.

Irene Bello planteó las coordenadas de la reforma para el sector: una cooperación ambiciosa, transformadora, con un centro político y de coordinación y gestión reforzado, que sea capaz de resolver los problemas de fragmentación y de promover la la coherencia de políticas en el conjunto de la acción exterior, y con recursos – para lo que es fundamental avanzar hacia el 0,5% en 2023 -, y con una hoja de ruta clara hasta el final de la legislatura. La medida del éxito de esta reforma será que la ciudadanía siga vistiendo la camiseta de la cooperación en las próximas décadas y que ésta se reconozca y sienta orgullosa de pertenecer a un país comprometido y solidario con las causas más importantes de nuestro tiempo, concluyó Irene.

Por último, Marta Iglesias, representante de la Federación de Derechos Humanos, reforzó la necesidad de que la ley ponga el foco en la realidad de reducción del espacio cívico y democrático y de las defensoras de los DDHH en muchos países con los que cooperamos. Para todo ello, señaló, es importante reforzar la coherencia de políticas y mecanismos concretos de apoyo.

Discurso de la presidenta Irene Bello

——————

Nota: el Consejo de Cooperación es un órgano consultivo de la política de cooperación internacional. Participan de él diversos ministerios, la AECID y actores como la CRUE, los sindicatos UGT y CCOO, la CEOE, CEEPES, la federación de DDHH y la Coordinadora. Organiza su trabajo en una comisión de seguimiento y en grupos de trabajo que se reúnen con regularidad durante todo el año. La Coordinadora elige en asamblea a 4 representantes de las organizaciones que se suman al presidente y a la vocalía de incidencia política para defender los intereses del sector.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.