En su futuro más cercano, Zakaría Ait , se imagina  trabajando de informático o de trabajador social, «aunque también le gustan mucho los deportes», afirma.  En este abanico de opciones  que se abren a su paso, hay algo que tiene claro. Ayudar a mi familia y  a todas aquellas personas que han pasado por la misma experiencia que él vivió hace años.  2017 es el año en el que «comienza de cero», después de una travesía en patera que casi le cuesta la vida. Hoy , Zakaría es voluntario del Proyecto de Alfabetización MERAKI, en Fundación Adsis Canarias, para ayudar a jóvenes como él: “A mí me faltó gente que me ayudara a entender, por eso yo quiero ser alguien que les explique las cosas, que los ayude a comprender lo que viven, para que estén tranquilos y vean que todo va a salir bien”, afirma en una de sus entrevistas.

De todo ello, es precisamente de lo que habla «Migrar la mirada» .  Un cortometraje creado por Fundación Adsis para desafiar los bulos y estigmas a los que se ven expuestas las personas migrantes y para invitarnos a asumir una mirada más empática y sensible hacia sus realidades. Esta docuficción forma parte del proyecto Meraki, una iniciativa del voluntariado de Fundación Adsis en Canarias, que ofrece recursos educativos a chicas y chicos jóvenes, migrantes, como herramientas básicas del idioma, de la cultura, de las TICs, así como de sus derechos y deberes. Todo ello acompañado de un asesoramiento en cuestiones administrativas y de recursos de atención que les acerque a alcanzar una vida digna, lejos de la exclusión.

P. En el documental , aparecen voluntarios como tú que  se dedican a   enseñar a otros migrantes a leer y escribir. Hasta que llegas a ese momento ¿cómo han sido estos años en España?

R. Me llamo Zakaría Ait, tengo 22 años, soy del norte de África, del Atlas (Marruecos) y llegué aquí a España en el 2017. Desde que llegué a España ha cambiado mucho mi situación. Al principio, llegué siendo menor y fui acogido en un centro de menores, no tenía papeles y no podía hacer nada. Luego empecé a estudiar los cursos básicos de dos y tres meses. Cuando cumplí los 18 años empecé a estudiar la ESO y trabajaba de vez en cuando. Este año me gradúé de la Educación Secundaria Obligatoria y ahora empiezo un ciclo medio de informática. En Marruecos tenía el bachiller hecho pero  decidí venir aquí para estudiar. También soy voluntario en Fundación Adsis y enseño a otros jóvenes migrantes a leer y a escribir. Llevo más de tres años como voluntario de la fundación.

P. Con el objetivo de contrarrestar los bulos y los discursos de odio presentes en la propaganda electoral y en las redes sociales, más de 200 organizaciones sociales han condenado la instrumentalización que se hace de los niños y niñas que llegan solos y solas a España en la estrategia electoral de cualquier formación política. Desde tu experiencia personal ¿cómo haces frente a los bulos y estigmas a los que están expuestos las personas migrantes?

R. Siendo yo mismo y dejando que me conozcan, informándoles de mi situación y de la de los menores de edad no acompañados que llegan aquí a España. Hay que desmentir todas esas informaciones falsas, las grandes mentiras, rompiendo estereotipos. Nunca se puede generalizar, en todas partes siempre hay gente buena y gente mala. No podemos meter todos en el mismo saco como dicen.

P. Y desde la óptica de la ciudadanía española ¿Cómo piensas que tendría que actuar la sociedad en España para hacer frente a los bulos y a este creciente discurso de odio?

La sociedad española tiene la opción de informarse. Muchos de ellos también han sido migrantes y muchos siguen siéndolo. Los canarios antiguamente migraron a Cuba o Venezuela, por ejemplo. Yo creo, por mi experiencia, que cuando nos conocen mucha gente piensa diferente. Al final no somos tan distintos de ellas y ellos y siempre podemos compartir con los demás desde el respeto.

P. Muchas personas os acusan de no “adaptaros” en la sociedad a la que llegáis, pero al mismo tiempo el propio sistema os pone obstáculos para encontrar un trabajo y regularizar vuestra situación. ¿Cómo se vive en esta dualidad?

R. Es muy difícil poder adaptarnos e integrarnos porque en parte el Gobierno lo pone muy difícil . Hasta  que no se cumplen cuatro años  en el país, en algunos casos, estamos indocumentados; eso no permite estudiar ni apuntarnos a ningún deporte ni nada. Sin embargo, por nuestra parte no tenemos ningún problema con los ciudadanos. Mi experiencia con los canarios es muy buena, también tengo muchos amigos colombianos, venezolanos, italianos, de muchos sitios… Como soy bailarín y conozco muchas canciones de aquí siempre tengo buen rollo con todos.

P. ¿Cómo podemos conseguir migrar la mirada y demostrar que la migración es fundamental para el óptimo desarrollo y evolución de la sociedad actual y de sus economías?

R. Los migrantes son muy necesarios aquí para trabajar, ya que suponen una mejora para la economía. Yo personalmente he venido aquí para trabajar, para buscar un buen futuro porque en mi país lo pasamos fatal. Yo estoy aquí para estudiar y tener un buen futuro.  Ayudar a mi familia que dejé en Marruecos y ese es mi objetivo.

P. ¿Qué responsabilidad tienen quienes crean los discursos dominantes: medios de comunicación, partidos políticos, organizaciones sociales?

R. Creo que los políticos y algunos periodistas deberían ser como mínimo objetivos y contar siempre la verdad y nunca fomentar el odio y el racismo con noticias falsas. Hay muchos partidos políticos o periodistas que intentan dar una mala imagen a las migraciones, creen que todo lo que pasa es culpa de las migraciones. Además, como ahora con el Covid la gente no trabaja, siempre le echan la culpa a los migrantes. Eso es lo que pasa aquí en España.

P. ¿Cómo te imaginas tu futuro? ¿Con qué sueñas?

R. En un futuro no muy lejano me imagino trabajando de informático o de trabajador social, o también de algo relacionado con los deportes que es lo que me gusta. Independientemente de eso, quiero ayudar a mi familia y me gustaría también traer a mi familia para que vivan conmigo aquí. Me gustaría también seguir ayudando a la gente, porque en el pasado en mi experiencia he vivido muchas situaciones en la calle. Siento que la gente necesita mi ayuda y voy a dedicarme siempre a ayudar a la gente que lo necesite.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.