160 millones de niños y niñas se ven obligados a trabajar en todo el mundo para sobrevivir. La pandemia amenaza con ampliar esa cifra otros nueve millones más, hasta finales de 2022. Así lo demuestra el último informe de UNICEF y la OIT, presentado hoy, día 11 de julio, en Madrid. En el acto de presentación han participado representantes del Gobierno, de la Cooperación Española y de ONG de Desarrollo que trabajan con la infancia.

En el encuentro, el Grupo de Infancia de La Coordinadora ha presentado un documento que analiza el papel de la Cooperación Española en la erradicación del trabajo infantil. La conclusión es clara: España debe esforzarse más y garantizar que las declaraciones se concretan en decisiones políticas y legislación.

Leyes de obligado cumplimiento para las empresas

Javier Ruíz Gaitán, representante del Grupo Infancia y Cooperación y la Plataforma de Infancia, ha destacado el rol de la Cooperación Española en los esfuerzos por la eliminación del trabajo infantil, ha hecho énfasis en la necesidad de poner en marcha medidas que permitan una efectiva evaluación del trabajo realizado. Ha incidido en la necesidad de pasar de las palabras a los hechos: “es urgente contar con leyes que garanticen la responsabilidad de las empresas en nuestro país y fuera de nuestras fronteras”. Además, ha recordado que tanto la cooperación financiera como la internacionalización de las empresas deben incluir estándares que garanticen que no se promueve el trabajo infantil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.