A través de sus propios testimonios podrás adentrarte en las experiencias de superación, resistencia y lucha de Poni, Aluel, Gune, Jork, Sabina, Okello, Geofrey, Ruba, Dudu y Alafi, protagonistas de esta exposición. Una serie de inspiradores relatos que nos acercan al lugar y a las personas que la protagonizan, y nos permiten conocer en primera persona sus sentimientos, sueños y motivaciones personales. Pero, además, nos invitan a reflexionar sobre cómo la voluntad política y el compromiso por la salud global y los derechos humanos pueden facilitar y promover un mundo más justo y donde todos los seres humanos disfrutemos de un hogar.

La ONG ugandesa Emesco y Farmamundi cumplen una década de trabajo conjunto en el país, facilitando el acceso a medicamentos, la atención primaria en salud y de emergencia, así como la formación a promotoras y promotores de salud, y el refugio a poblaciones desplazadas.

Esta muestra, que ha contado con el apoyo de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo, la hemos realizado con el objetivo de destacar las experiencias de superación, resistencia y lucha de estas personas e indagar, a su vez, en algunas buenas prácticas sobre el refugio y el valor que esto tiene para la defensa del derecho a la salud global, los derechos humanos y la equidad de género”, explica Trini Anguita, técnica de Farmamundi en Euskadi.

Uganda, un modelo de acogida

Un modelo de acogida como el de Uganda, que beneficie también a las poblaciones locales en cuanto a promoción de oportunidades laborales y mejoras en los servicios públicos, facilita la integración y la calidez de la acogida. Garantizando, en todos los casos, el amparo de las personas que huyen del horror y la pobreza, con oportunidades para emprender una nueva vida y disfrutar de un futuro digno y esperanzador.

Desde hoy podrás visitarla en nuestra web adjumani.saludglocal.org. Una iniciativa de Farmamundi, en asociación con Emesco y financiada por la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo, en el marco del proyecto ‘Contribuir a garantizar la protección y el ejercicio del Derecho a la Salud de la población afectada por la crisis humanitaria consecuencia del conflicto de Sudán del Sur

DATOS SOBRE EL REFUGIO EN ADJUMANI Y UGANDA:

Uganda tiene en acogida a 494.505 de personas refugiadas, de las que el 61,6% proceden de Sudán del Sur (921.013 personas).

El 15,3% de estas personas viven en el distrito de Adjumani, donde no existen zonas cercadas, ni muros, para la población refugiada, sino que viven junto a la población autóctona. Al llegar, las familias reciben terrenos para vivir y cultivar, y tienen acceso a los servicios sociales básicos en las mismas condiciones que la población local. A la población refugiada también se le anima a integrarse con la población autóctona.

En 2019, Uganda era el cuarto país receptor de personas acogidas, según ACNUR, a pesar de su tasa de pobreza y el colapso de su sistema sanitario por la gran incidencia de problemas de salud como la mortalidad materna, la desnutrición infantil, la malaria o el VIH, entre otros. Los esfuerzos del país se están centrando en proteger el derecho a la salud de su población local y de las personas refugiadas, destinando sus limitados recursos a poner en marcha estrategias y acciones para garantizarlo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.