El Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible (ICPDS) es una herramienta que mide, evalúa y compara el compromiso de los países con un desarrollo humano sostenible, justo y equitativo. Nace con el objetivo de ofrecer una alternativa a la hegemónica y limitada visión de los indicadores que habitualmente se usan para medir el progreso, especialmente el Producto Interior Bruto (PIB). El progreso de un país solo es progreso si es a la vez compatible con el de otros países y con el del conjunto del planeta. Este índice nació para medir esa relación e influir en la construcción de las políticas públicas.

Ahora bien, los datos no son neutros; cifras, estadísticas y números muestran las grietas de un sistema que no es justo para todo el mundo; especialmente para las mujeres. Llegar a los rincones de esas estadísticas, utilizar los datos adecuados, compararlos y sacar conclusiones requiere un esfuerzo importante. Hacer ese ejercicio es imprescindible si queremos conseguir una fotografía feminista sobre el impacto de las políticas públicas en la vida de las personas.

Con este objetivo, Carmen Castro, de la Cátedra d’Economia Feminista de la Universitat de València, hace una revisión del ICPDS con la que pretendemos mejorar su capacidad para medir la coherencia de políticas para el desarrollo sostenible desde una perspectiva feminista.

Qué supone este enfoque

Apostar por este enfoque exige, entre otras cosas, integrar esta visión en los instrumentos de evaluación política y en herramientas de medición del progreso de la sociedad. Esta forma de analizar permitirá observar cómo evolucionan las desiguales relaciones de poder sobre mujeres y hombres, cómo afectan a su situación social y condiciones de vida y qué tendencias de cambio se perfilan.

¿Qué es lo que ofrece este informe con visión feminista? En él encontramos un resumen del marco conceptual de género y de evaluación y medición feministas. Realiza un relectura de la Agenda 2030 y repasa los principales indicadores para evaluar las políticas públicas desde esta perspectiva. Finalmente, propone una seria de propuestas de mejora para el ICPDS.

Contar con este análisis y estas propuestas supone un paso muy importante para la incorporación de esta visión y puede considerarse como el primero en este sentido. Es un paso más de los muchos que vienen por delante porque se trata de un concepto en constante evolución y también por nuestro compromiso con la mejora constante.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.