Evalin Karijo hace un recorrido por las consecuencias de la pandemia en el continente de la mano de quienes sufren su impacto con mayor fuerza. “A medida que COVID-19 continúa propagándose en África, existe una gran preocupación por su impacto en las mujeres y las niñas, que sufren vulnerabilidades crecientes debido a la saturación de los sistemas de salud. Según la Organización Mundial de la Salud, servicios esenciales como el acceso a salud sexual y reproductiva se han visto interrumpidos. Además, las mujeres enfrentan un mayor riesgo de violencia de género a raíz del brote del virus”.

P.¿En qué situación se encuentran, entonces, las mujeres?

R. Normalmente, las mujeres soportan una gran carga de cuidados dentro de la sociedad. Incluso antes de la pandemia, las mujeres hacían tres veces más trabajo de cuidado no remunerado que los hombres. Como comentaba antes, la crisis de la COVID-19 está teniendo un impacto en la salud y seguridad de las mujeres. Por otra parte, las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en los órganos de toma de decisiones, no solo en África sino en todo el mundo. En África subsahariana, el número de mujeres en el parlamento sigue siendo muy bajo, con una participación media regional del 23,7%.

Karijo recuerda que este año se celebra el vigésimo quinto aniversario de la Plataforma de Acción de Beijing. “Y, sin embargo, muchos movimientos sociales liderados por mujeres experimentan barreras estructurales, influenciadas por nuestras estructuras políticas y sociales, que impiden que las mujeres participen plenamente en los procesos de toma de decisiones. Esto deriva en una imposibilidad real para que los movimientos sociales avancen incluso durante esta época de pandemia”.

Una juventud comprometida e innovadora

El 35% de la población africana es joven; personas entre los 15 y los 35 años que enfrentan este contexto desde una situación con enormes dificultades. Evalin Karijo describe una realidad compleja marcada por altos niveles de desempleo, acceso inadecuado a los servicios de salud básicos o aumento de los casos de violencia sexual y de género entre adolescentes y jóvenes. “Un estudio que llevamos a cabo recientemente con jóvenes en Kenia destaca cómo la pandemia les está afectando a su salud mental, con hasta un 30% sufriendo estrés y miedo. Cerca del 50% de las personas jóvenes había experimentado una pérdida significativa de empleos e ingresos

Antes de la pandemia, cerca del 50% de las personas jóvenes había experimentado una pérdida significativa de empleos e ingresos.

P. En un contexto de tales características, ¿cuáles son las propuestas de la juventud?

R. “La juventud africana está demostrando un liderazgo continuo en sus comunidades y países. No solo están en la primera línea como trabajadores de la salud, sino que también están promoviendo la salud y la seguridad en sus roles como investigadores, activistas, innovadores y comunicadores. Por ejemplo, un equipo de jóvenes expertos en Kenia desarrolló Tiba-Vent, los primeros ventiladores mecánicos en la región, para ayudar a los pacientes con COVID-19 con la respiración”.

La innovación de la juventud está creando propuestas muy interesantes de vigilancia ciudadana de las decisiones políticas y sus consecuencias sobre la vida de las personas. Una de estas iniciativas pone el foco sobre la salud sexual y reproductiva en varios países. “Youth in Action (Y-ACT) ha movilizado a jóvenes de 14 países para desarrollar el primer centro panafricano de rendición de cuentas de salud sexual y reproductiva” -señala Evalin Karijo-.

Movilizaciones ciudadanas

Antes de la llegada de la pandemia, África asistía a una ola significativa de movilización ciudadana en la que la juventud tenía un papel determinante. Desde que comenzó la pandemia, “Lo que ha sido inspirador es que jóvenes activistas y voluntarios han estado constantemente innovando y generando ideas para contribuir a terminar con ella”.

Evalin Karijo menciona la campaña #ChampionsKwaGround, una iniciativa que destaca las “contribuciones increíbles que está haciendo la juventud en la lucha contra el virus”. Otra propuesta ha sido la campaña Sauti Sasa que recopiló opiniones de más de 2.000 jóvenes en Kenia que propusieron soluciones para que los responsables políticos aborden los embarazos adolescentes. O la iniciativa Zuia Zogo, que exige abordar los crecientes casos de violencia sexual y de género.

Es vital que usemos nuestra imaginación para crear un mundo nuevo, con nuevas reglas.

P. ¿Cómo están reaccionando los Gobiernos y la comunidad internacional ante este tipo de iniciativas ciudadanas?

R. Durante este período pandémico, el liderazgo, la gobernanza y la rendición de cuentas son más necesarias que nunca. Los Gobiernos y la comunidad internacional deben implementar instrumentos que fomenten el compromiso de colaborar y reconocer el potencial de la ciudadanía, incluidas las mujeres y la juventud. La mayoría de los líderes africanos tienen 55 años o más; otros tienen más de 75. Estas personas están decidiendo el destino de una población que es mayoritariamente joven. Cada vez es más difícil que la gente joven sea escuchada, a menos que se tomen medidas específicas para promover el liderazgo juvenil. Por otra parte, y en relación con la situación de las mujeres, mientras los países se esfuerzan por implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es imperativo que los Gobiernos y la comunidad global apoyen a los movimientos sociales e inviertan en leyes que permitan a las mujeres alcanzar su máximo potencial mientras aprovechan las oportunidades de liderazgo.

P. Como mujer joven africana, ¿qué le pides a 2021?

R. Mientras miramos al futuro, debemos evitar el riesgo de volver a un status quo que sigue perjudicando a jóvenes, niñas, mujeres y otros grupos marginados. Es vital que usemos nuestra imaginación para crear un mundo nuevo, con nuevas reglas. Un mundo donde las personas con derechos que les pertenecen legítimamente -jóvenes y mujeres- tengan la oportunidad y cuenten con plataformas para ser escuchadas y valoradas como iguales. Una cuestión que debe ser especialmente importante en los procesos de respuesta y recuperación durante este momento de la pandemia.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.