En este 2020 el inicio de la siembra se tuvo que retrasar a principios de octubre por recomendación y previsión de los agrónomos saharauis debido a las elevadas temperaturas durante todo septiembre. Pero a finales de noviembre ya se constatan resultados. Hay algunos cultivos bastante desarrollados y se están cosechando los primeros nabos, lechugas y hojas de cilantro.

Para esta campaña agrícola, el Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (CERAI) ha suministrado semillas de cultivos hortícolas para más de 151 huertos repartidos entre las dos wilayas. Se trata de semillas de una amplia variedad de cultivos: cebolla, zanahoria, remolacha, nabo, tomate, pimiento, pimiento guindilla, berenjena, calabacín, pepino, lechuga, cilantro, perejil, alubia, acelga, guisante, haba, espinaca, hinojo, fenogreco, col y coliflor. El periodo de siembra duró hasta final de octubre para la mayoría de cultivos, salvo calabacín (que se siembra una segunda vez), melón y sandía que se sembrarán el próximo mes de febrero.

Este aporte de semillas se ha realizado en el marco del proyecto “Mejorado acceso a alimentación fresca de calidad de la población saharaui por apoyo a las redes formales de mujeres productoras y familias”, financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y ejecutado junto con el Ministerio de Desarrollo Económico de la República Árabe Saharaui Democrática.

Además de las semillas, CERAI también ha aportado materiales para los sistemas de riego a las familias beneficiarias de años anteriores que mantienen los cultivos. Se ha realizado una aportación de tuberías, goteros y en algunos casos la instalación de depósitos o la sustitución de bombas de agua que no se pueden reparar.

Fomento del autoempleo femenino

La puesta en marcha de la campaña agrícola ha sido posible un año más gracias al apoyo de las coordinadoras de huertos familiares. Hay una coordinadora por cada daira o distrito, y un equipo de coordinación para cada wilaya. Ellas se encargan de la distribución de las semillas y de coordinar que las familias hagan un buen manejo de los cultivos en los huertos.

Uno de los objetivos del proyecto que está llevando a cabo CERAI es fomentar que las coordinadoras tengan cada vez más experiencia y un mejor conocimiento sobre los cultivos y el manejo de los huertos familiares. Por ello, en el período de julio a noviembre, los huertos de las coordinadoras de ambos equipos han sido objeto de diversas mejoras. Se ha ampliado el perímetro o la superficie de algunos huertos, se han duplicado los invernaderos, se han reparado y mejorado sistemas de riego, y se han construido dos huertos nuevos.

Todas estas mejoras tienen como objetivo generar una fuente de autoempleo femenino entre las coordinadoras de huertos familiares, de modo que puedan llegar a formar una cooperativa social para ofrecer servicios agrarios a los huertos familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.