Las enmiendas parciales a los presupuestos generales del Estado 2021 que hemos presentado demuestran que no se trata de una cuestión de fondos, sino de voluntad política. Mientras los recursos destinados a defensa siguen creciendo notablemente, las partidas destinados a cooperación son claramente insuficientes. Los fondos para la reconstrucción deben asegurar la protección de los derechos humanos y la garantía de una vida digna en cualquier lugar del mundo.

La crisis mundial que vivimos exige respuestas globales; no saldremos de esta situación si no lo hacemos de manera colectiva. Los presupuestos deben contemplar en sus cuentas partidas suficientes para garantizar que así sea. Las propuestas que realizamos demuestran que es posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.