Y es que el riesgo de que se produzcan graves retrocesos en el camino para alcanzar antes de 2030 una educación inclusiva, equitativa, gratuita y de calidad para todas las personas a lo largo de su vida, es muy alto. El momento es ahora y los protagonistas son el Gobierno y los representantes políticos de la ciudadanía española en el congreso y el senado, ejerciendo su responsabilidad con los Presupuestos Generales del Estado del 2021 que se están negociando estas semanas. 

Entreculturas reivindica que es indispensable redoblar la solidaridad global y los esfuerzos de todos los agentes implicados si queremos estar a la altura de los desafíos de nuestro tiempo y de un mundo cada vez más interdependiente. La pandemia ha puesto en evidencia las brechas educativas existentes y actuar ahora e invertir en programas de recuperación y reinserción es mucho más eficiente que desarrollar la educación de segunda oportunidad a largo plazo. Una acción inmediata podría reducir el coste adicional del COVID-19 para el ODS 4 en un 75%.

La cooperación española debe estar orientada a garantizar el ODS 4 y por lo tanto España debe:

  • Recuperar la inversión en cooperación en la senda del 0,7% priorizando la ayuda en educación como un sector clave al que destinar nuestros fondos. En esta senda, el compromiso electoral del PSOE, así como el acuerdo de Gobierno actual, incluyen el 0,5% al final de la legislatura.
  • Focalizar los esfuerzos en la ayuda a la educación básica, asumiendo nuestros compromisos en las iniciativas multilaterales que existen, como la Alianza Mundial por la Educación (AME), así como alcanzar el 8% de la AOD bilateral española, tal y como señaló la propia Comisión de Cooperación del Congreso a través de sendas Proposiciones No de Ley en 1999 y 2006.
  • Incrementar el porcentaje del presupuesto de acción humanitaria destinado a educación hasta llegar a, al menos, un 6% del mismo, en consonancia con las prácticas recientes de la UE y del conjunto de la comunidad internacional.
  • Comprometerse en el apoyo institucional y financiero con los fondos multilaterales que están abordando situaciones de emergencia educativa como Education Cannot Wait (ECW) y la Alianza Mundial por la Educación (AME). Pedimos, además, que se respalden y apliquen la Declaración sobre Escuelas Seguras y las Directrices para Prevenir el Uso Militar de Escuelas y Universidades durante Conflictos Armados.
  • Apoyar y fortalecer el tejido solidario construido por las ONG en los distintos territorios e intensificar procesos de educación para la ciudadanía, tal como se insta a los países mediante la meta 4.7 del ODS 4. Para esto, resulta fundamental establecer un porcentaje del 10% en los presupuestos de cooperación destinados a educación para la ciudadanía y poner en valor el trabajo en consorcio entre las ONG y otros actores educativos para llevar a cabo acciones de formación y sensibilización.

Más que nunca, es primordial activar a la ciudadanía global en redes de solidaridad en el ámbito local y disponer de espacios de sensibilización, formación y voluntariado transformadores donde ofrecer la oportunidad de conocer e involucrarse en el desarrollo sostenible, la defensa de los derechos humanos y la eliminación de las desigualdades sociales y el liderazgo de la ciudadanía.Hay que actuar ya y la voluntad política es fundamental. El momento es ahora.

Link a Informe: https://www.entreculturas.org/es/informe-vuelta-al-cole-2020

Autora: Macarena Romero, técnica de incidencia política y movilización social de la ONG Entreculturas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.