Organizaciones sociales de toda Europa lo advierten: la decisión de recortar los fondos destinados a cooperación y acción exterior en la UE debe revertirse. Las múltiples y complejas crisis que enfrentamos como humanidad exigen una apuesta firme por la corresponsabilidad y la solidaridad. La próxima década debe estar marcada por una cooperación y acción internacionales sin precedentes que garantice los derechos humanos en todo el mundo, la protección del plantea y el cumplimiento de los compromisos asumidos en la Agenda 2030.

Este llamamiento se produce ante la próxima ronda de negociaciones sobre el Marco Financiero Plurianual 2021-2027. Las negociaciones deben revisar los profundos recortes acordados por los jefes de Estado y de Gobierno el pasado mes de julio. De no ser así, se enviará una señal alarmante sobre la responsabilidad y solidaridad europeas con el resto del mundo. Supondrá, además un enorme obstáculo a la capacidad de la UE para hacer frente a las crisis mundiales que golpean especialmente a los países empobrecidos. Aún estamos a tiempo de estar a la altura y de ser coherentes con los valores fundacionales de la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.