Consulta el documento completo AQUÍ.

 

 

 

Medidas urgentes para que las organizaciones puedan continuar con el trabajo de apoyo a las poblaciones más vulnerables, las acciones de emergencia, la Educación para la Ciudadanía Global y para el refuerzo de la política de cooperación.

  • 1. Confirmar la continuidad de las actividades materiales -proyectos con cargo a subvenciones públicas-, tal y como recoge el art. 54 del RD del 31 de marzo o, en su defecto, incluir las actuaciones de las ONGD como parte de los servicios esenciales en el contexto del Real Decreto 10/2020.
  • 2. Confirmar la ampliación de plazos de ejecución de la actividad subvencionada y, en su caso, de justificación y comprobación de dicha ejecución, aunque no se hubiera contemplado en las correspondientes bases reguladores. (art 54).
  • 3. Suprimir las restricciones a las asignaciones presupuestarias dentro de las subvenciones en marcha para dotar de la flexibilidad necesaria para hacer frente a los cambios exigidos por la situación de excepcionalidad.
  • 4. Facilitar la articulación con las OTC para poder estudiar las casuísticas de cada país.
  • 5. Abordar medidas específicas de apoyo a los socios locales.
  • 6. Autorizar la ejecución de gastos de funcionamiento con cargo a los proyectos, incluso estando la actividad suspendida
  • 7. Homogeneizar la interpretación que las distintas administraciones hacen de las medidas adoptadas para evitar mayores perjuicios a las organizaciones por discrepancias en los criterios de cada una.
  • 8. Promover una mayor inversión en educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía global, de manera articulada con la cooperación descentralizada y con otros ministerios competentes (Educación, MITECO, Derechos Sociales, Igualdad), en el marco de la Agenda 2030 y alineada con la meta 4.7.

Paquete de medidas de apoyo al sector, como actor clave y especializado de apoyo a las poblaciones más vulnerables en la lucha contra la pandemia.

  • 9. La creación de un fondo de contingencia para ONGD que cubra los gastos extraordinarios que ha generado en COVID 19 (por ejemplo repatriaciones, adaptación de estructuras en terreno según la duración de confinamiento y alarma en cada país…).
  • 10. La aprobación de un fondo de crédito a tipo 0 y devolución en 10 años para afrontar gastos estructurales durante el 2020 y el 2021, debido al retraso en futuras convocatorias o la reducción de convocatorias que estaban previstas
  • 11. Tener en cuenta, a la hora de tramitar ERTES, la especificidad del trabajo de las ONGD en otros países en relación con el impacto de la crisis sanitaria en esos contextos.
  • 12. Otras medidas de apoyo económico y fiscal que amortigüe el impacto del estado de alarma en el sector, incluyendo  las medidas de apoyo a las ONGD que se negocien en el ámbito de la Unión Europea, tanto a nivel económico-estructural como en el ámbito de la cooperación internacional europea.

Compromiso con la AOD en los Presupuestos Generales del Estado.

  • 13. España debe ser consecuente con la respuesta global que reclama para luchar contra la pandemia, para lo cual, ahora más que nunca, es importante mantener el compromiso de incremento de la AOD en 2020, siguiendo el compromiso de alcanzar el 0,5% en la legislatura como paso intermedio para alcanzar el 0,7%.
  • 14. Dicho incremento debe centrarse en reforzar el presupuesto de la AECID para desarrollar programas con enfoque de género y focalizados en salud, acceso a la educación, servicios básicos, protección de la salud sexual y reproductiva de las mujeres y niñas, y con especial atención a la recuperación de la Ayuda Humanitaria desde la OAH, que debería alcanzar el 10% de la AOD efectiva.
  • 15. Debe contar con la colaboración de las ONGD, para lo cual es clave el  fortalecimiento y adecuación de los instrumentos disponibles, incluyendo la Educación para la Ciudadanía Global.
  • 16. Estas partidas deben concentrar un incremento de recursos del orden de 300 millones respecto a los PGE aprobados en 2018.

 Reforzar la política de cooperación para afrontar la dimensión global de la crisis del COVID-19.

  • 17. Una contribución sustantiva de 100 millones de euros con recursos voluntarios adicionales a iniciativas multilaterales clave, mayoritariamente del sistema de Naciones Unidas, y con especial atención a los refugiados y comunidades más vulnerables.
  • 18. La defensa de un 10% de recursos destinados al capítulo VI a través del Instrumento Único y manteniendo el volumen de 9,76 mil millones de euros para ayuda humanitaria en las negociaciones abiertas del marco presupuestario plurianual de la UE. Estamos en un momento en el que necesitamos más Europa y una Europa implicada como actor global
  • 19. Promover la cancelación de la deuda bilateral de los países sobreendeudados y más vulnerables y expuestos a la pandemia y tener una actitud proactiva y generosa en las instituciones financieras multilaterales y el Club de París.
  • 20. Sostener y aumentar progresivamente los presupuestos de AOD orientados a la lucha contra la pobreza y la desigualdad, mantener el compromiso de legislatura con el marco de reformas del sistema, y garantizar la adecuada participación de las organizaciones sociales en su ejecución, con foco en el apoyo a las poblaciones más vulnerables.

OTROS DOCUMENTOS DE INTERÉS:

Recomendaciones de CONCORD sobre la respuesta de la UE a la crisis.
Recomendaciones de Futuro en Común frente a la Crisis sanitaria, económica y social.

Documento del Grupo de Referencia de las organizaciones de la sociedad civil del CAD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.