La educación, la movilización social y la juventud son para InteRed pilares fundamentales sobre los que construir una ciudadanía global que ponga fin a las violencias machistas. Son precisamente estos elementos los que vertebran nuestra nueva propuesta educativa, Toca Igualdad, una iniciativa que presentamos el pasado 30 de enero en Madrid para marcar con fuerza nuestra apuesta por la coeducación como herramienta para identificar, desmontar y actuar frente a las violencias machistas y sus causas.

Toca Igualdad se dirige a jóvenes de entre 14 y 25 años de más de 20 ciudades de España, en los que InteRed cuenta con presencia a través de comités, delegaciones y voluntariado, y a la comunidad educativa (centros educativos, docentes y familias). Su impacto llegará también a los países en los que trabajamos.

El evento de presentación arrancó con la voz de jóvenes estudiantes de Madrid, de los colegios Lourdes y Valdebernardo, quienes pudieron narrar en primera persona los aprendizajes y retos que esta propuesta educativa ha supuesto en sus aulas. Hablaron de la sorpresa de identificar violencias en espacios y situaciones cotidianas; del impacto personal que cada joven ha experimentado; de las resistencias de grupo que encontraron y, sobre todo, de su firme convicción de ser agentes activos en la prevención de las violencias contra las mujeres. “Pienso que es muy importante que los chicos sientan que son muy importantes en el feminismo porque el feminismo solo derrotará al patriarcado en el momento en el que cada hombre del mundo sea feminista”, compartió Hugo, de 16 años.

Para contextualizar el recorrido histórico y argumentar la necesidad de implementar la coeducación en las aulas, diversas expertas nacionales e internacionales participaron en una mesa de diálogo. Elena Simón Rodríguez, profesora, catedrática y especialista en coeducación, posicionó la coeducación “como el instrumento que nos permitirá, cuando se generalice, romper todos los prejuicios que hacen que la violencia de género continúe”.

Benita Cordero, Coordinadora de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas (CONAMUCA) de República Dominicana, se centró en su experiencia en intervención de violencias machistas desde la educación y la participación comunitaria en un contexto complejo donde “se sigue retrocediendo” en la garantía de los derechos de las mujeres y en el aumento de la violencia. “Desde CONAMUCA trabajamos para prevenir la violencia con los pares, que salen para formar a otros jóvenes. Con esto apostamos a la reducción a la violencia. Si logramos formar ciudadanos y ciudadanas sujetas de derechos lograremos una sociedad más sana”, afirmó Benita.

Esperanza Tubac Culajay, mujer maya Kaqchikel experta en atención a supervivientes indígenas de la violencia de género en Guatemala, abordó la importancia de fortalecer las alianzas con el movimiento feminista, tanto para alzar y arropar la voz de las bases en el país,”como para lograr que iniciativas como Toca Igualdad se vuelvan globales, porque las hacemos propias”, explicó.

Por su parte, Mercedes Ruiz-Giménez, presidenta de AIETI (Asociación de Investigación y Especialización sobre Temas Iberoamericanos), centró su intervención en el enfoque de derechos humanos y en la necesidad de poner en el centro del debate la sostenibilidad de la vida y la mirada global. “¿Dónde ponemos el foco del ecofeminismo? En la vida. La vida es fundamental, el derecho a una vida libre de violencias, una vida en plenitud, vida digna y plena en el disfrute de todos nuestros derechos. El ecofeminismo acoge la mirada global, que visibiliza y propone ante esta crisis de cuidados, económica y social, un análisis de las violencias machistas y sexuales desde un marco global, para poder ver las raíces y razones de lo que sucede”, explicó.

Clara Urbano, responsable de Campañas de InteRed, introdujo los principales elementos con los que Toca Igualdad pretende contribuir a prevenir las violencias contra las mujeres dentro y fuera del aula. “La práctica educativa de Toca Igualdad se guía por cuatro niveles de acción en el aula: el cuidado de las personas y del planeta, el reconocimiento de la diversidad de identidades, la promoción de una una educación afectivo sexual respetuosa y de calidad y la prevención de las violencias machistas”, expuso Urbano.

Tras el turno de preguntas, el colectivo Oihulari Klown se encargó de presentar las clownclusiones del evento, lo que logró despertar las risas del público y transmitir, sin filtros, el camino de obstáculos que hombres y mujeres tenemos que superar para avanzar hacia la igualdad entre hombres y mujeres y lograr una vida libre de violencias contra las mujeres.

Las acciones formativas y educativas buscan romper el silencio, identificar las violencias contra las mujeres, desmontar los causas y poderes que las mantienen y actuar desde lo individual y colectivo para ponerlas fin. Las y los jóvenes se encargarán, con propuestas propias, de liderar este proceso de transformación que permita a chicos y chicas, hombres y mujeres, vivir en igualdad.

Toca Igualdad

Toca Igualdad posiciona a la coeducación como la herramienta más eficaz para generar una ciudadanía global crítica y comprometida, porque para poner fin a las violencias contra las mujeres es imprescindible cuestionar el actual y desigual modelo de desarrollo a nivel global y local.

La práctica coeducativa parte de la riqueza que nos ofrece la diversidad, y propone que todas las personas seamos formadas en un sistema de valores, comportamientos, normas y expectativas que no esté jerarquizado en función de una valoración desigual del sexo, el género u otros rasgos característicos de la persona.

Visita la web de nuestra propuesta, haciendo click aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.