Farmamundi, a través de su cátedra extraordinaria “Derecho a la Salud y acceso a medicamentos”, celebra los días 4 y 5 de julio su segundo curso de verano en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), que pone el foco en “El precio del medicamento: aportes desde una perspectiva del derecho a la salud”. En el Paraninfo San Bernardo de la capital la ONG reúne a profesionales de reconocido prestigio internacional, como la eurodiputada y portavoz socialista en la Comisión de Peticiones y miembro de la Comisión de Medio Ambiente y Salud Pública, Soledad Cabezón Ruiz, para analizar cuáles son los factores que determinan el precio de los fármacos que repercute en su disponibilidad y accesibilidad.

En 2018 el gasto en medicamentos del Sistema Nacional de Salud, que sigue aumentando de forma imparable, aumentó en 795 millones de euros más, según el Ministerio de Hacienda. Supone un 4,65% más respecto a 2017. Si lo comparamos con el año 2014, el gasto ha aumentado en 2.700 millones”, afirma el experto en Salud Pública y Políticas de Salud, Fernando Lamata, que intervendrá el 5 de julio para analizar el impacto del precio del medicamento en el sistema público de salud.

Este aumento, continúa Lamata, repercute negativamente en la calidad del Sistema Nacional de Salud. “Hay menos dinero para personal, para equipamiento, para reducción de listas de espera. Como, además, parte del gasto sanitario público en medicamentos se ha derivado a los pacientes, con los copagos, muchas personas no pueden comprarlos. El año pasado, 1.400.000 personas no pudieron comprar el fármaco que les habían recetado en la sanidad pública”.

Innovación biomédica y patentes

El curso, que se enmarca dentro de la cátedra de Farmamundi en la UCM, lo inaugura este 4 de julio, a las 9 de la mañana, la coordinadora de políticas de la campaña “No es Sano”, Irene Bernal, que hablará de las políticas y actores globales que influyen en el precio de los nuevos fármacos. “El precio de los medicamentos innovadores se convierte de facto en un obstáculo al acceso cuando lo que la industria farmacéutica pide por ellos supera las posibilidades de pago de los Estados de hoy y de mañana. Este es un problema que tienen todos los Estados fruto de la propia arquitectura del sistema sobre el que está construida la innovación biomédica, donde los monopolios que generan las patentes otorgan total libertad a la industria para ponerle al fármaco el precio que quieran”.

La formación, que dirige el catedrático de Historia de la medicina de la UCM, Luis Montiel, se desarrolla en horario de mañana y cuenta con profesionales y expertos en el acceso a medicamentos y políticas públicas de salud como Germán Velásquez, Fernando Lamata, Soledad Cabezón Ruiz, Elena Villanueva, Avemari Aburto e Irene Bernal.

‘Medicamentos a un precio justo’ en el Congreso

El curso también abordará la propuesta de diecinueve organizaciones y profesionales de la sanidad pública y de la comunidad científica, entre las que se encuentra Farmamundi, de llevar al Congreso de los Diputados la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) ‘Medicamentos a un precio justo’, con el fin de llevar al parlamento y a la sociedad propuestas para cambiar el sistema actual de fijación de precios de los medicamentos, impulsar medidas de transparencia en la I+D en salud así como la creación de un fondo de investigación independiente y público de medicamentos.

En los últimos años hemos asistido a un aumento continuado de los precios de los nuevos medicamentos, en muchas ocasiones con cifras muy superiores a los costes de investigación y fabricación, como ha puesto de manifiesto el caso de la Hepatitis C y los antivirales de acción directa. Esta situación ha conllevado un importante incremento del gasto farmacéutico, poniendo en peligro la sostenibilidad del sistema e introduciendo copagos en los medicamentos a miles de personas, limitando el acceso a determinados tratamientos.

La falta de transparencia sobre lo que cuesta un fármaco perpetua un sistema opaco que favorece a la industria, impide conocer costes reales de I+D, comercialización y marketing y por tanto saber en realidad por qué pagamos esas cantidades. El secretismo y la confidencialidad sobre el precio del medicamento debe revertirse y contar con la información real y auditada que permita a las partes tener una negociación justa y equilibrada y garantizar el interés general por encima de los intereses industriales”, explica Bernal.

Algunas de las propuestas que plantea la Iniciativa Legislativa Popular ‘Medicamentos a un precio justo’ los resume Lamata de forma sencilla: “Fijar precios justos, teniendo en cuenta lo que se gastan realmente las empresas en la investigación y la fabricación, añadiendo un beneficio prudente, no abusivo. Exigir transparencia en todo el proceso, garantizar la formación independiente de los profesionales sanitarios para evitar los conflictos de interés, así como fomentar la investigación independiente hasta el proceso de autorización y comercialización”.

Si la Mesa del Congreso admite a trámite la ILP, las organizaciones que participan en el proceso tendremos un plazo de nueve meses para recoger 500.000 firmas que permitan su debate en el Congreso de Diputados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.