A un mes de las elecciones europeas, avanzan los debates al más alto nivel sobre el desarrollo sostenible y sobre cómo Europa implementará la Agenda 2030. Una oportunidad que es aprovechada por la plataforma Concord para presentar su informe “¿Vais a priorizar el Desarrollo Sostenible: la prueba del algodón a los líderes europeos?” en el que les solicita un firme compromiso con el desarrollo sostenible.

El informe de Concord ofrece tres recomendaciones: apostar por una estrategia de desarrollo sostenible que guíe las acciones futuras, asumir liderazgo y responsabilidad al más alto nivel y asegurar una mayor coherencia de políticas, especialmente en lo que se refiere a los impactos negativos que algunas actuaciones de la UE generan en el mundo.

Pasar o no la prueba del algodón dependerá de si la UE se toma en serio la implementación de la Agenda 2030 y apuesta por un rol internacional que sea coherente con la sostenibilidad. Si quiere ser una alumna aplicada, debe tener en cuenta cinco áreas sensibles en las que nos la jugamos: comercio, migraciones, alimentación-agricultura, medioambiente-clima y fiscalidad-comportamiento empresarial. Sin cambios fundamentales en esas cuestiones, será muy difícil pasar la prueba.

En este sentido, se plantea que es imposible ponerse la medalla del círculo de colores de la Agenda 2030 si las clausulas ambientales y sociolaborales son piezas secundarias en los tratados comerciales o si, por ejemplo, se priorizan tribunales de arbitraje ad-hoc por encima del derecho de los países, o se importan productos agrícolas y materias primas que destruyen ecosistemas; se evaden impuestos en los países donde operan, se instrumentaliza la cooperación para el control migratorio o no se respetan los derechos de las personas migrantes y refugiadas.

El documento apunta propuestas de extremada utilidad para los líderes europeos que deben tomarse en serio la coherencia de políticas para el desarrollo sostenible.

Europa, perdida en la ruta del desarrollo sostenible

Con una cierta parsimonia y bajo la presión del Consejo Europeo[1], la Comisión presentó a finales de enero el documento de reflexión para una Europa Sostenible de aquí a 2030. El propio Timmermans – candidato a la presidencia de la Comisión de los socialdemócratas – estuvo en Madrid a principios de febrero. Entonces, la sociedad civil dio la bienvenida al debate abierto. Un debate que trazaba diversos escenarios avanzar y poner las manos en la masa. La sociedad civil pedía ambición, altura de miras y sentido de urgencia para afrontar el debate sobre los desafíos actuales de la UE y definir su papel en el mundo.

La reacción del Consejo llegó el 9 de abril con el Documento de Conclusiones “hacia una Europa todavía más sostenible”. En España, ha sido el Alto Comisionado en coordinación con el Ministerio de Exteriores, quien ha participado en el proceso. Las conclusiones llaman a que Europa sea pionera del desarrollo sostenible y apueste por una Agenda 2030 ambiciosa, integral y holística.

Futuro en Común trasladó al presidente Sánchez una carta pidiendo máxima implicación y ambición en este debate. La sociedad civil española ha señalado en diversos momentos que el avance del desarrollo sostenible debe promoverse desde nuestro país, pero también desde Bruselas. Que unos y otros vayan de la mano y coordinados, será crucial para llegar a buen puerto.

El momento de la retórica debe dar paso al de las decisiones y en el horizonte próximo hay varias oportunidades. La ciudadanía tiene una cita con las urnas; los líderes europeos, se encontrarán en Sibiu, en mayo, en la conferencia sobre el futuro de la UE; además la propia UE se somete al examen voluntario en el foro político de alto nivel y, por último, tendrán que establecerse las prioridades estratégicas de la próxima Comisión.

 

[1] Los Estados miembros pidieron a la Comisión avanzar con los trabajos de la implementación de la Agenda 2030 desde junio de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.