Lo que no se nombra no existe. Cientos, miles de mujeres han dejado a lo largo de los años una huella imborrable en el mundo científico que ha marcado el pasado, presente y futuro de lo que somos. Y sin embargo, muchas no han tenido el lugar en la historia que se merecen.

El 2015 la Asamblea de Naciones Unidas proclamó el 11 de febrero como el “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia”. Una fecha para visibilizar la labor de las científicas y para cerrar la brecha de género que existe en la ciencia. Por eso hoy, os traemos un recopilatorio que ha hecho Pandora Mirabilia a través de la serie  “Un cuento propio”:

María Elena Caso. México, 1915-1991. Bióloga especializada en Ciencias del Mar. María Elena dedicó 50 años de su vida al estudio de la vida marina. Recorrió las costas de México y fue recolectando ejemplares de erizos, estrellas y pepinos de mar, para estudiar en su laboratorio hasta llegar a fundar  la Colección Nacional de Equinodermos, la más importante de América Latina. Esta mexicana desafió las convenciones y se convirtió en una científica de referencia en el campo de la biodiversidad marina.

Trótula de Salerno. Italia, siglo XI. Médica.  Conocida posteriormente como Trotula de Salerno, fue una importante médica de la época y una profesora en la Escuela de Salerno. Hoy en día se le considera como la primera persona en el mundo en especializarse en ginecología y obstetricia. Y aunque poco o nada se sabe de su vida privada o de su recorrido vital, lo que sí se conoce es que sus aportaciones científicas revolucionaron el mundo de la medicina,  la ginecología y obstetricia. Sus saberes dieron un paso de gigante en la mejora de la salud integral de las mujeres e hicieron valiosas contribuciones que llegan hasta nuestros días.

Valentina Tereshkova. Rusia, 1937.  Astronauta e ingeniera. Cosmonauta soviética, Valentina  ha pasado a la historia por ser la primera mujer que viajó al espacio. Su nombre en clave era chaika, que significa “gaviota” en ruso. El 16 de junio de 1963, a bordo de la nave Vostok 6, Tereshkova dio 48 vueltas alrededor de la Tierra durante tres días. Tras esta hazaña, Valentina continuó colaborando en el programa espacial soviético y se convirtió en una personalidad destacada en Rusia.

 Ada Lovelace. Reino Unido, 1815-1852. Matemática. Hija del poeta Lord Byron, la joven Ada recibió lecciones de matemáticas y ciencia en un intento, por parte de su madre, de erradicar la herencia de locura poética que llevaba en los genes. Ada tuvo la suerte de contar con una gran maestra, la científica y matemática escocesa Mary Sommerville. Ella le presentó a Charles Babbage, con quien Ada trabajó en su desarrollo de la máquina analítica, un antecedente de las computadoras actuales. El algoritmo que desarrolló para Babbage se considera el programa informático más elaborado y completo de la época, y el primero en ser publicado, lo que convierte a Ada en la primera programadora de la historia.

Lynn Margulis Estados Unidos, 1938-2011. Bióloga. Margulis fue una científica estadounidense que revolucionó la teoría de la evolución. Margulis dio con la solución a un enigma: las células eucariotas (células con núcleo que se encuentran en animales, plantas y hongos) aparecieron como consecuencia de la simbiosis de otras células más simples y sin núcleo (las procariotas, que son bacterias y arqueas). Así, mostró que no sólo existe una evolución gradual (teoría de la selección natural), sino que un suceso brusco y ocurrido una sola vez en la historia puede producir grandes saltos evolutivos.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.