Más de 300 personas de un centenar de organizaciones y colectivos se reúnen en Málaga en el encuentro Islas Encendidas para construir respuestas colectivas que pongan a las personas y el planeta en el centro

Pérdida colectiva de derechos económicos, sociales y políticos, precariedad laboral y vital, leyes mordazas, auge del racismo, la xenofobia y el machismo, ascenso de la ultraderecha, violencias y destrucción medioambiental. Un futuro desolador, que ya es presente, pero ante el que no cabe dejarse paralizar por el temor, sino construir y visibilizar alternativas. Con esta premisa, se han reunido en Málaga más de 300 personas de un centenar de organizaciones y colectivos (sociales, ecologistas, feministas, por los derechos de las personas migrantes y refugiadas, ONG de desarrollo, medios de comunicación, etcétera).  

Aprender del movimiento feminista que ha conseguido en los últimos años poner la ética de los cuidados en el centro de la agenda política y social; un modelo económico que gire en torno al bienestar de las personas y el planeta; recuperar la democracia y defender el derecho a la participación ciudadana en la elaboración de políticas públicas y de propuestas económicas; reconquistar el Derecho como herramienta de protección de derechos para todas y todos; prevenir y erradicar las múltiples violencias que sufrimos; recuperar la potencialidad transformadora de lo local y cotidiano. Estas son algunas de las líneas fuerza de un marco para la acción conjunta.

El encuentro inició con una entrevista colectiva, moderada por Magda Bandera, directora de La Marea, en la que  participaron Lucrecia Sáenz Hernández, integrante del colectivo de trabajadoras del hogar Territorio Doméstico; Gilbert Jassey, vicepresidente de La Bolina, asociación granadina de personas refugiadas, migrantes y locales centrada en el desarrollo rural; Sonia Ros Muriel, miembro de la plataforma ciudadana Stop Mare Mortum;  y Paula Guerra Cáceres, presidenta de SOS Racismo-Madrid.

Yayo Herrero, integrante del think tank Foro Transiciones, cerró las jornadas a las jornadas con una intervención resumen del sentir general de las personas participantes: “Sería insensato decir que no tenemos propuestas. Tenemos propuestas, lo que no tenemos es poder. Necesitamos construir poder colectivo”.

Por último tuvo lugar una lectura: “Nos echamos a la mar, a nuestra mar, para conectar orillas, culturas y sueños. Para acercar pueblos. Salimos de nuestras islas de luchas y privilegios, de nuestras viejas formas de hacer, para ser y fundirnos con la mar que nos une. Queremos una mar para el encuentro, no para la muerte”.

Islas Encendidas finalizó con una marcha por las calles de Málaga, bajo elel lema “Paremos el naufragio de derechos”, para reclamar dignidad y justicia frente a las violencias capitalistas, patriarcales y racistas.

4 Comments

Pedro

Hay mucha gente que estamos con vosotras-os y queremos que se haga realidad ese mar que une y libera. Os agradecemos todo el trabajo que habéis hecho estos días. Ánimo y seguimos en la lucha

Reply
Veronique gaussier

Sería fantástico si se podían subir los vídeos de las diferentes charlas, para seguir difundiendo…….

Reply
Santiago

Son las cinco de la mañana. Y es lunes: me chupo la legaña como me da la gana. Y La gana hoy tiene mucho color.
Ayer regresé de Quorum Global, con la cabeza como un bolo! Me preguntaron que iba a hacer el lunes…. No se…de momento llevame a “La Global” me dijo mi bolo como si fuera el gran timonel de la China chinal…
Salgo cantando….”Un globo, dos globos, tres glooobos”…y pienso, Hay un globo rojo que volo en la revolucion, un globo violeta que nos ha depertado no mas unos meses, un globo azul en la estratosfera, mar de serenidad; un espacio en blanco que lo escucha todo y habla despacio, y está la sombra del arbol y la mia propia que se contagió de verde al entrar en La Global. Zonas y colores de la ciudad que intercambian significados y afloran nuevas visiones
Tengo que llegar pronto pues va a bajar a desayunar Marta que es medico cooperante en el Tchad. Y el curro es lo primero.
Los malos del oeste dicen que este invento, “La Global”, es un lugar de alterne y un cuartel, una secta y nido de rojos, una casa de desamparados y una residencia de viejos atendida por jovenes ácratas. Un antro de antisistemas visitado por politicos, moros y gente de buen morir. Un ordenador gigante en un barril de cerveza.
Pero yo lo veo distinto. Me enseñaron de otra manera. Me llevaron de niño a la parroquia y una ex-monja me dijo que no creyera en los mitos, que habia que leerlos entre lineas y a corazon abierto.. que la musica sonaba bien pero la letra era rara. Y sobre todo que mirase dentro de mi. Me leyo el libro gordo de Petete de esos años: “los cuentos no son verdad, los cuentos no son mentira, los cuentos te dicen lo que no puedes contar”. Y miré dentro y alli me encontre un mar de bien querer. Lo que me llevo a la casa de juventud donde me echaron a perder, arrejuntado a mil amores, bebido de ideales ,me cai muchas veces del burro y de causas mal halladas, y lo gane casi todo de boca de los perdedores, me gane “la libertad, el conocimiento y la cooperacion”.
A los 18 acudi “a las plazas” pero lllevo ya años en que las plazas se llenaron de terrazas y el piso no me llegó. A poco se me desahucia la vida.
Ya no encuentro cobijo, casa, u hogar. Todos los padres muertos, las madres sin leche, los relatos sin certezas. Lo mio es ya la incertidumbre. Heisenberg ya me lo dijo pero no pude escucharle metido en tanta ideopraxis.
Gran Hermano me mira en todas las calles y me veo como naufrago en un mar lleno de islas. Es el reino de los mares con las llaves al fondo y en el que no hay caminos sino sendas a trazar. Se me fue el abrazo con tanta precariedad, y el flotador de la seguridad y la felpa de las tutelas y el autocariño.
Hay quien dice que cuando la razon hace agua la vida rompe aguas….y emergen cabecitas testarudas, con rabito o azahar, locuras de corazon, bailaoras de fuerte tacon.
La ciudad es despiadada. Nadie conoce a nadie. Su zona azul es para coches y la blanca para el ruido. Las sombras son grises y los arboles no tienen suelo. Los viejos se mueren solos y la noche se llena de negras sombras bulliciosas y amarillos vómitos matutinos.
Por eso a primera hora me he ido a La Global. Es otra casa del pueblo pero distinta; no es aparcamiento u hospital, ni banco, iglesia o boutique, pero acude mucha y variopinta gente. Huele a afecto que no a gasoil, dinero o agua bendita. En la radio vengo oyendo a Gabilondo y en el movil me ha llegado La Marea
A media mañana vendrán un grupo de niñas de primaria. Dos periodistas del suplemento de ciencia han montado una exposición sobre el cerebro y las emociones. Les van a hablar de esas como hormiguitas cuánticas que recorren los surcos del cerebro, cual laberinto de Mario Bros y chisporrotean las neuronas para que enciendan la vida
¡Que cosas las del cosmos !…con tanta vida rebosante y que le hayamos declarado la guerra! “No hay pan pa tanto chorizo” ni refugio pa tanto maltrato”
Por la tarde tomaremos cafe con los limpiadores del Clinico que vienen a hacer una pancarta y luego con la concejala de las ciudades del cambio corregiremos su propuesta de movilidad. En la sala de al lado están los zen haciendo yoga y al fondo las cajas de hortalizas de “La huerta en casa”. En el bar no hay pantalla futbolera…a veces se echa en falta…y sobretodo algun grito del Wyoming.
Y no dejo de contaros que en el piso de encima hay despachos de coworking, crwfunding y fandangin para ongs que no tienen donde caerse vivas.
Cenaremos con los compas de “Itaca acoge”. Esto si que es un dolor y un batiburrillo multicolor. Me gustan sobre todo esos vestidos africanos con tocados de reina mora que de tanto en tanto envuelven una cabecita de grano de cafe con sonrisa enmedio.
Ah, se me olvidaba decir que en la puerta de entrada hay una gran Q a la izquierda y una G, nada escondida, al otro lado de la puerta.
Me han dicho que en Bilbao habia otra casa igual, y en Madrid y en Zaragoza. Ni que fueran franquicias!
…rrtng..rrngt…
ay!el despertador!

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.