El aumento del número de refugiados y migrantes llegados a Europa en 2015 y 2016 provocó una crisis política en toda la Unión Europea (UE) en relación con la gestión de la migración. La UE respondió a la crisis con la adopción de la Agenda Europea de Migración, una agenda global que fomentaba una respuesta integral para la gestión de todos los aspectos relacionados con la migración.

Lanzado en noviembre de 2015 en La Valeta y presentado como una herramienta innovadora para permitir una respuesta más flexible a los retos de la migración irregular, el Fondo Fiduciario de Emergencia de la UE (EUTF, por sus siglas en inglés) es el principal instrumento financiero para el compromiso político de la UE con los socios africanos en el campo de la migración. El EUTF utiliza principalmente Ayuda Oficial al Desarrollo, (90%), la mayoría proveniente del Fondo Europeo de Desarrollo (FED), y como tal, su implementación debe guiarse por los principios clave de la eficacia del desarrollo.

En junio de 2016 la UE adoptó también el nuevo Marco de Asociación (Pacto sobre Migración), que introduce las condicionalidades positivas y negativas relativas a la cooperación con terceros países en el ámbito de la migración y refuerza la externalización de la política migratoria de la UE.

Si bien este documento trata principalmente del EUTF, muchas de las observaciones hechas por los miembros de CONCORD hacen referencia a la extensa política migratoria de la UE, de la que el EUTF es parte integral.

Este documento de reflexión basado en los tres países de estudio, Libia, Níger y Etiopía, presenta las primeras conclusiones sobre la naturaleza de las asociaciones de la UE con países africanos en relación con la migración y las posibles consecuencias de las políticas de la UE sobre el terreno. Estudia también el papel del EUTF y analiza si el Fondo está siendo utilizado para desviar la ayuda al desarrollo de los objetivos de desarrollo a favor de objetivos específicos de la política migratoria de la UE.

Respecto a la situación de Libia, este informe revela el enorme reto que supone forjar asociaciones efectivas y justas en dicho contexto, teniendo en cuenta que la UE está dirigiendo sus actividades al desarrollo de capacidades de determinadas instituciones libias más frágiles, las cuales, en la práctica, podrían socavar los derechos humanos y de los migrantes. Debido a la volatilidad de la situación sobre el terreno, los proyectos del EUTF no pueden estar en consonancia con los principios de la ayuda al desarrollo y la acción de la UE sobre el terreno resulta ineficaz. El informe concluye que la UE debería reconsiderar seriamente su estrategia de migración en Libia para garantizar que la ayuda económica no se entregue a aquellos que vulneran los derechos humanos. Así, cualquier apoyo debe contribuir de forma efectiva a la estabilidad del país a largo plazo y a la protección de quienes lo necesitan.

En el caso de Níger la investigación de CONCORD pone de manifiesto una asociación desequilibrada en el Pacto sobre Migración y el EUTF, que depende de condicionalidades vinculadas al control de la migración. Casi la mitad de la ayuda del EUTF a Níger va destinada a las autoridades locales para reducir el tránsito de migrantes. El resto de los proyectos del EUTF se centran en el desarrollo y en actividades de protección. Sin embargo, los interlocutores locales entrevistados temen que los proyectos tengan un impacto limitado y planteen preocupaciones sobre la opacidad de los procedimientos de selección, los procesos de supervisión y evaluación y la coherencia general de las actividades financiadas. Los proyectos actuales tampoco tienen en cuenta la interconexión entre las redes de tráfico de migrantes y el sistema de gobierno, algo que podría facilitar la corrupción y poner en peligro los derechos humanos. En Níger es necesario ajustar los programas europeos de las actividades del EUTF para mejorar su efectividad, contribuir a mejorar la gobernanza, movilizar y fortalecer a las organizaciones de la sociedad civil de la región (OSC), ofrecer oportunidades económicas locales más sustanciales y proteger a quienes lo necesitan. Todo ello debe ir asociado a políticas que maximicen los beneficios de una migración regional legal y proporcionen vías seguras y legales hacia Europa.

La asociación con Etiopía a través del Pacto sobre Migración y el EUTF está condicionada por el cumplimiento de una de las principales prioridades: mejorar la cooperación en materia de retornos y readmisiones. Aún así, al contrario que en los dos casos anteriores, los proyectos del EUTF de Etiopía van dirigidos a medidas de desarrollo y protección y están algo más en consonancia con los principios de la ayuda al desarrollo. No obstante, hay riesgo de que esto pueda cambiar en un futuro no muy lejano, pues el EUTF podría utilizarse para impulsar el cumplimiento del objetivo de aumentar los retornos y las readmisiones o podría incluir cada vez más medidas de seguridad.

Aumenta la preocupación por que el EUTF se utilice como herramienta política enfocada en proyectos de soluciones rápidas con la intención de contener los flujos migratorios hacia Europa, algo que, según el propio Tratado de Lisboa de la UE, no entra dentro de los objetivos de la AOD. Preocupa también que parte de la financiación del EUTF contribuya involuntariamente al trato inhumano de migrantes y refugiados, como ocurre en Libia. Además, es muy probable que la estrategia de “soluciones rápidas” de la UE no salga bien, ya que abordar los factores clave que han impulsado la migración forzada requiere un enfoque a largo plazo, coherente y sostenible y que respete los principios básicos de la ayuda al desarrollo.

Por todo ello, CONCORD sugiere las siguientes recomendaciones que, si bien se refieren específicamente a los tres países analizados, son también válidas para el EUTF y los Pactos sobre Migración:

  1. Integrar los derechos humanos en todas las acciones.
  2. Evitar que la AOD se desvíe de su principal objetivo, que es la erradicación de la pobreza.
  3. Cumplir los principios de eficacia del desarrollo y aumentar la resiliencia de la comunidad.
  4. Acabar con la condicionalidad de la ayuda para los objetivos de control de la migración de la UE.
  5. Redefinir el enfoque actual de la UE respecto al nexo desarrollo-migración conforme a la coherencia de las políticas de desarrollo.
  6. Reformar la gobernanza del Fondo Fiduciario de la UE.
  7. Aprovechar las lecciones aprendidas de cara al próximo Marco Financiero Plurianual de la UE.
  8. Proporcionar rutas legales para migrantes y refugiados.

Aquí puedes descargarte    el informe europeo sobre el Fondo Fiduciario de Emergencia para África

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.