El borrador del V Plan Director presenta seis carencias básicas sin cuya subsanación no cumplirá con su propósito como herramienta de gestión de la política de cooperación

Hace ya casi 20 años desde que la Cooperación Española se dotó de una herramienta de planificación cuatrienal –los planes directores– para fijar sus objetivos y prioridades. Ahora, en 2018, ha de aprobarse el quinto. Llegamos a él tras años de durísimos recortes: un 80% si sumamos todas las administraciones.

A pesar de esto, la Coordinadora de Organizaciones de Cooperación para el Desarrollo hemos analizado de manera exhaustiva el borrador del V Plan Director para proponer mejoras. En ese proceso han participado distintos grupos de trabajo, organizaciones socias y otras entidades como la Coordinadora de Comercio Justo y la Plataforma de Infancia.

A nuestro juicio, estos son los seis déficits estructurales del documento, sin cuya corrección, el V Plan Director no cumplirá con su propósito como herramienta de gestión de la política de cooperación:

  1. 1. Ausencia de un marco presupuestario

No solo no va acompañado de una memoria económica, en la que se especifiquen los fondos que se destinarán, sino que además la cuestión presupuestaria se refleja de manera difusa y/o sujeta a condicionantes sin detallar. Así, por ejemplo, se afirma que “la definición de objetivos para los próximos cuatro años exige realismo en relación con las capacidades y la realidad actual”.

Esto nos lleva a pensar que, pese a sus promesas de recuperar la cooperación internacional una vez iniciada la senda del crecimiento, el Gobierno no ha reflejado este compromiso en el borrador, lo que lo convierte en una mera declaración de intenciones.

España debe normalizar su Ayuda Oficial al Desarrollo y acercarse a países de su entorno, como los de la UE-15, con 0,51% de la Renta Nacional Bruta destinada a cooperación. Para ello, en 2020 debería alcanzarse como mínimo el 0,4%.

  1. 2. Carencia de un enfoque estratégico

Se explicita una voluntad de alinearse con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la Agenda de Acción de Addis Abeba sobre Financiación del Desarrollo y el Acuerdo de París sobre cambio climático, algo que valoramos positivamente. Ahora bien, no cuenta ni con la necesaria visión a largo plazo ni con prioridades claramente definidas.

Ejemplo de esto es la elección de 32 países –con situaciones dispares entre sí– como prioritarios, sin correlación en la mayoría de los casos con los criterios de selección expuestos en el propio borrador. Al igual que en anteriores planes, la priorización parece responder más a criterios de política exterior.

También es significativo que se traduzcan directamente 16 de los 17 objetivos de la Agenda 2030 a metas específicas de la Cooperación Española a conseguir en menos de cuatro años. Esta traslación sin más impide una formulación precisa de los fines y métodos para alcanzarlos, basada en las capacidades reales de la Cooperación Española.

  1. 3. Necesidad de desarrollar un marco institucional y normativo

No hace referencia a las reformas necesarias –y recomendadas por distintos organismos nacionales e internacionales– para superar la fragmentación, solapamiento y descoordinación existente entre los distintos actores. Solo menciona la futura modificación del estatuto de la AECID antes de diciembre de 2019.

  1. 4. Escasa ambición con respecto a la coherencia de políticas

Menciona la necesidad de reforzar la coherencia de políticas para el desarrollo sostenible. Nos preocupa, sin embargo, la falta de concreción real. Tal y como ha señalado el Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, el Consejo de Cooperación de España y Naciones Unidas en la Agenda 2030, asumir este mandato va más allá de ‘coordinar’ las políticas de los diferentes ministerios. Consiste en evaluar si las políticas del Estado son coherentes, o no, con un desarrollo sostenible para todas; y eso incluye eliminar o modificar todas aquellas políticas domésticas y exteriores que contradicen los procesos de desarrollo y garantía de los derechos humanos que apoyamos, mediante la cooperación, en otros países.

5. Falta de visibilización del papel de la sociedad civil

Se destaca el rol de las ONG en la atención de las comunidades más vulnerables, pero no se reconoce suficientemente la importancia de las mismas como agentes de incidencia política y de transformación social mediante la Educación para el Desarrollo y la Ciudadanía Global. Entendemos que tampoco se da valor a su cometido en el seguimiento y demanda de rendición de cuentas a las autoridades.

Además, si España apuesta por trabajar mayoritariamente con Países de Renta Media, en los que se concentra más del 75% de las personas en condiciones de pobreza y marcados por grandes desigualdades, nos sorprende que las estrategias se reduzcan a instrumentos de cooperación técnica y financiera y no apuesten por el fortalecimiento de una sociedad civil sólida, crítica y participativa, clave para la consolidación de países más justos, equitativos y democráticos.

  1. 6. Necesidad de un marco de seguimiento y evaluación

El plan no contiene indicadores y metas con los que realizar un seguimiento y evaluación del mismo. Tampoco plantea herramientas anuales que informen sobre los avances conseguidos y los desafíos existentes.Esta ausencia dificulta poder analizar en qué hemos fallado, en qué hemos acertado, qué aprendizajes nos ha aportado este periodo y qué sendas explorar.

Como representantes de 450 organizaciones sociales, pedimos al Gobierno que se lleve a cabo un trabajo conjunto de subsanación de las carencias existentes. Así podremos navegar todas juntas y en una misma dirección.

—-

Escrito por:

Andrés R. Amayuelas, presidente de la Coordinadora de ONGD.

Isabel Iparraguirre, representante de Alianza por la Solidaridad en el Consejo de Cooperación.

Fernando Mudarra, representante de Ayuda en Acción en el Consejo de Cooperación.

Ramón Almansa, representante de Entreculturas en el Consejo de Cooperación.

Xavier Palau, representante de Oxfam Intermon en el Consejo de Cooperación.

Marco Gordillo, vocal de Incidencia Política de la Coordinadora de ONGD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.