Discurso del Presidente de la Coordinadora, Andrés R. Amayuelas, en nuestro 30 aniversario

Somos ciento cincuenta aquí.

En este pequeño teatro de barrio

Somos ciento cincuenta

y como he tomado prestado este inicio a Víctor Jara,

junto a él me pregunto…

¿Cuántos somos en total en las ciudades y en todo el país?

¡Ey! por allá arriba oigo a Galeano que le responde…

 

Somos un montón de gente, un mar de fueguitos…

cada uno brilla con luz propia entre todos los demás.

No hay dos fuegos iguales.

Hay fuegos grandes y fuegos chicos

y fuegos de todos los colores.

Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento,

y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas.

 

Así somos también las organizaciones de la Coordinadora,

plurales y diversas, con nuestros ritmos y colores,

brillando con luz propia entre las demás organizaciones sociales,

cada una enraizada en su mucha gente pequeña

que haciendo pequeñas cosas

puede cambiar al mundo

 

Con ese afán, con ese sueño, allá por 1986

cuando España dejaba de recibir y se disponía a dar

cuatro organizaciones se juntaron para parir esta Coordinadora.

Porque cambiar el rumbo de un mundo desnortado

es la utopía que nos hace caminar desde entonces.

 

Sin embargo,

nos recuerda Celaya,

no vivimos del pasado,

ni damos cuerda al recuerdo.

Somos, turbia y fresca,

un agua que atropella sus comienzos…

 

Y salimos a las calles, a mostrarnos a cuerpo…

acampamos en la Castellana y en cientos de plazas y jardines

Multiplicamos los fueguitos y prendimos la llama solidaria

Porque aunque se nos olvide y no lo recordemos

somos la fuerza de la estampida,

somos el mundo patas arriba,

somos hijos de unos locos que dibujaron la salida…

somos quienes fueron tanto siendo nada.

como cantan los chicos de La Raíz.

 

También nos encerramos en despachos y oficinas

peleamos duro contra leyes y artículos,

planes directores y marcos de país

Nos batimos panza arriba en Consejos de Cooperación

en interminables comisiones y estrategias sectoriales

en cumbres internacionales y en foros sociales

y así fuimos hundiendo en las palabras

las huellas de los labios

para poder besar tiempos futuros anhelados

de manos contra manos

izando la igualdad.

 

A pesar de nuestros defectos

algunas virtudes tenemos,

somos ángeles, somos buenos,

nosotras mismas nos autolimitamos

e inventamos un código de conducta

y una herramienta de transparencia y buen gobierno

convencidas de que el fin no justifica los medios,

De cuanto fue nos nutrimos,

transformándonos crecemos

y así somos quienes somos

 

Con la socióloga y feminista hindú Kamla Bashin,

después de tres décadas de arduo batallar,

podemos afirmar que la Coordinadora es necesaria,

porque como ella sostiene:

sólo las cosas aptas crecerán como un árbol,

cosas que la gente sostiene y en las que cree.

 

Y aprovechando esta comparación con los árboles,

con Labordeta podemos cantar que

Somos como esos viejos árboles

batidos como el viento

que azota desde el mar…

 

Y como él continúa, afirmar que

Hemos perdido compañeros,

paisajes y esperanzas

en nuestro caminar.

En un primer momento pensaremos

en los más de dos millares de compañeras y compañeros

que perdieron su puesto de trabajo por los dolorosos ajustes

con los que esta estafa llamada crisis ha castigado al sector

Si … pero no solo … a poco que cerréis los ojos

y os dejéis llevar por la memoria

volverán los gestos, las caras, las palabras, la presencia

de esos otros amigos y amigas

que ya no están entre nosotras

pero dejaron una huella imborrable.

Permitidme mencionar a cuatro:

a Miguel Romero de ACSUR, a Maite Nuñez de ISCOD,

a Miguel Ángel Blanco de ACPP y a Eduard Soler

de la Federació Catalana de ONGD.

Permitidme también tener una palabra de denuncia

por ese heroico personal de la asistencia humanitaria

que ha muerto en hospitales bombardeados,

defendiendo los derechos humanos

y protegiendo la Tierra que nos da la vida…

Con voz firme quiero recordar

a Berta Cáceres y a Lesbia Yaneth,

en representación de las más de 185 activistas medioambientales

asesinadas el año pasado.

Acabo este doloroso recuento con el recuerdo

a nuestra compañera británica Jo Cox

asesinada por el odio xenófobo que, cual fantasma,

recorre esta vieja Europa que olvida su historia

y recibe a las personas que huyen de la guerra

con alambradas, pelotas de goma y gases lacrimógenos.

 

Pero seamos optimistas, miremos al futuro

con el convencimiento de que

vamos a echar nuevas raíces

por campos y veredas

para poder andar

tiempos que traigan en su entraña

esa gran utopía que es la fraternidad…

 

Son muchos los retos que se plantean para la Coordinadora

y para el sector en los próximos años…

ya hemos demostrado que somos

capaces de seguir haciendo mucho

con cada vez menos

y es la poeta polaca Wislawa Szymborska

la que nos advierte de que

En esta escuela del mundo

ni siendo malos alumnos

repetiremos un año,

un invierno o un verano.

Es una llamada a desaprendernos

y reinventarnos cada día,

a enfocarnos y comunicambiarnos

a planificarnos estratégicamente

dejando el camino social-alquitranado

porque en él se nos quedan pegadas las pezuñas

… volando libres al sol y al viento

repartiendo el amor que llevamos dentro

 

Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos

por eso nos vamos a poner gafas moradas

para ver lo que nos rodea con un enfoque

capaz de visibilizar a ese 50% de la población

que se hace cargo de los cuidados

del hogar, de las personas, del medio ambiente…

pero que no tiene un salario equitativo

tiene más dificultades para su desarrollo personal

y sufren mayor violencia y penalidades.

Siguiendo con esta lógica

vamos a poner más atención a los problemas de la mama,

y es que el corazón de la Tierra

tiene hombres que le desgarran

es muy anciana y sufre ataques al corazón

y sofocos por el calor que no para de crecer

no está para muchos trotes, está cansada

y nuestra huella en ella es cada vez más insostenible.

Somos Tierra, somos paz,

somos fuego, destino y verdad,

somos sangre, hermanas, amigos,

y en el tiempo andamos perdidos.

 

Queremos contar con todas las ideas,

propuestas y consejos a nuestro alcance:

desde los jóvenes de la organización de barrio

que sigue colaborando con el anterior párroco,

a los viejos hippies de los comités de solidaridad,

pasando por el variopinto paisanaje de las coordis autonómicas,

el bregado personal de las organizaciones singulares

o de las familias internacionales de organizaciones de cooperación,

de Educación para la Ciudadanía Global y de Ayuda Humanitaria

y es que quizás, como apunta Gioconda Belli,

El tiempo nos ha vaciado de fulgor

pero la oscuridad sigue poblada de luciérnagas

ya que al fin y al cabo somos y seremos

lo que hagamos para cambiar lo que somos.

Para construir este consenso os citamos, desde ya

a participar en el Quorum Global

que celebraremos en junio de 2018.

Si, queda mucho tiempo hasta entonces,

pero no queremos dejar a nadie atrás,

y como dicen los zapatistas,

tenemos que ir despacio porque vamos lejos.

 

Este mar de fueguitos que somos la Coordinadora

está conformado por personas y por organizaciones

esta utopía no anda si no la empujamos entre todos y todas

momento es de dar gracias a quien habéis sido,

a quienes ahora sois y … a quienes en el futuro serán.

Agradecimiento especial a quienes han pasado por la Junta de Gobierno

y han sabido dejar su sombrero en el perchero de la entrada

para ponerse el sombrero del sector.

Somos una voz entre todos esas fueguitos.

A ellos nos sumamos, nos multiplicamos con ellas.

Seguiremos siendo eco, voz somos y seremos.

Somos reflexión y grito. Siempre lo seremos.

Y agradecimiento también al Equipo Técnico

que está, pero que no se le ve

que laboran día a día… e incluso por la noche

que son los brazos, oídos, boca y pies de la Coordinadora.

 

Perdón os pido por no haber escrito un discurso

a la altura de la celebración o del auditorio

y haber echado mano de poetas, escritoras y cantantes

que con mucho más acierto que este individuo que os habla

amasaron las castellanas palabras para construir versos

y reflexiones que nos ayuden a recordar, contar y cantar

lo que sentimos o lo que nos golpea.

 

Voy finalizando con otro verso y una invitación…

 

El verso es de una sabia vecina

de este barrio de Lavapiés

la entrañable Gloria Fuertes

nacida a escasas calles de aquí

que sonriendo sentenciaba que

Si todos los políticos se hicieran poetas,

vendría la paz.

 

Y es que como explica Francisco

los movimientos populares, somos sembradores de cambio,

promotores de un proceso en el que confluyen

millones de acciones grandes y pequeñas

encadenadas creativamente, como en una poesía;

por eso nos llama “poetas sociales”

y nos enumera algunas tareas imprescindibles

para marchar hacia una alternativa humana

frente a la globalización de la indiferencia:

Uno… poner la economía al servicio de los pueblos;

Dos… construir la paz y la justicia y

Tres… defender la Madre Tierra.

A los que yo, en un plano más interno añado:

Cuatro… ser valientes denunciando las causas de la pobreza y la desigualdad

Cinco… mantener la integridad y la coherencia ante una realidad líquida

Seis… perder el miedo a la juventud y a la incertidumbre ante el cambio y

Siete… recargarnos de energía sostenible para caminar hacia la utopía.

 

Y acabo ya con la invitación,

a que entonemos una canción…

una que habla de esperanza,

de caminar juntos

de unir los hombros para avanzar,

y de levantar la vista

para poder ver esa tierra

donde ponga libertad.

3 Comments

Teresa

Me siento orgullosa de vosotros y desde Africa os digo Adelante que Dios bendiga vuestro esfuerzo.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.