El Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (CERAI) está trabajando en los últimos dos años en la introducción de la moringa en los campamentos de refugiados y refugiadas saharauis en Argelia con el objetivo de aportar a la dieta un complemento alimenticio rico en proteínas, vitaminas y minerales a través del consumo de sus hojas.

Este árbol, de rápido crecimiento, se ha ido introduciendo con éxito en los huertos familiares,  partiendo de una producción experimental exitosa en 2014 en la que participaron 400 familias. El polvo de moringa que se obtiene tras secar y moler las hojas se puede usar como sazonador en las comidas, mientras que los frutos y las ramas se pueden emplear como complemento de la dieta del ganado, hecho muy valorado por las familias saharauis.

Recientemente se han llevado a cabo distintas actividades de sensibilización dirigidas a la población infantil en los campamentos de refugiados con el objetivo de divulgar las propiedades del árbol y los cuidados que debe recibir. Para ello previamente se sembraron 24 árboles de moringa en 3 colegios de educación primaria y 1 centro de educación secundaria.

Como herramientas de divulgación se han repartido en los centros un póster para cada aula, en los idiomas hassanía y español, en el que se explican las cualidades de la moringa, su forma de consumo humano o para el ganado, y las necesidades de cultivo que requiere este árbol. Se pretende con ello que el alumnado transmita luego a su familia los conocimientos que haya adquirido sobre la moringa. El alumnado ha recibido también pegatinas para sus cuadernos con el fin de que se familiaricen con el aspecto de la moringa y que la reconozcan con facilidad.

Esta iniciativa para la introducción del árbol de moringa en los campamentos saharauis se ha completado con la plantación de 210 árboles en los huertos familiares repartidos en las 7 dairas que conforman la wilaya de Dajla.

Este proyecto de CERAI se enmarca en el Programa de Ayuda Alimentaria para los Refugiados Saharauis en Argelia, financiado por ECHO (Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.