Entrevista realizada por Laura Olías y publicada en ElDiario.es

En la sede de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, en Madrid, había ajetreo esta semana. El relevo de la Presidencia, que deja las manos de Mercedes Ruiz-Giménez después de cuatro años por las de Andrés R. Amayuelas, se dejaba notar en una agenda cargada de reuniones. El nuevo responsable de la Coordinadora y su predecesora analizan en una conversación con eldiario.es cómo sacar las políticas de Cooperación del ‘coma’ en el que han sido sumidas por los recortes. Este Ejecutivo central y también los autonómicos, insisten, han dejado bajo mínimos la capacidad de España para luchar contra la pobreza y la desigualdad. Ante el futuro cambio de Gobierno y los nuevos compromisos alcanzados a finales de 2015 a nivel internacional, en la Coordinadora esperan un cambio: “La cooperación para el desarrollo ya no puede ser una ‘María’ dentro de las políticas estatales”.

“Estamos en un momento muy duro”, empieza la entrevista Mercedes Ruiz-Giménez. A lo largo de la conversación, Ruiz-Giménez y R. Amayuelas se toman la palabra uno a otro. Ante  la nueva Agenda de Desarrollo Sostenible –pactada desde Naciones Unidas por todos los países miembros y que ha comenzado este año–, España parte con muchos deberes pendientes.

Los recortes han dejado la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) en un 0,13% de la renta nacional, lejos del 0,46% que alcanzó España en 2009. Y mucho más alejada de la meta del 0,7% fijada por Naciones Unidas desde hace años. El dinero presupuestado en esta materia en 2016 fue motivo de una ruptura de relaciones por parte de la Coordinadora con el Gobierno de Mariano Rajoy. La Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) volvía a perder recursos tras una reducción de su presupuesto de un 70% desde 2011. Las ONG dijeron basta.

Ahora, sin Gobierno a la vista, Mercedes Ruiz-Giménez y Andrés R. Amayuelas hablan de “la nueva política al desarrollo” que, en su opinión, debe asentarse en España siguiendo la nueva ruta mundial de la Agenda 2030. Aunque los fondos para Ayuda al Desarrollo son importantes, piden abrir también el concepto de desarrollo: las políticas fiscales, comerciales y medioambientales son piezas fundamentales para lograr el avance sostenible de todas las sociedades.

¿De qué punto parte España este 2016 en Cooperación al Desarrollo?

Mercedes: Estamos en un momento muy duro. Acaba de presentarse el informe del CAD, en el que hemos participado activamente. La cooperación española en esta legislatura ha sido realmente desmantelada. Hemos caído vertiginosamente hasta un 0,13% de Ayuda Oficial al Desarrollo. También nos preguntamos si esos fondos que han quedado realmente están cumpliendo la misión que deben tener, que es la lucha contra la pobreza, contra las desigualdades, las defensa de los derechos de las mujeres y la defensa de la madre tierra, la sostenibilidad medioambiental.

Gran parte de los recursos que están contados como AOD han ido a las contribuciones obligatorias que tiene España con la UE y con los organismos internacionales. Lo que ha quedado para avanzar hacia un desarrollo sostenible, un fortalecimiento de derechos humanos, de organizaciones locales y movimientos sociales es muy poco.

¿Cómo han afectado los recortes a las organizaciones y a su capacidad de actuación?

Mercedes: Esto nos ha llevado a una situación muy preocupante dentro de la Coordinadora. Los recortes que hemos sufrido nos han llevado a reducir nuestra capacidad de presencia, de acción, de colaboración con nuestras socias locales. Se han cerrado proyectos en diferentes países. Sin embargo hay un hecho: hemos vivido un hecho de resiliencia, son muy pocas las organizaciones que han cerrado. Hemos seguido con el apoyo de muchos voluntarios, con la solidaridad y el esfuerzo colectivo de muchas personas.

Andrés: Los recortes también han tenido un efecto colateral de destrucción de empleo: han sido más de 2.000 personas las que se han quedado sin empleo por los recortes a nivel estatal. Además, en los cinco o seis últimos años, los recortes de la Cooperación en las administraciones locales ha sido del 60% y 70%. Ha sido un desmantelamiento de una política que era seña de la Cooperación española dentro del ámbito europeo.

¿Por qué es importante mantener ese sistema descentralizado?

Andrés: Las organizaciones no gubernamentales que trabajan en las entidades locales están mucho más pegadas al territorio y son organizaciones que surgen de la movilización ciudadana. ONG, las parroquias, asociaciones juveniles… todas ellas canalizan la voluntad solidaria de las personas, que durante la crisis están sacando una nota excepcional, tanto en cuanto a fondos económicos como en voluntariado, en contraposición de todos los recortes de la Administración.

Como dicen, los recortes no han sido solo cosa del Gobierno Central. También las comunidades autónomas han pasado la tijera.

Andrés: Los recortes en las comunidades autónomas responden al presupuesto que ellos mismos deciden. Luego hay otra parte que todavía es más plural y que es difícil de interpretar por la enorme cantidad de datos, que es la incidencia de la crisis en los ayuntamientos y diputaciones.

¿Qué creen que ha ocurrido en las distintas administraciones para que dejen de invertir en las políticas para el desarrollo?

Andrés: La política en este país, durante los últimos años, ha sido muy cortoplacista. Y cuando surgen problemas intentan resolverlos de la manera más inmediata: recortar en unas partidas para destinarlas a otras. Esto es lo que ha pasado a la Cooperación.

También tenemos la Ley de reforma de la administración local que es una espada de Damocles en cuanto a que aleja de las entidades locales la cooperación al desarrollo, colocándola en el ámbito de las comunidades autónomas.

Desde las administraciones, tanto en el Gobierno como en las comunidades, se ha alimentado ese discurso de ‘vamos a ayudar primero a los de aquí en vez de a los de afuera’ y se ha demostrado que la ciudadanía tiene bastante claro que no se puede ayudar a los de aquí y abadonar al resto. De hecho, en los momento en los que socialmente más ha golpeado la crisis en España es cuando la solidaridad de las personas se ha volcado más con las organizaciones sociales.

El discurso ha sido en ocasiones el de justificar los recortes para no tocar las pensiones y otras políticas nacionales, como dijo el ministro de Exteriores José Manuel García-Margallo.

Andrés: Desde las administraciones, tanto en el Gobierno como en las comunidades, se ha alimentado ese discurso de ‘vamos a ayudar primero a los de aquí en vez de a los de afuera’ y se ha demostrado que la ciudadanía tiene bastante claro que no se puede ayudar a los de aquí y abadonar al resto. De hecho, en los momento en los que socialmente más ha golpeado la crisis en España es cuando la solidaridad de las personas se ha volcado más con las organizaciones sociales.

Mercedes: Ese discurso que tuvo Margallo provocó una difusión excesiva en los medios de comunicación, creo que hubo un poco una manipulación de ese mensaje. Creo que la pobreza en sí es digna de ser considerada en todos los contextos: aquí y allí.

Andrés: La crítica que nosotros hacemos, además, es que si se hubiera recortado de cooperación al desarrollo para dedicarlo a políticas sociales, nadie habría puesto ninguna pega. Pero cuando hemos visto que presupuestos militares, por ejemplo para contener a los migrantes que llegan del África Subsahariana, se han incrementado… Ahí es donde pones la denuncia. Que se ha utilizado el dinero para esas cosas.

¿Cómo creen que es la comprensión de la población de sobre la necesidad de las políticas para el desarrollo? En el Eurobarómetro los españoles quedan retratados como los más solidarios.

Mercedes: Hay mucho que hacer ahí. Sí vemos que, en el Eurobarómetro y en otros informes, la ciudadanía española apoya las políticas de cooperación al desarrollo. Y es verdad que la ciudadanía española ha sido de las más generosas cuando hay desastres, por ejemplo. Pero cuando hay que apoyar la demanda de presupuesto para la cooperación no contamos con movilizaciones masivas. Es minoritaria la población que se une a nuestras demandas. Yo creo que la ciudadanía española está ahora tomando conciencia de su rol político, ahí nos ha adelantado América Latina.

¿Qué autocrítica hacen sobre su papel a la hora de involucrar y transmitir la importancia de estas políticas?

Andrés: Nos preocupa la pasividad que parece creciente ante toda esa situación, pero somos más críticos con nuestro papel de si hemos sabido hacer llegar estos mensajes. Sí, a lo mejor no hemos sabido ser la herramienta para que la gente se movilizara y ese es un reto para los próximos años.

¿Cuáles son las novedades que plantea la Coordinadora para las políticas de cooperación a partir de ahora?

Andrés: Hay dos cosas que estamos incorporando en el discurso. Que no solo queremos trabajar con la pobreza sino que hay que estar muy vigilante a los datos de desigualdad. Y, lo segundo es que pedimos que haya una responsabilidad fiscal a la hora de tributar. Gran parte del dinero que debería estar tributando en España está en Panamá y otros paraísos fiscales.

Mercedes: Sí, en Panamá… Lo que tenemos claro es que dinero hay y hemos visto cómo se ha esfumado de un lado y otro. Lo que necesitamos es una política fiscal, no solo estatal sino también a nivel mundial, que ponga fin a estos desmanes que han llevado a la concentración de la riqueza en pocas manos y a un incremento lacerante de los  recortes de primera necesidad.

Mencionan que también hay un recorte de derechos.

Mercedes: Hay grandes recortes de derechos humanos. Aquí y en todos los contextos: hay una violación de los derechos de los refugiados, por ejemplo. Estamos asistiendo impasiblemente a que Europa viole los derechos de los refugiados. Es una vergüenza. Estamos asistiendo a la violación de derechos de los defensores y defensoras en América Latina frente a las extractivas y a las grandes empresas multinacionacionales. Estamos asistiendo a la criminalización de las organizaciones no gubernamentales y de los movimientos sociales en América Latina, en África y aquí. En España también. ¿A qué corresponde la Ley Mordaza si no es a querer callarnos y detener nuestros derechos?

La Agenda del Desarrollo 2030 también afecta a los países considerados “ricos” como España. ¿Cómo plantean este cambio?

Andrés: Con la nueva agenda debemos aplicar la coherencia de políticas para el desarrollo. La Cooperación para el Desarrollo no puede ser una ‘María’ dentro de las políticas estatales, sino que tiene que atravesar todas las políticas.

¿Y cómo se debe conseguir esa coherencia a nivel práctico? ¿Qué recomiendan desde la sociedad civil para organizar todas las dependencias del estado desde la visión del desarrollo sostenible?

Mercedes: La cooperación al desarrollo tiene que ser el motor por el que pasen todas las demás políticas. Tiene que haber una concordancia con lo que se hace en Migraciones, en Política Fiscal, en Agricultura…. ¿De dónde tiene que depender esto? Pues no sabemos si de Presidencia o Vicepresidencia del Gobierno o si tiene que ser un Ministerio aparte. Pero sí debe haber un compromiso de que se camine en esta coherencia de políticas y que haya indicadores que puedan medirlo. Sí creemos que, además, en el Parlamento debe existir una Comisión de Coherencia de Políticas.

Pedimos también que se blinden los presupuestos de desarrollo, que no estén sometidos a los diferentes gobiernos. Estamos pidiendo un 0,4% pero tenemos que ir hacia el 0,7%, que es el compromiso que se ha adquirido con la Agenda de Desarrollo Sostenible de cara al 2030. Y no caigamos en la trampa en la que ha caído Gran Bretaña, que está contabilizando dentro de los fondos de Ayuda Oficial al Desarrollo los gastos de seguridad, en conflictos armados.

¿Les preocupa la inclusión de los fondos de acogida de refugiados dentro de la AOD?

Mercedes: Sí, creemos que ese debe tener sus propios cauces que no lleven a canalizar fondos que deberían ser de lucha contra la pobreza y a favor de los derechos humanos.

En el Congreso se han aprobado algunas proposiciones no de ley que apuestan por la cooperación al desarrollo, aumentando los recursos, entre otras cosas.

Andrés: Estamos al corriente de las propuestas que se han hecho fundamentalmente en la Comisión de Cooperación del Congreso de los Diputados, para elaborar una nueva ley de Cooperación, crear nuevas comisiones que vayan trabajando estos temas, o ver qué papel tienen las empresas en la cooperación. Pero ante esta indefinición de gobierno, tendremos que ver si va a llegar a alguna parte o si hay que esperar a unas nuevas elecciones.

¿Qué esperan de la relación con el nuevo Gobierno y del papel que deben tener las ONG en la configuración de las políticas para el desarrollo?

Mercedes: El recorte de la participación ciudadana durante estos cuatro años ha sido denunciable. No hemos tenido una participación real en la construcción y en la implementación de la política de cooperación al desarrollo. La participación es fundamental y una de las cosas que han quedado sin concluir con este Gobierno es el marco de relación entre organizaciones no gubernamentales y las administraciones públicas.

Andrés: De hecho, el CAD le hace como recomendación a España que tiene que retomar la participación ciudadana en la elaboración de las políticas de desarrollo con un marco de relación estable.

De cara al próximo gobierno, ¿qué perspectivas tienen dados los programas de los partidos en las últimas elecciones?

Mercedes: Podemos fue el que más desarrolló las políticas para el desarrollo, porque el PSOE sí tenía contenido, pero lo va a tener que demostrar dado que ya ha estado en el Gobierno y tendremos que ver… El que se ha posicionado con más claridad ha sido Podemos e Izquierda Unida.

Andrés: Y quiero decir que Ciudadanos dedicaba apenas una línea y era para decir que van a utilizar los fondos de Cooperación al Desarrollo para controlar los movimientos migratorios, que es una concepción bastante pobre de lo que son estas políticas.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.