La ONG Association Malienne pour la Promotion du Sahel (AMAPROS) y Farmamundi han iniciado un proyecto que prevé mejorar las condiciones de acceso a la salud de más de 49.000 malienses de la Región de Kayes, una zona rural de Malí con elevada mortalidad materna e infantil. Con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), se fortalecerán los servicios de atención primaria a la salud, el acceso a los medicamentos esenciales de calidad y la promoción de su uso racional en 15 áreas de salud del círculo de Kita.

Malí se encuentra en estado de emergencia desde que el pasado mes de noviembre se produjera un ataque terrorista al hotel Radisson Blu en la capital, Bamako, en el que fallecieron 20 personas. El país, con uno de los Índice de Desarrollo Humano (IDH) más bajo del mundo (176 de 187 países, según el informe de 2014), mantiene una elevada mortalidad y morbilidad, sobre todo maternal e infantil, a lo que se suma la existencia de grandes desigualdades internas en el acceso a cuidados de salud acentuados en la región de Kayes, básicamente rural y primera región administrativa de Malí con más de un millón y medio de habitantes.

El equipo de trabajo en terreno está compuesto de un coordinador, un médico supervisor y 4 agentes de sensibilización que están revisando las prioridades de cada uno de los Centros de Salud en los que intervenimos y estableciendo marcos de trabajo conjuntos que regularán la participación y responsabilidad de cada participante”, apunta el director de AMAPROS, ONG socia de Farmamundi en Malí, Salikou Ouattara.

Debido al alto grado de desabastecimiento en medicamentos que presentan los 15 centros de salud del Distrito de Kita, se va a enfatizar la dotación y mantenimiento del stock de medicamentos esenciales así como en su gestión para evitar rupturas que impidan a la población el acceso a los tratamientos más adecuados y así garantizar  la calidad y la asequibilidad del medicamento. También es fundamental la formación  del personal sanitario en materia de uso racional del medicamento y buenas prácticas de prescripción”, resume Ouattara.

Asimismo, el responsable de Proyectos de Farmamundi, Emilio Oriola afirma que “es imprescindible  mejorar el nivel de eficiencia de los recursos locales de salud, incidiendo en la calidad y disponibilidad de infraestructura sanitarias, equipamientos y medicamentos esenciales entre otros insumos médicos”.

La intervención beneficiará a más de 49.000 personas de las 15 áreas de salud del círculo de Kita, en concreto a familias de Sitanikoto, Founia Moribougou, Nafadji-Coro, Kokofata, Sagabary, Makandiambougou, Sirakoro, Balea, Kabelea, Segouna, Balandougou, Toukoto, Galle, Bougaribaya y Goro. “El 90% de la población beneficiaria son mujeres y niños/as menores de 4 años, que presentan mayores tasas de morbi-mortalidad, malnutrición y otras afecciones ligadas a determinantes sociales, como embarazos adolescentes, bajos niveles de control prenatal y postnatal, práctica de la mutilación genital femenina) que ponen en riesgo su salud”, continúa Oriola.

La inestabilidad político-social, la malnutrición y el deficiente sistema de servicios sociales básicos -entre ellos la atención sanitaria- afectan de manera negativa a la calidad de vida de población. Las enfermedades infecciosas y parasitarias, las  graves carencias nutricionales en la infancia y en las mujeres embarazadas, la falta de acceso a la educación sanitaria y a los servicios de salud, inciden directamente en la elevada mortalidad, que en Malí se sitúa en torno al 13,04‰.

Para mejorar la viabilidad del sistema local de salud, basada en la recuperación de costes para garantizar su sostenibilidad y la calidad de sus servicios, se pretende:

1. Impulsar la calidad y cantidad de servicios a disposición de los usurarios/as, mediante la dotación de equipos, suministros y medicamentos esenciales en forma de fondo semilla. El kit de equipos y suministros mejorará el nivel de provisión de servicios en salud materna e infantil, especialmente en los servicios de seguimiento a mujeres embarazadas, y post-natal, como estrategia clave en la reducción de la morbi-mortalidad materno-infantil.

2. Reforzar las capacidades del personal sanitario para mejorar la gestión y manejo de los suministros médicos y farmacéuticos, reducir las prácticas de poli-prescripción y mejorar el nivel de coordinación con recursos comunitarios de salud.

3. Puesta en marcha de un plan de promoción de la salud, mediante el fomento del uso racional, la mejora de las capacidades de atención y referencia en las comunidades y la promoción de estilos de vida saludable en 15 centros educativos.

Farmamundi y AMAPROS trabajan juntos desde 2012 atendiendo también a la población afectada por el conflicto armado en los círculos de Ségou y Niono, Región de Ségou, ofreciendo asistencia médico-sanitaria, medicamentos y complementos nutricionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.