Según el informe Aidwatch2014, los incumplimientos en materia de cooperación para el desarrollo minan la credibilidad de España y Europa

  • La Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) total de la UE, en 2013, se quedó en un 0,43% de la Renta Nacional Bruta; muy lejos de alcanzar el compromiso del 0,7%
  • En España, las cifras oficiales hablan de un 0,16% de la RNB, pero si restamos la AOD inflada artificialmente, se dedica apenas el 0,14% de la RNB a la política de cooperación para el desarrollo
  • Solo cuatro países europeos alcanzan o superan el 0,7%: Dinamarca (0,80%), Gran Bretaña (0,72%), Luxemburgo (1%) y Suecia (0,90%)
  • Es urgente cumplir con los objetivos marcados y asegurar que la ayuda al desarrollo se focaliza realmente en la erradicación de la pobreza.

Dossier con más información

Informe completo

Madrid, 20 de noviembre de 2014. Los análisis realizados por CONCORD (red de ONGD europeas) en su informe AidWatch2014, no dejan lugar a dudas: ni la UE y mucho menos España conseguirán alcanzar el objetivo de destinar el 0,7% de la RNB para cooperación el próximo año. En el caso de la UE, harían falta 41 mil millones de euros más para alcanzar la cifra comprometida.

Por otra parte, las cifras globales de cooperación están artificialmente modificadas por la llamada ayuda inflada (que es aquella que no repercute directamente sobre la erradicación de la pobreza). De esta manera, los fondos totales de la UE que ascienden a 56,5 mil millones de euros, incluyen 5,2 mil millones que no contribuyen realmente al desarrollo; de hecho, en esa partida se incluyen mil millones correspondiente al pago de intereses por préstamos, que hacen que los países receptores acaben pagando más de lo que reciben.

España

Si tenemos en cuenta esta ayuda inflada en las cifras españolas, los porcentajes destinados a cooperación descienden del 0,16% al 0,14%, quedando en niveles similares a países como Grecia, Estonia o Eslovenia.

Los recortes en cooperación se arrastran desde hace tiempo. De 2009 a 2013 la AOD cayó en términos reales un 65%, principalmente en forma de subvenciones, lo que significa que en el presupuesto de 2013 de la AECID ha quedado francamente debilitado. Los recursos son tan exiguos que es imposible tener un impacto importante ni aún concentrándose en varios países, tal como recomienda el CAD. Cuando el gobierno alega que no es relevante alcanzar el 0,20% ó el 0,22%, sino que lo importante es establecer los cimientos de las políticas, olvida que sin fondos para consolidar esos cimientos y garantizar resultados poco o nada puede hacerse.

Recomendaciones

  • Tanto España como Europa deben recuperar la senda del compromiso con el 0,7%. España debe llegar al menos hasta los niveles de 2009.
  • En ambos casos, cualquier gasto que se considere ayuda debe ser transparente y garantizar resultados de desarrollo reales. Debe excluirse la ayuda inflada.
  • La participación de las organizaciones de la sociedad civil y de los actores relevantes es imprescindible para conseguir una política efectiva.
  • La ayuda debe ser desligada.
  • La AOD debe tener como centro la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.