InteRed lanza la campaña de sensibilización:

“No te quedes de brazos cruzados”  

Nos proponemos que las niñas puedan acceder a la escuela, ya que si no pueden acceder al sistema educativo entran a formar parte de la exclusión, la pobreza, la desigualdad y la vulnerabilidad. InteRed elige visibilizar el acceso de las niñas a la escuela como tema de campaña por ser una de las vulneraciones de derechos que más fácilmente se podrían erradicar en todo el mundo y al mismo tiempo, mayores beneficios supondrían para ellas mismas, sus familias y sus comunidades. “No te quedes de brazos cruzados”, es la campaña que la ONG InteRed promueve en Andalucía, en las ciudades de Sevilla, Málaga, Córdoba, Jaén y Granada para recaudar fondos destinados a facilitar el acceso a una educación de calidad a niñas desfavorecidas, mediante el “Reto Solidario” de conseguir 200 nuevos donantes.

La campaña durará del 17 al 30 de noviembre y en estas dos semanas las donaciones permitirán:

–      El acceso y permanencia de niñas y mujeres al sistema educativo.

–      Una educación inclusiva que garantice el derecho de los colectivos más vulnerables.

–      La formación a maestros y maestras para mejorar la calidad educativa.

¿Por qué una campaña para que las niñas accedan a la escuela?

–      Porque es una cuestión de justicia y de derechos humanos: el desarrollo personal y el derecho de las niñas a vivir en igualdad de condiciones que el resto de los niños.

–      Porque la pobreza y las inequidades de género repercuten severamente en el acceso de las niñas a la educación básica.

–      Porque la educación de las niñas es el paso más eficaz que puede dar un país para combatir la pobreza: las mujeres escolarizadas mejoran la productividad de una sociedad, y por cada año adicional de educación recibida, una mujer adulta puede tener entre un 20% y un 30% de mayor poder adquisitivo, según UNESCO.

–      Porque la alfabetización femenina también está ligada al descenso de la mortalidad infantil: los bebés nacidos de madres sin escolarizar tienen el doble de riesgo de morir antes de cumplir los 5 años.

–      Y porque las niñas que han recibido educación procurarán cuando sean adultas que sus hijas vayan a la escuela.

No saber leer y escribir es el principal indicador de exclusión y desigualdad, y las que más lo sufren son las niñas especialmente indígenas de zonas rurales y las familias pobres; circunstancias que sumadas a las actitudes machistas de la sociedad contribuyen a marcar la brecha de escolarización entre niñas y niños en el mundo: familias que eligen costear la educación del niño sobre la niña, niñas que asumen tareas como cuidar de la familia, o casarse tempranamente lo que las lleva a no asistir a la escuela o abandonarla antes de tiempo.

Actualmente hay en el mundo 57 millones de niños sin escolarizar de entre 6 y 11 años, de los cuales 36 millones son niñas y el resto, 21 millón son niños; además existen 250 millones de niños y niñas que aún yendo a la escuela, al no terminar el ciclo de primaria, seguirán siendo analfabetos funcionales en su vida adulta. La UNESCO considera que las niñas y niños necesitan pasar al menos cinco o seis años en la escuela para preservar su alfabetización en la edad adulta, para ello un profesorado formado es garantía para desarrollar una educación de calidad y de motivación en el alumnado.

María del Mar Palacios, directora de InteRed declara que “no puede ser excusa para el acceso a la educación de las niñas la pobreza, la discriminación, el idioma, la lejanía de la escuela y la mala calidad educativa.

La educación de calidad transforma la realidad de las niñas. Aunque desfavorecidas en su derecho al acceso a la educación, una vez que han accedido al sistema educativo muestran mayores tasas de permanencia y obtienen mejores resultados que los varones. Esta educación de calidad una vez que son adultas les sirve para reducir la pobreza familiar, aumentar sus oportunidades económicas y su autonomía, fomentar su participación en la vida pública, la conciencia de su propia valía y mejorar las expectativas de su vida y dignidad.

¿Por qué nos afecta a todos?

Porque la ayuda mundial a la educación básica ha disminuido drásticamente. La UNESCO estima que los progresos para alcanzar la alfabetización plena en todo el mundo para el 2015 son decepcionantes: tras un decenio de progresos alentadores los avances se han estancado debido al aumento de la pobreza y la falta de inversión pública mundial en educación. Si queremos lograr un desarrollo sostenible las políticas de género son necesarias para garantizar los derechos de las niñas a la educación. Apostar por la educación de calidad ofrece la esperanza de mejorar las condiciones de vida de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.