La reconstrucción deberá garantizar los Derechos Humanos de la población y contemplar la ruta hacia una paz duradera

Madrid, 27 de agosto de 2014. Tras 50 días de conflicto, la firma del alto el fuego permanente entre Palestina e Israel es una gran noticia. El balance arroja cifras muy graves: las vidas perdidas ascienden a más de 2.140 personas palestinas (en su gran mayoría civiles y más de 560 de ellos menores) y 64 soldados israelíes y 3 civiles. El número de personas heridas rebasa los 11.000, las casas destruidas son más de 40.000 y las infraestructuras demolidas o que han sufrido enormes daños ascienden a más de 17.000. Los retos de la reconstrucción son ingentes.

La confirmación de la apertura de los pasos fronterizos en Egipto para permitir la entrada de ayuda humanitaria y materiales para la reconstrucción permitirá iniciar un proceso de recuperación a largo plazo. La atención médica, el suministro de agua y alimentación se muestran como las necesidades más inmediatas para la población.

Sin embargo, en un contexto de tal complejidad se hace absolutamente necesario garantizar además un desarrollo a largo plazo que supone la reconstrucción de la vida de las víctimas, la puesta en marcha de las infraestructuras y servicios básicos, y la garantía de los derechos humanos de la población local.

Recordamos la responsabilidad de ambas partes en la búsqueda de una paz duradera que pasa necesariamente por el reconocimiento mutuo de uno y otro Estado. Una responsabilidad que también corresponde a la comunidad internacional que debe contribuir firmemente a la solución definitiva del conflicto. El compromiso estable con la construcción de la paz ha de ser asumido de manera inmediata y sostenida por las partes implicadas, por las instituciones supranacionales y por la comunidad internacional.

Recordamos que la paz es mucho más que la ausencia de guerra. Por ello, en los próximos meses será necesario fortalecer las conversaciones y asegurar el cumplimiento de una hoja de ruta que garantice el mantenimiento de la paz de manera permanente, la reconstrucción de Gaza y la defensa de los derechos humanos y de los pueblos.

Nuestras organizaciones en la zona continuarán trabajando mano a mano con la población, en la reconstrucción de la zona,  en la defensa de los derechos humanos y a favor de la construcción de la cultura de paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.