La ayuda estará destinada a dotar de medicamentos a tres hospitales del distrito de Adjumani y beneficiará a unas 3.000 personas, especialmente niños y embarazadas

Valencia, 16 de julio de 2014.- Farmamundi ha iniciado a través del Fondo de Ayuda Humanitaria y de Emergencias una intervención urgente para atender las necesidades básicas de salud de la población sursudanesa desplazada a Adjumani (Uganda), huyendo del conflicto que está afectando a Sudán del Sur. La actuación, realizada en el marco del convenio de acción humanitaria y emergencias que la Generalitat Valenciana mantiene con la ONG para 2014, beneficiará a 3.000 personas refugiadas en el centro de Dzaipi, al norte del país.
En concreto, la actuación de Farmamundi en conjunto con la ONG local Emesco Development Foundation (EMESCO), contraparte habitual en terreno, permitirá dotar de insumos médicos, especialmente medicamentos específicos, a tres centros de salud existentes en Adjumani: Dzaipi Health Centre III, Adjumani District Hospital y Nyumanzi Health Centre II.
“Además, vamos a distribuir 700 kits higiénicos, compuestos por pastillas de jabón, compresas y pastillas potabilizadoras de agua, y más de 2.000 mosquiteras entre la población más vulnerable”, informa la responsable de Acción Humanitaria de Farmamundi, Tania Montesinos. Esta intervención beneficiará al menos a 3.000 personas, priorizando a niñas y niños menores de cinco años y mujeres embarazadas o lactantes.
Conflicto en Sudán del Sur
Cada vez son más los civiles sursudaneses que están abandonando sus casas y cruzando a Uganda, Etiopía y Kenia. Concretamente, 78.000 personas han huido a Uganda desde el inicio del conflicto. Más de la mitad, 42.654 personas, en su mayoría mujeres y niños/as (88%) procedentes de Nimule, en Sudán del Sur, están viviendo ahora en los distritos de Arua, Adjumani y Kiryandongo. La mayor concentración de personas está actualmente en el centro de tránsito de Dzaipi, en el distrito de Adjumani, cerca de la frontera con Nimule, donde hay registradas 32.505 personas refugiadas.
Tras la identificación de las necesidades efectuada en coordinación con EMESCO, ACNUR y el Ministerio del Interior, Farmamundi ha activado el convenio de acción humanitaria con la Xunta de Galicia para dar respuesta urgente a la grave crisis que afecta al centro de Dzaipi, incapaz de asumir la llegada masiva de personas, que se ven obligadas a dormir al aire libre pese a las bajas temperaturas cuando anochece.
“Urgen tiendas para el refugio, mosquiteras, agua potable, alimentos, utensilios, materiales básicos y específicos para la higiene femenina, pero también asistencia médica inmediata”, advierte, Montesinos. “Con la época de lluvias la problemática mayor se centra en la malaria, aunque también debemos atender las infecciones del tracto respiratorio superior (ITRS), las enfermedades digestivas agudas, conjuntivitis y diferentes dermatitis”, apunta.
La actuación de Farmamundi, que durará dos meses, se suma a la que ya está realizando en la misma zona a través del convenio de acción humanitaria con la Xunta de Galicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.