Las intervenciones contemplan la dotación de medicamentos a centros sanitarios y visitas domiciliarias a más de 1.700 hogares de barrios de Santo Domingo Oeste y de Croix-Des-Missions

Valencia/Santo Domingo/Puerto Principe, 23 de julio de 2014.- Farmamundi ha iniciado dos intervenciones urgentes preventivas y de atención sanitaria durante los próximos meses a familias afectadas por el vírus Chikungunya en diversas zonas de Santo Domingo Oeste en República Dominicana y en barrios de Croix-Des-Missions, en el vecino Haití. En sendas actuaciones destacan la dotación de antipiréticos y analgésicos a centros de salud y hospitalarios para aliviar los síntomas de dolor, la creación de comités de vigilancia y control del virus, la puesta en funcionamiento de botiquines comunales así como campañas de sensibilización, de saneamiento ambiental y limpieza de barrios.

Con el apoyo financiero en ambas intervenciones del Fondo de Ayuda Humanitaria y Emergencias de Farmamundi (FAHE) y de la Xunta de Galicia además en el caso concreto de República Dominicana, Farmamundi apoya a las ONG socias COSALUP y CEFODEC, en Dominicana y Haití, respectivamente, para desarrollar visitas domiciliarias en más de 1.700 hogares de los barrios Libertador, Las Palmas y Buenos Aires, en Santo Domingo Oeste, barriadas de gran vulnerabilidad y donde se han detectado prácticamente el 50% de los casos. Y los barrios haitianos de Gros Simtye, Bigarade y Nan Leonord de Croix-Des-Missions, en la comuna de Tabarre de Puerto Príncipe.

La fiebre Chikungunya es una enfermedad vírica transmitida a las personas mediante los mosquitos. Se caracteriza por la aparición súbita de fiebre, generalmente acompañada de dolores articular y musculares, además de náuseas y erupciones cutáneas. El diagnóstico se realiza a través de pruebas serológicas y no cuenta ni con una vacuna o tratamiento previo. La única alternativa para tratarlo es aliviar los síntomas con antipiréticos y analgésicos, como el acetaminofén y el diclofenaco, así como la ingesta de abundantes líquidos” explica Fermina García, presidenta de COSALUP, que realizan las visitas domiciliares de prevención en Domincana.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó el primer brote de Chikungunya en  República Dominicana en diciembre de 2013 “siendo en estos momentos el país con más casos sospechosos del virus, con un total de 135.835 personas afectadas -prácticamente la mitad de los detectados en el conjunto del continente- y con una de las tasas de incidencia más elevadas. Se han detectado casos en México, Venezuela y Nicaragua, donde también se ha decretado la alerta sanitaria” confirma Tania Montesinos, responsable de proyectos de Acción Humanitaria de Farmamundi.

Intensificar la protección con insecticidas y mosquiteras

La prevención del virus chikungunya pasa por la erradicación de los mosquitos vectores (el Aedes aegypti, transmisor  también de la fiebre amarilla y dengue, y Aedes albopictus, más conocido como mosquito tigre) y por tanto de la reducción de depósitos de agua que puedan servir de criadero de los mosquitos así como por la protección de las personas con insecticidas, mosquiteras y otros métodos para evitar las picaduras.

Asimismo, es necesaria la formación e implicación de las comunidades tanto para impedir la proliferación de mosquitos aplicando las medidas necesarias en sus hogares, como para que tomen las precauciones necesarias para evitar sus picaduras. García afirma que “desde el inicio del brote el Gobierno dominicano ha basado su estrategia en la prevención mediante la eliminación de posibles criaderos de mosquitos con jornadas de fumigación y sensibilización a la población. Hasta el momento, estas medidas no han sido suficientes y el virus no ha dejado de extenderse, estando en la actualidad presente en 18 de las 31 provincias del país. De hecho, se ha constatado que en la capital prácticamente en el 70% de los hogares se ha informado de algún caso sospechoso de chikungunya”.

Una de las principales causas de la expansión del virus en la República Dominicana y Haití es que gran parte de su población vive en condiciones de vulnerabilidad y tiene un escaso conocimiento de la enfermedad, lo que hace que no sean plenamente conscientes de los riesgos que conllevan algunos de sus hábitos en términos higiénico-sanitarios, que permiten el establecimiento de hábitats favorables a la cría de mosquitos vectores del virus. “Todos estos factores que en su momento contribuyeron a que el dengue ahora sea endémico, pueden favorecer que suceda lo mismo con el chikungunya al ser transmitidos ambos por el mismo mosquito. Además, al ser el dengue frecuente en República Dominicana, parte de la población  lo confunde con este virus, con las consiguientes consecuencias negativas para su correcto tratamiento” evidencia Fermina García.

La debilidad del sistema público de salud haitiano

Asimismo, la estrategia del Gobierno Haitiano, que también ha solicitado ayuda internacional, aparte de dar atención a la población afectada, es la de realizar campañas de sensibilización y de limpieza para evitar la propagación del mosquito vector. “Hay que tener en cuenta que el limitado acceso al agua potable y el prácticamente inexistente sistema de saneamiento fomentan la proliferación de hábitats favorables a la cría del mosquito transmisor. Además, el clima tropical que tenemos, con lluvias torrenciales entre los meses de mayo y noviembre, facilita la aparición de todo tipo de mosquitos, incluyendo los vectores de enfermedades con las consiguientes consecuencias sanitarias” cuenta también Celigny Darius, Presidente de CEFODEC, ONG socia de Farmamundi en el país.

Haití tiene el triste record de ser el país con el Índice de Desarrollo Humano más bajo de América (167 de 187). La situación precaria en el conjunto del país, es especialmente virulenta en las barriadas del área metropolitana de Puerto Príncipe donde se desarrolla la intervención. “El hacinamiento, la falta de agua potable y saneamiento, además de la carencia de servicios básicos y una elevada falta de sensibilización o conocimiento por parte de la población hace que no tomen las medidas higiénico-sanitarias adecuadas. Todo ello, unido a la debilidad del sistema público de salud, permite que haya una elevada prevalencia de enfermedades como la tuberculosis, el VIH/SIDA, de forma más reciente el cólera, y ahora el chikungunya”, concluye el presidente de CEFODEC.

Miembros del FAHE de Farmamundi: Laboratorios Viñas, Cinfa y Esteve; los Ayuntamientos de Terrassa, Vilafranca del Penedès y los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Girona y Lleida.

Cuenta donativos Emergencias:

La Caixa/ Caixabank  2100   4075   73   2200084284

Más información:
Área de Comunicación de Farmamundi
Yolanda Ansón  Telf. 637410615  comunicacion@farmamundi.org                                                                        Paloma Pérez   Telf. 637475228   comunicacion2@farmamundi.org
Tel. 902 01 17 17    www.farmamundi.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.