La ONG InteRed dentro de su campaña “Actúa con cuidados. Transforma la realidad” reivindica el derecho al cuidado y a la corresponsabilidad en este 8 de marzo.

  • La asignación del trabajo doméstico y de cuidados a las mujeres y niñas limita la garantía de sus derechos: barreras en la obtención de empleo y menor acceso al mercado laboral, a la educación, a la participación en la vida política, al descanso y disfrute de tiempo libre.
  • El Estado debe abordar el trabajo de los cuidados y domésticos no remunerados como corresponsabilidad social y colectiva y tratar a las personas que los prestan y los reciben como titulares de derechos.
  • Todos los sectores sociales, económicos y Estado deben combatir los estereotipos de género relativos al trabajo doméstico y de cuidados no remunerados y promover una distribución más equitativa de las tareas, satisfaciendo la corresponsabilidad.

La división del trabajo en el hogar en función de conceptos estereotipados, y la falta de apoyo institucional, unida a un modelo de sociedad que centraliza el trabajo productivo frente al del cuidado de la vida, sustenta la discriminación contra la mujer.

En todo el mundo, mujeres y niñas dedican mayor tiempo que los hombres a los trabajos domésticos y de cuidados no remunerados limitando algunos de sus derechos fundamentales, como el derecho a la educación, los derechos de la infancia, el derecho a jornadas laborales dignas (y no a dobles jornadas) o el derecho a ser cuidadas. Donde los servicios públicos son débiles o inexistentes las mujeres vienen a sustituirlos gratuitamente.

Los cuidados constituyen un derecho y un elemento clave para el desarrollo social. Son en la actualidad la base “invisible” del sistema socio-económico, cuando la realidad es que si llegáramos a valorizar el trabajo no remunerado en España, supondría el 69’71% del PIB, donde el 80% de este trabajo es realizado por mujeres. (Instituto de la Mujer)

Rosa Maestro. Trabajadora y madre de dos hijas: “Ser madre y mujer trabajadora es una locura. El mayor sacrificio que haces es sobre tu persona. A mi no me importa haber hecho ese sacrificio, lo que me da rabia es que tengo que hacer ese sacrificio extra porque la vida te lo ponga tan difícil. No depende de ti. Podría ser mucho más fácil ser madre”. Testimonio extraído del documental de InteRed: “Pistas para un modelo de vida sostenible”.

El logro de la igualdad requiere transformar las relaciones desiguales de poder entre el hombre y la mujer y desarrollar sus capacidades personales sin limitaciones impuestas por los estereotipos y los roles rígidos de género.

Tratados internacionales de derechos humanos, como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad, prevén la obligatoriedad del Estado de ocuparse del trabajo doméstico y de los cuidados no remunerados.

Considerar el trabajo doméstico y de cuidados no remunerados es una cuestión de Derechos Humanos. Las cadenas globales de los cuidados, mujeres migrantes realizando tareas de cuidado en los países más ricos y dejando el cuidado de su familia en manos de otras mujeres, tienen un fuerte impacto en los países de origen (los cuidados suelen recaer en hijas mayores, tías o abuelas) y contribuyen a mantener la asunción por parte de las mujeres de la mayor parte del trabajo de cuidados.

La campaña de InteRed: “Actúa con cuidados. Transforma la realidad”, cofinanciada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), que se realiza en centros educativos españoles  con jóvenes de secundaria y bachillerato, quiere visibilizar y valorar los cuidados como imprescindibles para el sostenimiento de la vida y las sociedades y resaltar el desigual impacto que tiene la organización social de los cuidados. Pretende fomentar con ello la reflexión sobre la sociedad en qué vivimos y generar un cambio que promueva un nuevo modelo de desarrollo y el pleno disfrute de los derechos humanos de todas las personas. 

*El trabajo doméstico no remunerado incluye la preparación de comidas, limpieza, lavado de ropa, acarreo de agua y combustible; y el cuidado directo de personas (niñas, niños, personas de edad, personas con discapacidad y adultos hábiles).

InteRed es una ONG de Desarrollo, promovida por la Institución Teresiana y creada en 1992, que apuesta por una educación transformadora que genere la participación activa y comprometida de todas las personas a favor de la justicia, la equidad de género y la sostenibilidad social y ambiental. Trabajamos con personas y organizaciones de diversos países y culturas, especialmente con quienes tienen sus derechos más vulnerados.

InteRed, realiza más de 100 acciones al año trabajando por el derecho universal a la educación, con enfoque de género y derechos humanos, en 13 países de África, Asia y América Latina.

ATENCIÓN TV. AUDIOVISUAL DISPONIBLE. DURACIÓN 18’46’’

http://www.youtube.com/watch?v=LZxwFjXvER4

El audiovisual “Pistas para un modelo de vida sostenible”, contribuye a fomentar las relaciones igualitarias entre los sexos, propone “vivir mejor con menos” para garantizar la sostenibilidad del planeta y promueve que los trabajos de los cuidados, asumidos fundamentalmente por mujeres, se reconozcan y sean corresponsabilidad de todos los sectores sociales, económicos y Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.