Pronunciamiento de la Coordinadora de ONG Españolas en Ecuador, respecto a los recientes acontecimientos con el Yasuní y la declaratoria de explotación

Pronunciamiento de la Coordinadora de ONG Españolas en Ecuador, respecto a los recientes acontecimientos con el Yasuní y la declaratoria de explotación

La Coordinadora de ONG Española en Ecuador (COEEC) ha publicado una carta en la que indican el malestar por la decisión del gobierno ecuatoriano de explotación del petróleo presente en el bloque ITT, en la Amazonía ecuatoriana, acabando con la Iniciativa Yasuní-ITT. Y por ello, realizan un llamado a la sociedad civil española para dar apoyo a la petición de las organizaciones ecuatorianas de realizar una consulta social vinculante sobre la explotación del ITT.

Entre los argumentos de la carta, se explica que la Iniciativa Yasuní-ITT, promovida por la sociedad civil ecuatoriana, pretende dejar bajo suelo el petróleo contenido en esta área amazonónica declarada como Parque Nacional y en que viven pueblos indígenas en aislamiento voluntario. Por ello, su importancia radica en la amenaza de contaminación de la amazonía, un lugar de alta vulnerabilidad, generando un efecto positivo en la conservación de la biodiversidad, la reducción de emisiones de CO2 y el respeto a los pueblos indígenas en aislamiento voluntario y su forma de vida.

Las ONG que conforman la COEEC afirman que “somos entidades que conocemos de primera mano y en el propio país los impactos sociales y ambientales que este tipo de actividades petroleras generan en comunidades y pueblos indígenas”.

La carta finaliza con la necesidad de que los estados europeos, comenzando por el español, asuman su deuda ecológica. Y muestran la necesidad de que haya medidas profundas hacia un nuevo modelo energético: dejar los combustibles fósiles pertenecientes al territorio del Estado español bajo tierra, la reducción drástica del consumo energético y la sustitución de energías fósiles y nucleares por energías renovables.

Ver carta completa en Yasunidos Internacional:
http://yasunidosinternacional.org/2013/10/22/la-coordinadora-de-ong-espanolas-en-ecuador-apoya-al-yasuni-y-la-consulta/

Carta dirigida a la Sociedad Civil Española,

La coordinadora de ONG españolas en Ecuador (COEEC) queremos manifestar nuestro malestar por la decisión del gobierno ecuatoriano de explotación del petróleo presente en el bloque ITT, en la Amazonía ecuatoriana, acabando con la Iniciativa Yasuní-ITT. Ello nos lleva a realizar este llamado a la sociedad civil española, para dar apoyo al proceso de consulta popular emprendido por organizaciones ecuatorianas para que se mantenga el petróleo bajo tierra en el Yasuní-ITT, de manera indefinida.

La iniciativa Yasuní-ITT es impulsada desde el año 2001 por organizaciones de la sociedad civil. Esta iniciativa consiste en mantener el crudo bajo tierra en esta área perteneciente al Parque Nacional Yasuní y su zona de amortiguamiento. Con esta propuesta se pretende resolver la amenaza de contaminación de este lugar de alta vulnerabilidad, generando un efecto positivo en la conservación de la biodiversidad, la reducción de emisiones de CO2 y el respeto a los pueblos indígenas en aislamiento voluntario y su forma de vida.

En el año 2009, el presidente Rafael Correa adoptó como suya la iniciativa e hizo un llamado a la comunidad internacional para dejar el petróleo bajo tierra a cambio de poder recibir una compensación económica, equivalente a la mitad de lo que Ecuador obtendría a través de las regalías derivadas de la explotación.

La iniciativa tuvo una gran acogida internacional, pero la realidad fue que no se aportaron los montos esperados. El gobierno ecuatoriano, con el argumento de la ausencia de respaldo internacional y de la necesidad de recursos para el desarrollo de Ecuador, decidió en agosto de este año decretar la autorización para el inicio de la explotación petrolera de los yacimientos encontrados en esta zona. Este anuncio, realizado sin ningún tipo de consulta popular se contrapone a principios fundamentales de la constitución ecuatoriana y convenios internacionales relativos a pueblos indígenas.

Esta decisión gubernamental ha encontrado una gran reacción social por parte principalmente de jóvenes, ecologistas y organizaciones sociales de todo el país, mostrando su desacuerdo y solicitando una consulta popular a la sociedad ecuatoriana, que permita conocer el alcance del apoyo de la iniciativa de mantener el crudo bajo suelo de manera indefinida. El movimiento indígena se ha sumado a la petición de una consulta previa a la explotación.

Consideramos que el gobierno ecuatoriano tiene toda la razón en su denuncia de la falta de asunción de sus responsabilidades por parte de los gobiernos europeos, entre ellos el español, respecto a la deuda ecológica que las sociedades del norte hemos contraído con América Latina.

La Coordinadora de ONG españolas en Ecuador, consideramos que hay una responsabilidad compartida, pero diferenciada, en la lucha contra el cambio climático y en un imprescindible cambio de modelo energético. No es Ecuador quien más tiene que hacer en esta lucha, sino los territorios que han tenido un mayor consumo energético histórico, entre los que destaca claramente la UE.

Sin embargo, Ecuador también tiene responsabilidad en el avance hacia un mundo más habitable. A nivel mundial es imprescindible que dos tercios de las reservas mundiales de combustibles fósiles se dejen bajo la tierra y en el fondo del océano para prevenir niveles catastróficos de cambio climático. Asimismo, se deben prohibir nuevas explotaciones de petróleo, arenas bituminosas, gas no convencional, carbón, uranio y gas natural. En su lugar se debería invertir en el cambio del modelo y en fuentes renovables de energía.
Las ONG que conformamos esta coordinadora en Ecuador, somos entidades que conocemos de primera mano y en el propio país los impactos sociales y ambientales que este tipo de actividades generan en comunidades y pueblos indígenas.

Es por ello que queremos hacer un llamado a la sociedad civil española para dar apoyo a la petición de las organizaciones ecuatorianas de realizar una consulta social vinculante sobre la explotación del ITT, a la que añadimos la necesidad de que los estados europeos, empezando por el español, asuman su deuda ecológica. Algunas medidas para asumir dicha deuda son aumentar los fondos irrisorios que hasta ahora se habían aportado a la iniciativa Yasuní-ITT, dejar los combustibles fósiles presentes en el territorio perteneciente al Estado español bajo tierra o avanzar decididamente hacia un cambio de modelo energético que pivote sobre una reducción drástica del consumo y la sustitución de las energías fósiles y nucleares por energías renovables.

Coordinadora de ONG españolas en Ecuador (COEEC)
Quito, Octubre de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.