«La Junta de Andalucía deja tirada la cooperación internacional». Éste es el mensaje que representantes de las ONG de desarrollo que forman la Coordinadora Andaluza de ONGD (CAONGD) han trasladado a la administración autonómica en varias ciudades de la región. El motivo, la grave deuda que mantiene la Junta de Andalucía con estas entidades, superior hoy a 20 millones de euros y prolongada desde 2011. La situación compromete el esfuerzo del Gobierno Andaluz por mantener la cooperación internacional en su agenda, ya que detrás de esta cifra hay millones de personas de países del Sur en situación de pobreza que no contarán con fondos comprometidos para salir de ella.

Con una pegada simbólica de carteles en edificios de la administración autonómica en Sevilla, Córdoba y Jerez, la CAONGD ha hecho hincapié en la realidad que se esconde tras estos impagos: millones de personas que tendrán dificultad para acceder a la sanidad, a la educación, al agua potable o a los recursos para combatir el hambre, la mortalidad infantil o la desigualdad entre hombres y mujeres, entre otros ejemplos.

La cooperación al desarrollo salva vidas con recursos mínimos: por ejemplo, una dosis de sarampión cuesta 17 céntimos y un tratamiento completo contra la desnutrición infantil 42 euros. Son muchos los resultados positivos del trabajo conjunto entre las ONGD andaluzas y comunidades y organizaciones del Sur; sólo en 2011 las acciones de cooperación desde Andalucía mejoraron las condiciones de vida de 12,5 millones de personas de 70 países.

El esfuerzo de estas personas por salir adelante queda truncado con promesas incumplidas que no reflejan el espíritu solidario del pueblo andaluz, demostrado en su apoyo a las ONGD y ante situaciones de emergencia, y recogido en el Estatuto de Autonomía para Andalucía; y, sobre todo, son un paso atrás para avanzar en el cumplimiento de los derechos humanos fundamentales.

Todo el trabajo en marcha con parte del presupuesto andaluz para fortalecer a la sociedad civil de los países del Sur, y que las personas tengan capacidad para reivindicar sus derechos soberanos sobre la tierra, sus recursos mineros o el derecho al agua, queda paralizado por los impagos, así como la labor de los colectivos andaluces que trabajan en educación para el desarrollo, investigación y formación, entendiendo éstas como elementos transformadores de una sociedad globalizada que precisa de soluciones globales.

Andalucía es una región solidaria, con capacidad para atender las necesidades de las personas más vulnerables de la comunidad y de los países con los que coopera. Hay recursos para ello. La CAONGD confía en que el Gobierno Andaluz reaccione urgentemente ante esta deuda que, sumada a los recortes en AOD, lastran su credibilidad, contribuyen a mantener la pobreza y generan desempleo en Andalucía, y pueda retomar el camino hacia el compromiso del 0,7% mostrado en años anteriores.

 

Más información en http://www.caongd.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.