¿Qué opinión tiene la Coordinadora de la estrategia Marca España?

La Marca España se concreta en una visión que, tal y como ahora se presenta, está ligada fundamentalmente a los intereses empresariales y económicos con retorno positivo para la economía española, mostrando una concepción de la acción exterior española claramente insuficiente.

En un mundo crecientemente interdependiente, cada vez son menos los asuntos gestionables en solitario desde perspectivas domésticas. Bienes globales como el medio ambiente, la paz o el propio desarrollo dependen de la capacidad de los Estados de construir consensos y asumir compromisos en el ámbito internacional. Mostrar liderazgo y actuar como un actor global responsable es la mejor carta de presentación de España en la esfera internacional, y uno de sus principales activos para «mejorar la imagen del país«[1]. Y en ello, la cooperación española, como política pública dotada de recursos económicos suficientes ha tenido y puede tener un papel clave.

 El propio IV Plan Director así lo reconoce cuando señala «Un factor relevante de la imagen de creciente importancia en los últimos años ha sido la AOD, como indicador de la solidaridad internacional y una manera de proyectar el país en la comunidad internacional«. Unas consideraciones que coinciden con las de actual Director de la Agencia Española de Cooperación en su artículo de octubre pasado titulado «La Marca España y la Cooperación Internacional para el Desarrollo» y con los análisis realizados por el propio Instituto Elcano en base a las conclusiones del Índice Elcano de Presencia Global[2]

En este sentido, quisiera hacerme eco de la afirmación realizada por Iliana Olivié «la cooperación al desarrollo multilateral, bilateral, triangular o delegada puede constituir una herramienta privilegiada de diálogo político tanto con países pobres como con emergentes y también con los mismos donantes tradicionales. Y esto es particularmente válido para las relaciones con América Latina..«[3]. Así ha sido en el pasado, siendo muchos los ejemplos que ponen de manifiesto esa contribución positiva al refuerzo de las relaciones bilaterales y multilaterales con países y regiones de interés estratégico para la acción exterior española. La cooperación ha servido incluso para abrir caminos a la acción exterior española ahí donde ésta únicamente estaba representada por organizaciones humanitarias o de desarrollo.

 

  • Leer discurso completo en archivo adjunto

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.